Shabat, más que un día de descanso

El Shabat (en hebreo, Shabat, pronunciado shah-BAHT, o en algunas comunidades, Shabat, “SHAH-bis”) puede ser la práctica más distintiva y característica del judaísmo, así como uno de sus dones más generalizados y duraderos para comunidad actual.

Un espacio de 25 horas, desde poco antes de la puesta del sol de cada viernes hasta la finalización del anochecer del sábado, Shabat es más que solo un día libre de trabajo. Es un día de deleites físicos y espirituales que pretende iluminar ciertos conceptos clave en la percepción tradicional judía del mundo.

Las sagradas escrituras no especifican aquellas labores que están “prohibidas” realizar en Shabat, aunque se puede interpretar que se refiere a todo el trabajo de campo (Exod 34:21; Núm. 15: 32-36), pisando en un lagar y cargando animales (Neh. -18) , haciendo negocios y cargando (Isaías 58:13, Jer. 17:22, Amós 8: 5), viajando (Éxodo 16: 29-30), y encendiendo fuego (Exod.35: 2-3) como un trabajo prohibido.

Los judíos observan el Shabat de diversas maneras, queremos explicarte las interpretaciones más tradicionales y estrictas de lo que en teoría está permitido y no está permitido durante este día.

¿Por qué el Shabat?

Shabat está representado en la Biblia como el pináculo de la creación del universo, y su aplicación puede verse como un recordatorio del propósito del mundo y el papel de los seres humanos en él.

El Shabat también sirve como un memorial al acto de Dios de rescatar a los israelitas de la esclavitud en Egipto al reservar un día para la autonomía personal y la libertad de las duras demandas del trabajo. El tradicional Shabat se describe en la liturgia judía, un santuario de tribulaciones e incluso un anticipo del mundo perfecto que algún día se logrará.

Según la Torá, ¿Qué podemos hacer?

En la Mishná, los rabinos enumeraron 39 categorías principales (con cientos de subcategorías) de trabajo que no deberían hacerse en Shabat (Avot Melajot) dicha selección se realizó en función de los tipos de trabajo relacionados con la construcción del Tabernáculo en el desierto, que cesó en Shabat ( Shab. 7: 2).

Las actividades que no se deberían realizar en el día de reposo son tareas básicas relacionadas con la preparación del showbread (sembrar, arar, cosechar, atar, trillar, aventar, seleccionar, triturar, amasar y hornear), el trabajo relacionado con hacer las coberturas en el Tabernáculo y las vestimentas utilizadas por el Kohanim (oveja para esquilar), blanqueo, cardado (cambio de material enredado o comprimido en fibras separadas), teñido, hilado, estirado (material), haciendo dos bucles (mallas), enhebrando agujas, tejiendo, separando, atando (un nudo), desatar (un nudo), coser, desgarrar, actividades relacionadas con la escritura y la preparación de pergaminos a partir de la piel del animal (captura o caza), sacrificio, desollamiento (despellejamiento), tratamiento de pieles (curas de pieles), raspado de pieles, marcado fuera (para preparar el corte), corte (forma), escritura, borrado, construcción (construcción, demolición), encender una llama (iluminación, extinción), transportarse.

Los rabinos decretaron que uno no solo debe evitar actos “prohibidos” sino que no debe hacer nada que se parezca a un acto prohibido o que pueda confundirse con él. Tampoco realizar cualquier tarea o hábito relacionado con un acto que esté contemplado en  la lista.

La promulgación rabínica de medidas para prevenir estas posibilidades se denominó «poner una cerca alrededor de la Torá» (Avot 1: 1). Por ejemplo, estaba prohibido rasgar un trozo de papel ya que se parece a «cortar» o podría confundirse con hacerlo.

Del mismo modo, se prohibió aceptar comprar algo, porque la mayoría de los acuerdos se confirman con «escritura» o firma; está prohibido trepar a un árbol, ya que puede provocar la rotura de ramas o rasgar hojas, lo que podría interpretarse como “cosecha” (es decir, separar parte de una planta en crecimiento de su fuente). Otras actividades que por extensión están prohibidas en Shabat son las siguientes:

  • Agregar agua fresca a un jarrón de flores cortadas (siembra: cualquier actividad que provoque o fomente el crecimiento de las plantas).
  • Hacer un ramo de flores (hacer una gavilla).
  • Separar una fruta buena de una dañada (aventar, seleccionar, tamizar).
  • Cepillado de barro seco de botas o ropa (esmerilado).
  • Cortar el pelo o las uñas (cizallar el revestimiento externo de un humano o animal que elimina las ovejas).
  • Aplicar maquillaje (teñido).
  • Trenzar el cabello  (tejido).
  • Extracción de sangre para un análisis (sacrificio).
  • Frotar el jabón para hacer espuma, aplicar crema facial, lustrar zapatos, usar polvo para fregar utensilios u otras superficies (raspar la superficie de cualquier material al rascar, frotar o pulir).
  • Afilar un lápiz (cortar para cambiar la forma del tamaño o la forma de un elemento para que sea mejor para uso humano).
  • Pintar, dibujar, escribir (hacer marcas duraderas en un material duradero).
  • Fumar un cigarrillo, usar el teléfono (encender fuego).
  • Apagar una luz eléctrica (extinguir un incendio).

Muktzeh: Cosas que no deberíamos tocar

Cualquier artículo que no se pueda usar en el día de reposo no deberíamos manipularlo, para evitar que uno realice involuntariamente uno de los tipos de trabajo prohibidos.

