Sobrevivientes del Holocausto celebran Janucá alrededor del mundo

En un salón de baile decorado con una gigantesca menorá de Janucá hecha de globos de oro, unos 400 sobrevivientes del Holocausto y sus familias se reunieron para la segunda «Noche anual de sobrevivientes del Holocausto».

El evento, patrocinado por la Conferencia sobre demandas materiales judías contra Alemania, fue tanto festivo como sombrío. Los oradores reiteraron sus preocupaciones sobre encuestas recientes que muestran que el conocimiento sobre el Holocausto está disminuyendo.

«No debemos olvidar contar lo que sucedió», dijo Roman Haller, director de la Organización Sucesora de la Conferencia de Reclamaciones en Alemania, en un discurso durante la reunión, que tuvo lugar en el centro de la comunidad judía en el antiguo Berlín Occidental. «Pero no solo somos víctimas», enfatizó. Haller nació en 1944, mientras sus padres se escondían en Ucrania.

La Conferencia de Reclamaciones también organizó reuniones en Jerusalén, Moscú y el área metropolitana de Nueva York en la tercera noche de Janucá. La organización estima que unos 400,000 sobrevivientes viven en todo el mundo hoy en día, incluidos los que huyeron al este de la antigua Unión Soviética.

En Berlín, los oradores incluyeron a Rüdiger Mahlo, representante de la Conferencia de Reclamaciones en Alemania; El presidente de la comunidad judía de Berlín, Gideon Joffe; El ministro de finanzas alemán, rolf bösinger; La Secretaria de Estado Parlamentaria del Ministerio de Relaciones Exteriores, Michelle Müntefering; y Charlotte Knobloch, jefe de la comunidad judía de Munich y Alta Baviera, que sobrevivió al Holocausto escondido en Baviera.

Sentados en largas mesas decoradas con globos, los participantes se servían una ensalada de arroz pilaf con pollo, carne y ensalada de remolacha, y lo servían con vino de Manischewitz. Al menos un participante trajo su propio vodka en un matraz moderno. El ruso se oía en todas partes.

Assia Gorban, de 85 años, encendió una de las velas de Jánuca junto con la comunidad de Berlín. El rabino Jonah Sievers nació en Mogilev-Podolsky y escapó de un campo de concentración en Ucrania con su madre. Fueron liberados por el Ejército Rojo en marzo de 1944.

En 1992 se mudó de Moscú a Berlín. Hoy en día, es bisabuela y está «llena de alegría al ver a las menoras de Janucá» en toda su ciudad adoptiva.

Desde que la Conferencia de Reclamaciones inició las negociaciones en 1952, Alemania ha pagado más de $ 80 mil millones en indemnización a individuos por sufrimientos y pérdidas resultantes de la persecución nazi.

El próximo año, la organización distribuirá unos $ 350 millones en compensación a más de 60,000 sobrevivientes en 83 países, más $ 550 millones en subvenciones a más de 200 agencias de servicios sociales que ayudan a las personas de edad.

Fuente: JTA traducido para Shalom Israel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *