martes, octubre 20, 2020

Por qué una Jerusalén unida es tan importante

Mientras Jerusalén marca el 53 aniversario de la unificación de la ciudad en la Guerra de los Seis Días, el municipio continúa creciendo y prosperando con un número récord de residentes, judíos y árabes, que disfrutan de la libertad de acceso a sus lugares sagrados.

Jerusalén: La ciudad santa y ciudad de la paz

Miles de años. Lleno de historia, espiritualidad y significado. Es visto como el centro de las tres religiones abrahámicas monoteístas: judaísmo, cristianismo e islam.

La Ciudad Vieja, arraigada durante miles de años en la cima de las montañas de Judea, alberga algunos de los santuarios más sagrados de las tres religiones: el Muro Occidental y el Monte del Templo del antiguo templo judío, la Iglesia del Santo Sepulcro y Al Aqsa. Mezquita junto a la Cúpula de la Roca donde los musulmanes creen que Mahoma ascendió al cielo.

Ahora que Israel marca el 53 aniversario de la reunificación de Jerusalén, vale la pena considerar el significado de la ciudad en el futuro.

En 1947, la población judía en la Tierra de Israel aceptó el Plan de Partición de la ONU para crear dos estados, judío y árabe, con Jerusalén teniendo el estatus de una ciudad abierta internacional administrada por las Naciones Unidas. A pesar de que la comunidad internacional ofreció a los árabes un estado palestino, se negaron y, en cambio, lanzaron una guerra para expulsar a los judíos.

El armisticio al final de la Guerra de Independencia de Israel en 1948 dejó la Ciudad Vieja de Jerusalén en manos de los jordanos. Los judíos que habían vivido allí durante siglos fueron desalojados. El daño causado por Jordania fue brutal y bien documentado. Decenas de sinagogas fueron destruidas o dañadas, cementerios arrasados ​​y lápidas utilizadas como adoquines.

Peor aún, Jordan violó los términos del acuerdo de armisticio y prohibió a los judíos el acceso a los lugares sagrados, al tiempo que limitó el acceso a los lugares sagrados cristianos y expulsó a muchos residentes cristianos de la ciudad.

Pero en 1967, Jordania se unió fatalmente a una guerra iniciada por los árabes y en seis días Israel derrotó a Egipto, Siria y Jordania. Por primera vez desde que los ejércitos árabes ocuparon la Ciudad Vieja en 1948, los lugares de peregrinación estaban abiertos a los creyentes de todas las religiones y los judíos podían acceder a su lugar más sagrado, el Muro Occidental y el Monte del Templo.

Desde que quedó bajo el control total de Israel, la ciudad ha crecido y prosperado a pesar de las campañas terroristas palestinas, el fallido boicot árabe y los esfuerzos diplomáticos para negar la grasa de que Jerusalén es la capital de Israel.

De una población de 157.000 en 1944 (97.000 judíos, 60.600 árabes), la población judía aumentó a 195.700 en 1967, mientras que solo había 67.000 árabes.

Eso cambió drásticamente cuando Israel asumió el poder en 1967. No solo los israelíes instituyeron una política de libertad religiosa para todos, Jerusalén creció y prosperó hasta el punto de que en 2020 la bulliciosa ciudad es la más grande de Israel con una población de 943.800, de los cuales 579.000 son judíos.

Cómo prosperan judíos y árabes en la capital de Israel

En contraste con el estancamiento de la población bajo el dominio jordano, la población árabe de Jerusalén se disparó a sus 364.000 actuales, seis veces el número que vivía allí en el momento de la Guerra de los Seis Días. Las cifras hablan por sí solas y destruyen la mentira palestina que acusa a Israel de «limpieza étnica» en la ciudad; nunca antes en la historia había vivido tanta gente, judíos y árabes, en Jerusalén.

La unificación de la ciudad bajo los auspicios de Israel también puso fin a la mayor parte de la duplicación de servicios. Hay un ayuntamiento que se ocupa de las calles, alcantarillado, servicios sociales, escuelas, parques y centros comunitarios. Ya no hay fronteras ni campos de minas que separen los barrios.

La ciudad unida de Jerusalén continúa prosperando, a pesar de los pronunciamientos pesimistas tanto de la derecha como de la izquierda que afirman que los diplomáticos “deben actuar ahora porque la ventana para un acuerdo de paz se está cerrando:

En 1998, el exjefe del Mayor General de Inteligencia de las FDI (res) Shlomo Gazit escribió: «La ventana de oportunidad política que se abrió en Oslo en 1993 tiene un marco de tiempo limitado».

En 2001, el portavoz de la Casa Blanca, Jake Siewert, dijo: «Creo que todos comprenden que aquí tenemos una ventana de oportunidad muy estrecha».

En 2004, el primer ministro de Israel escribió al presidente George Bush diciendo que en ese momento la situación política estaba «abriendo una ventana genuina de oportunidad para el progreso».

En 2009, el Christian Science Monitor publicó el titular: «Ventana cerrada para una solución de dos estados en el Medio Oriente».

Unos años más tarde, en 2013, el entonces secretario de Estado John Kerry dijo: “Creo que la ventana para una solución de dos estados se está cerrando” cuando lanzó su propio esfuerzo por la paz.

Años después del fracaso de Kerry, en 2018, el ex embajador de Estados Unidos en Israel, Edward Djerejian, volvió a preguntar «si se está cerrando la ventana a una solución de dos Estados».

Claramente, la ventana parece estar atascada.

En 2015, la organización Ir Amim, de tendencia izquierdista, dijo: «En ausencia de tal solución (de dos estados), se puede esperar que el estatus político de Jerusalén como capital de Israel continúe sin ser reconocido por ningún país excepto Israel».

La solución de dos estados sigue siendo difícil de alcanzar, siendo un factor clave la división palestina interna entre Fatah con sede en Ramallah y Hamas, la organización terrorista respaldada por Irán que controla Gaza con una dictadura militar con puño de hierro después de expulsar a Fatah en un sangriento golpe militar en 2006. . Las diferencias de las dos partes siguen siendo no solo irreconciliables, sino que Hamas no ha ocultado su objetivo de eliminar a Fatah por la fuerza.

Jerusalén: La capital de Israel

Nadie ve a Hamas cambiando su ideología ni su política de rechazo total a cualquier tipo de paz con Israel. Ningún diplomático está hablando de una solución de 3 estados. Por lo tanto, la solución de dos Estados sigue siendo inalcanzable, pero su «ausencia» no ha impedido que Jerusalén obtenga el reconocimiento como capital de Israel.

En cuanto a los lugares sagrados bajo control palestino, los palestinos han atacado y dañado en varias ocasiones la tumba de José en Nablus, tratando de incendiarla en 2014. En un trágico incidente, la policía palestina abrió fuego contra fieles judíos, matando a uno e hiriendo a otros tres. En Jerusalén, los líderes palestinos han dicho repetidamente no solo que los judíos no tienen derecho a visitar sus lugares sagrados, sino que los mismos lugares sagrados son falsos y que no hay historia judía en Jerusalén.

Sin una solución de dos estados a la vista, el mundo de hecho está reconociendo el legítimo reclamo de Israel sobre la ciudad. Pocas personas recuerdan que incluso antes de que Estados Unidos trasladara su embajada a Jerusalén, Rusia había anunciado en 2017 que consideraba las partes occidentales de Jerusalén como la capital de Israel, lo que convirtió a Rusia en el primer país del mundo en hacerlo. La República Checa también reconoció que Jerusalén es «en la práctica la capital de Israel en las fronteras de la línea de demarcación desde 1967».

Después de que Estados Unidos trasladó su embajada a Jerusalén en 2018, Guatemala hizo lo mismo y Eslovaquia anunció su intención de hacerlo también. Taiwán y Australia también reconocieron las partes occidentales de Jerusalén como la capital de Israel, pero Australia dijo que su embajada se trasladaría a Jerusalén solo después de que se resolviera el estado final de Jerusalén. Otros países están considerando tomar medidas similares en el futuro.

Las predicciones de que el mundo evitaría el legítimo reclamo de Israel sobre Jerusalén como su capital han demostrado ser incorrectas.

Desde el punto de vista árabe, durante mil años Jerusalén nunca fue una capital musulmana y antes del siglo XX fue generalmente una ciudad abandonada, excepto por su importancia religiosa. Los historiadores han señalado que desde mediados del siglo XIX hasta los disturbios árabes de 1929, dos tercios (la mayoría) de los residentes de Jerusalén eran judíos.

Mirando hacia el futuro, está claro que cuando un acuerdo de paz regrese a la agenda internacional, es importante que toda Jerusalén permanezca unida bajo el control israelí para garantizar que la ciudad de la paz siga siendo así y esté abierta a todas las religiones.

FuenteUWI
Por qué una Jerusalén unida es tan importante
Shalom Israelhttps://www.shalomisrael.es/
Shalom Israel en español, noticias de Israel y el mundo judío.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Ultimas Entradas

El alto funcionario palestino Saeb Erekat se encuentra en condición ‘crítica’ con COVID-19 en un hospital israelí

Saeb Erekat se encuentra en condición "crítica" en un hospital israelí luego de que le diagnosticaran COVID-19. Erekat, quien se...

Ministros emiratíes visitarán Israel el martes después de que los Emiratos Árabes Unidos y Baréin aprueben acuerdos

Menos de una semana después de que la Knesset votara para aprobar acuerdos de normalización históricos entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos, una...

El Congreso Sionista Mundial se reunirá en línea por primera vez debido a una pandemia

El 38o Congreso Sionista Mundial (WZC) se llevará a cabo en línea por primera vez desde su inicio, con la participación de 720...

Siguiendo a Facebook, Twitter ahora prohibirá la negación del Holocausto

Twitter ahora prohibirá las publicaciones que niegan el Holocausto. Bloomberg News informó el miércoles que un portavoz de Twitter dijo que...

El rabino Jonathan Sacks dice que está siendo tratado por cáncer

El ex rabino jefe británico Jonathan Sacks anunció que le diagnosticaron cáncer y que está en tratamiento. En un comunicado...