Estos objetos se denominan muktzeh, que significa «apartar» o «almacenar». Entre las muchas cosas que se consideran muktzeh está el dinero y los cheques, tijeras, martillos y sierras, lápices, bolígrafos, juguetes a pilas,  linternas, radios, cds, teléfonos, ordenadores, y ciertos objetos religiosos como el shofar, tefilín y lulav. Incluso los candelabros de Shabat son muktzeh y, por lo tanto, no deben tocarse después de que se hayan encendido las velas.

Incluso si no se clasifica estrictamente como trabajo prohibido, ciertos “asuntos mundanos” deben evitarse en el día de reposo. Estos incluyen las tareas diarias (como empacar maletas y reorganizar muebles, que no guardan relación con el disfrute del espíritu de reposo del Shabat), abrir el correo y hablar sobre asuntos comerciales o asuntos de interés cotidiano. No se debería pensar o hacer planes para la próxima semana, como preparar el equipo, trazar una rutao preparar un maletín para el día siguiente.

Basado en la exhortación de Isaías de que uno «lo honre (Shabat) al no hacer lo que hace habitualmente» (Isaías 58:13), los rabinos recomendaron que una persona incluso camine de manera diferente durante el Shabat, evitando las largas zancadas o las actividades apresuradas que caracterizan el ritmo de la mayoría de las personas entre semana.

Entonces, ¿Qué podemos hacer?

Cualquiera que lea todo lo anterior puede resultar abrumado, ¿Cierto? Pero, para que una actividad sea considerada como trabajo prohibido en Shabat, la violación debe ser intencional. Por lo tanto, se permite mover una silla de un lugar a otro, aunque esta produzca una marca en el suelo. De manera similar, se permite caminar sobre el pasto, aunque esto puede hacer que sea aplastado y, por lo tanto, técnicamente constituya una de las actividades “prohibidas” de las que se hablaba anteriormente (el corte prohibido de las hojas de pasto).

En este caso, se puede decir que no se ha “violado” el Shabat mientras el propósito original sea únicamente mover la silla o caminar sobre la hierba. Diferente será, lavar algo en un césped o grama porque inevitablemente resultará la hierba regada, lo cual no debería hacerse en Shabat.

Las reglas del fuego en el Shabat

Además de la prohibición general de toda forma de trabajo en el día de reposo, existe una prohibición especial de no provocar un incendio (Ex. 35: 3). Los rabinos consideraron que esto incluía todo lo relacionado con el encendido de la luz, incluso si no hay trabajo real involucrado. En los tiempos modernos, existe una controversia acerca de si el encendido de las luces y los aparatos eléctricos es equivalente a provocar un incendio.

Hay dos razones para pensar que encender una luz eléctrica no se puede considerar “encender el fuego”. Primero, encender una luz no crea energía eléctrica; El poder ya existe. Segundo, no hay combustión en el filamento de una luz eléctrica. Sin embargo, los judíos ortodoxos no usan aparatos eléctricos en el Shabat, creyendo que la prohibición de encender un fuego no se basó en el esfuerzo físico involucrado en frotar dos piedras para producir una chispa, sino en el pensamiento y la planificación que dio lugar a su generación.

Para el Abraham Yeshaya (un rabino ultraortodoxo nacido en Bielorrusia que más tarde se convirtió en uno de los líderes del judaísmo haredí en Israel), la activación de una corriente eléctrica y la transmisión a fuentes de energía, calor y luz que se produce al encender un interruptor está prohibida porque cae dentro de la categoría de «construcción», lo que provoca que algo suceda intencionalmente. Una excepción es el refrigerador, que puede abrirse y cerrarse porque cualquier corriente eléctrica que produzca es incidental y sin intención consciente. Sin embargo, muchos judíos observantes desatornillan el bulbo del refrigerador para el Shabat.

Se permiten las luces encendidas antes del día, como las velas del Shabat, al igual que un horno para mantener calientes los alimentos previamente cocidos y un quemador para mantener el agua caliente para el café o el té. De manera similar, se permite dejar un aparato eléctrico en funcionamiento durante el Shabat y usar un temporizador para encenderlo o apagarlo automáticamente, siempre que el temporizador esté configurado antes de que comience el Shabat.

Un mecanismo para aliviar la dificultad de cumplir con la prohibición de trabajar en Shabat es el concepto de Shabbos goy, que es un no judío contratado por una familia observadora para realizar ciertas actividades prohibidas a los judíos en Shabat, como iniciar un incendio y encender y apagar las luces Sin embargo, la proliferación de temporizadores electrónicos prácticamente ha eliminado la necesidad del Shabbos goy.

Shabat en la sinagoga

Disfrutar del Shabat en público se centra en la sinagoga, desde el animado servicio de bienvenida, Kabbalat Shabbat, hasta la ceremonia de despedida pensativa, Havdalah.

La ronda diaria de servicios de oración se caracteriza de un ambiente único. Se utilizan melodías especiales y liturgia, y las oraciones familiares se complementan con pasajes en prosa y poesía que exaltan a Dios por el don divino del Shabat y sus deleites.

En el servicio de adoración principal del Shabat por la mañana, una parte de la Torá se lee en voz alta, complementado por un pasaje de uno de los libros proféticos (llamado haftarah).

En resumen, el Shabat se convierte en un espacio de tranquilidad en medio de la tormenta diaria del trabajo, lucha, ansiedad, y tribulación.  Por unas 25 horas cada semana, el mundo se detiene: el negocio se cierra, el automóvil está apagado, el teléfono no agobia, toda comunicación tecnológica están a un lado, y las presiones y preocupaciones de la vida material desaparecer detrás de una sensación espiritual de paz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *