martes, noviembre 24, 2020

¿Por quién votarían los israelíes hoy?

La abrumadora mayoría de los israelíes ven a Trump como un candidato 'preferible' 'desde el punto de vista de los intereses de Israel'. Para la mayoría, eso es lo mismo que decir que votarían por él.

En la única encuesta relativamente creíble que he visto aquí en el período previo a la votación presidencial estadounidense del martes, el 70% de los judíos israelíes y el 63% de todos los israelíes dijeron a los encuestadores del Instituto de Democracia de Israel que «desde el punto de vista de los intereses de Israel», Donald Trump es el candidato presidencial «preferible». En la derecha judía israelí, las cifras fueron un vasto 82% -6% para Trump sobre Joe Biden; en el centro 62% -16%; incluso a la izquierda, Biden solo pudo lograr una división de 40-40 con Trump.

Esos hallazgos contrastan con varias encuestas previas a las elecciones de 2016, en las que los israelíes favorecieron a Hillary Clinton sobre Trump. De hecho, las cifras de la IDI, publicadas el lunes por la noche, muestran un marcado aumento en el aprecio por Trump incluso desde su última encuesta de este tipo en junio, cuando «solo» el 60% de los judíos israelíes consideraba a Trump como el candidato preferible en lo que respecta a este país.

El impulso adicional, sin duda, es en gran parte una función de los tres acuerdos de normalización que la administración Trump ha sellado entre Israel y los estados árabes en las últimas semanas, con los Emiratos Árabes Unidos, Baréin y, más recientemente, Sudán.

En el consenso israelí, no de pared a pared, sino generalizado, Trump ha sido un presidente excepcional para Israel. Reconoció a Jerusalén como nuestra capital, trasladó la embajada de Estados Unidos aquí y, más recientemente, permitió que ciudadanos estadounidenses-israelíes nacidos en Jerusalén escribieran “Israel” en sus pasaportes estadounidenses como su lugar de nacimiento.

Respaldó la soberanía israelí en los Altos del Golán, poniendo fin a la ficción de que se debería exigir a Israel que ceda el terreno estratégico elevado a Siria.

Donde la administración de Obama había impulsado un acuerdo con Irán que falló en su propósito originalmente declarado de desmantelar el programa de armas nucleares de la República Islámica – de hecho, ni siquiera lo congeló – la administración de Trump se retiró del acuerdo, ofreció negociar uno nuevo que lo haría trabajo, y mientras tanto aumentó la presión financiera sobre los ayatolás.

Donde la administración Obama presionó implacablemente a Israel sobre la expansión de los asentamientos como parte central de una estrategia fallida para llevar a los palestinos a la mesa de negociaciones, hasta el punto de permitir que se aprobara una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que castigaba a Israel por su empresa de asentamientos, la Casa Blanca de Trump fue más realista y, en última instancia, más matizado. Dio a conocer una propuesta de paz que prevé un estado palestino desmilitarizado en la mayor parte de Cisjordania con intercambios de tierras desde el interior de Israel, al tiempo que asigna el 30% de Cisjordania a Israel, incluidos todos los asentamientos. Después de mucha ambigüedad y confusión, bloqueó la anexión unilateral israelí de esas áreas, luego negoció un acuerdo con los Emiratos Árabes Unidos que eliminó la anexión de la mesa de forma indefinida y continúa alentando a los palestinos obstinados a subirse al tren de la paz y negociar.

Si Trump ha sido un presidente excepcional para los Estados Unidos de América es otra cuestión. Es tremendamente divisivo a nivel nacional, envalentona a los extremistas y se burla, humilla e incita a sus oponentes. Ha sido despectivo, arrogante y con los ojos vendados ante una pandemia que ha matado a más de 230.000 estadounidenses. En el período previo a la votación del martes, criticó a la Corte Suprema, buscó socavar la credibilidad del proceso electoral y planteó dudas sobre si aceptará el veredicto del electorado.

Fue sorprendente, inmediatamente después del anuncio de Trump de la normalización entre Israel y Sudán hace 10 días, ver las respuestas de dos organizaciones demócratas: La Mayoría Demócrata por Israel, un grupo que adopta políticas pro-israelíes cercanas al establishment pro-Israel. comunidad judía y el Consejo Democrático Judío de América, que se describe a sí mismo como la voz política de los demócratas judíos y defiende los «valores de la comunidad judía socialmente progresista, pro-israelí».

Para el primer grupo, el último acuerdo de paz fue motivo de felicitación, «otro paso importante hacia la paz y la estabilidad en la región» y una oportunidad para alentar a los palestinos a reanudar las conversaciones de paz sobre una solución de dos Estados. Para el último grupo, por el contrario, el nuevo acuerdo olía a un trato «transaccional egoísta» por parte del presidente, en el que Israel estaba siendo «utilizado como una herramienta política» para servir a los propios intereses de Trump.

Esas respuestas contrastantes mostraron las diferentes perspectivas de los oponentes políticos de Trump que se centraron principalmente en los intereses de Israel, por un lado, y los «valores judíos», por el otro. A miles de millas de distancia, algunos israelíes, de manera bastante similar, han pasado cuatro años divididos entre la consternación y lo peor por su manejo de la presidencia, y la apreciación egoísta y con sentido común de sus acciones pro-Israel. Este conflicto interno, que se desarrolla para lo que sospecho es una minoría, pero no un número insustancial de israelíes, se ve exacerbado por las preocupaciones de que la asociación Trump-Benjamin Netanyahu ha llevado a Israel, que depende del apoyo estadounidense generalizado dondequiera que oscile el péndulo, cada vez más percibida como una causa partidista en los Estados Unidos.

A los israelíes encuestados por la IDI se les preguntó qué candidato presidencial era «preferible» desde el estrecho «punto de vista de los intereses de Israel». Es revelador que no se les hizo la pregunta aparentemente más sencilla de por quién votarían, si tuvieran el derecho. Para algunos israelíes, ver a Estados Unidos emitir sus votos en este tenso y fatídico día de elecciones, no es necesariamente la misma pregunta.

FuenteTOI
¿Por quién votarían los israelíes hoy?
Shalom Israelhttps://www.shalomisrael.es/
Shalom Israel en español, noticias de Israel y el mundo judío.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Ultimas Entradas

Netanyahu visitará Baréin ‘pronto’ como invitado del príncipe heredero Salman

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, anunció el martes que había aceptado una invitación del príncipe heredero de Baréin, Salman bin Hamad Al Khalifa,...

Nueva conexión: Google planea desplegar un cable de fibra óptica que unirá a Israel y Arabia Saudita

El gigante tecnológico estadounidense Google planea desplegar una red de fibra óptica que atravesará Arabia Saudita e Israel para abrir un nuevo corredor de...

Netanyahu se reunió con el príncipe heredero saudí en Arabia Saudita, informan medios israelíes

En lo que sería la primera vez, los medios israelíes informan que el primer ministro Benjamin Netanyahu viajó a Arabia Saudita para reunirse con...

Israel recibirá la vacuna Pfizer COVID-19 a partir de diciembre

Se espera que Israel reciba hasta medio millón de dosis de la vacuna Pfizer Inc. contra el coronavirus ya en diciembre, un mes...

Pompeo realiza una visita sin precedentes a los Altos del Golán: ‘Esto es Israel’

Mike Pompeo se convirtió el jueves en el primer secretario de Estado de Estados Unidos en visitar los Altos del Golán desde que...