Rusia busca expulsar a los rabinos extranjeros porque “amenaza a la seguridad nacional”

los rabinos

Durante los últimos tres meses, Asher Krichevsky, el principal rabino de Siberia, ha estado luchando por quedarse en el país luego de que las autoridades rusas acusaron al ciudadano israelí de intentar derrocar al estado.

Recientemente, Rusia intensificó las expulsiones de creyentes y misioneros de denominaciones cristianas que se originaron en el extranjero, como los mormones, los cristianos pentecostales y los testigos de Jehová.

Pero también se está enfocando en los rabinos extranjeros, a pesar de que el judaísmo se reconoce legalmente en el estado secular como que tiene raíces históricas en Rusia, junto con el cristianismo, el Islam y el budismo.

Miles de judíos israelíes visitan actualmente Rusia para los partidos de la Copa Mundial, mientras que unos 1,5 millones de hablantes de ruso, la mayoría judíos o familiares de judíos, viven en Israel.

Krichevsky, de 40 años, es un emisario del movimiento Jasídico de Jabad, que hace hincapié en las actividades de divulgación. Ha sido el principal rabino de la ciudad de Omsk y su región desde 2001 y también es el principal rabino de Siberia.

Su permiso de residencia ruso fue anulado porque había “intentado destruir el orden constitucional de Rusia”, dijo a la AFP un funcionario de la sinagoga de Omsk, que habló bajo condición de anonimato.

Pocos detalles del caso están disponibles ya que las acusaciones contra Krichevsky fueron clasificadas como secretas.

Según los informes, un juez dijo ante el tribunal que el permiso de residencia de Krichevsky fue anulado sobre la base de información del servicio de seguridad del FSB que había pedido el derrocamiento violento del orden constitucional o amenazaba la seguridad del Estado.

“Ni el rabino ni su abogado fueron informados de la naturaleza exacta del cargo porque el caso fue clasificado inmediatamente como secreto”, dijo el funcionario de la sinagoga.

A Krichevsky y su esposa, que tienen siete hijos, anteriormente se les anuló el permiso de residencia en 2014 después de haber sido acusados ​​de infracciones leves, pero apelaron exitosamente contra el fallo.

En ese momento, la prensa rusa sugirió que estaba espiando para Israel.

El siguiente paso es que Krichevsky apele contra la anulación de su permiso de residencia a la Corte Suprema de Rusia, según el funcionario. Krichevsky todavía vive en Rusia.

Es uno de los nueve rabinos, ciudadanos de Israel, Estados Unidos y Canadá, que desde 2003 se han enfrentado a movimientos similares por parte de las autoridades. Todos, excepto Krichevsky, han abandonado Rusia.

“Es una práctica humillante e insultante”, dijo a la AFP el presidente del Congreso Judío Ruso, Yury Kanner. Él cuestionó cómo Krichevsky podría representar una amenaza para el estado.

“¿Qué tipo de orden (constitucional) es esto si puede ser amenazado por los rabinos?”

En enero de este año en la región de Ulyanovsk en el Volga, el rabino estadounidense Yosef (Yossi) Marozov, junto con su esposa y seis hijos, perdieron sus permisos de residencia después de que Marozov fuera acusado por el FSB de planear o apoyar “actividades terroristas”. El tribunal rechazó su apelación.

En febrero del año pasado, lo mismo le ocurrió al rabino Ari Edelkopf, ciudadano estadounidense en la ciudad de Sochi, en el Mar Negro, que también fue acusado de representar una amenaza para la seguridad nacional.

Operaciones de limpieza

En 2016, las autoridades reforzaron su control sobre los misioneros a través de enmiendas “antiterroristas” redactadas por Irina Yarovaya, una prominente legisladora pro-Kremlin.

La expulsión de los rabinos es “una consecuencia de la ley de Yarovaya”, dijo Olga Sibireva, del grupo de expertos del Centro SOVA, que monitorea el extremismo y los crímenes de odio.

Los rabinos fueron víctimas de una “operación de limpieza dirigida contra misioneros extranjeros y en particular organizaciones religiosas consideradas sectas”, dijo.

“Pero es absurdo sospechar de los rabinos que han trabajado en Rusia durante años de extremismo”, agregó.

La Federación de Comunidades Judías de Rusia, que designa a los rabinos para trabajar en las regiones rusas, dijo que las deportaciones recientes reflejaban “un nuevo escenario”.

“Anteriormente, (los rabinos) fueron expulsados ​​después de ser acusados ​​de infracciones menores como infracciones de tráfico. Hoy, las expulsiones están vinculadas a acusaciones de los servicios secretos”, dijo el portavoz de la federación, el rabino Boruch Gorin.

“Sus documentos de caso están clasificados como secretos e incluso los abogados no pueden acceder a ellos. Es más fácil deshacerse de un extranjero cuando no hay cargos concretos “, dijo.

‘Sospecha de extranjeros’

Los creyentes y misioneros cristianos extranjeros también han sido atacados.

Sin embargo, el Kremlin negó cualquier represión generalizada.

“No se puede dar una opinión general sobre este tema. Tienes que mirar cada caso individualmente”, dijo a la AFP el portavoz del presidente ruso Vladimir Putin, Dmitry Peskov.

El misionero indio Victor-Immanuel Mani de God’s Love Evangelical Church fue deportado en 2016 por un tribunal en la ciudad de Naberezhniye Chelny en el río Volga. Presentó una queja ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y posteriormente se le permitió regresar porque tenía familiares rusos.

El abogado de Mani, Damir Gainutdinov, señaló una serie de razones para las expulsiones.

“Existe una sospecha tradicional de los extranjeros en Rusia”, dijo, mientras que algunas autoridades regionales “se apresuran a aplicar la nueva ley”.

Las expulsiones de misioneros protestantes se hacen “en beneficio de la Iglesia Ortodoxa que no quiere competidores” y que considera que sus iglesias son sectas, dijo el abogado.

Las acciones contra los rabinos pueden deberse a “conflictos locales” con las autoridades, sugirió.

Fuente: Times Of Israel

Te puede interesar

Se el primero en comentar en "Rusia busca expulsar a los rabinos extranjeros porque “amenaza a la seguridad nacional”"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*