Startup israelí avanza lentamente hacia el primer auto eléctrico volador

A medida que las ciudades de todo el mundo buscan formas nuevas e innovadoras de combatir el desafío interminable de la congestión vial, una empresa emergente con sede en Israel afirma tener una solución.

Fundado por Guy y Maki Kaplinksy, NFT Inc. está trabajando para desarrollar un revolucionario automóvil eléctrico volador autónomo que podría evitar el tráfico pesado. En algunas ciudades grandes, como San Francisco o Nueva York, es común que los ricos utilicen helicópteros privados para evitar los atascos, pero esta opción no es asequible para la gran mayoría de la gente. La misión de NFT no es solo hacer un vehículo eléctrico volador sino también hacerlo más asequible que tomar un vuelo privado en helicóptero, con la expectativa de que compañías como Uber y Gett agregarían estos vehículos voladores a sus flotas de viajes compartidos.

NFT apunta a una etiqueta de precio inicial de entre $ 200,000 y $ 300,000, mientras que proyecta que el precio disminuirá después de iniciar la producción comercial. De acuerdo con Guy Kaplinsky, «nuestro énfasis principal, junto con la seguridad, es reducir los costos al usar componentes listos para usar». En una exposición de tecnología de Las Vegas en enero, la compañía proyectó que el precio final del vehículo sería de alrededor de $ 50,000 Sin embargo, queda mucho por determinar antes de que se alcance esa marca.

Uno de los principales obstáculos para la producción comercial de vehículos voladores es la regulación. Tener decenas o cientos de vehículos voladores en el aire sin ningún tipo de supervisión podría ser una receta para el desastre. «Todavía tiene que haber un límite en el número de estas cosas que pueden estar en el aire a la vez», dice Mike Ramsay, analista automotriz de Gartner.

NFT presentó recientemente su último diseño para el vehículo llamado «Aska», que se traduce del japonés al «pájaro volador». Aska está diseñado para equiparse con 14 hélices, así como con alas retráctiles que extienden el vehículo de dos metros de ancho hasta 12 metros con las alas totalmente extraídas. NFT predice que el vehículo podrá transportar hasta tres pasajeros por más de 550 kilómetros a una velocidad en algún lugar entre 160 km por hora y 240 km por hora. El diseño del vehículo es eléctrico, pero requiere un motor de gasolina para cargar las baterías. Además de volar, el vehículo también podrá funcionar como un automóvil tradicional en la carretera, aunque con un diseño muy exclusivo y moderno.

Si NFT puede llevar este producto a buen término, podría tener el beneficio adicional de permitir que más personas vivan más lejos de los centros urbanos donde pueden encontrar viviendas más asequibles. Esto también podría ayudar a mitigar el problema creciente de la superpoblación en las principales ciudades del mundo. NFT presentará el diseño del vehículo Aska Drive & Fly hoy en el programa de movilidad inteligente Ecomotion 2019 en Tel Aviv.

Fuente: GPO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *