Su padre era un imán, su esposa tiene raíces judías: conoce al nuevo líder de El Salvador

Sus abuelos paternos eran cristianos palestinos de Jerusalén y Belén. Sus abuelos maternos también eran cristianos; Ella es católica y él griego ortodoxo. Su padre más tarde se convirtió al Islam y se convirtió en un imán. Y su esposa tiene raíces judías.

Conoce a Nayib Bukele, el presidente electo de El Salvador.

El político de centro derecha de 37 años, quien no es muy religioso pero dice que cree en Jesús, ganó las elecciones presidenciales del país centroamericano el domingo  con el 53 por ciento de los votos y asumirá el cargo el 1 de junio.

El Salvador, un país del tamaño de Israel, con unos 7,5 millones de habitantes, no se considera un actor importante en la diplomacia internacional. No obstante, Israel ha acogido con satisfacción el potencial de una relación bilateral cálida.

«Esperamos fortalecer las relaciones entre los dos países, que se han caracterizado por la amistad a lo largo de los años», dijo el miércoles un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores a The Times of Israel.

En 2015, el embajador israelí en El Salvador elogió a Bukele como un “socio para la cooperación”, pero además se sabe muy poco sobre sus opiniones sobre el estado judío y los diversos conflictos en el Medio Oriente.

Aún así, Bukele, que hasta abril de 2018 se desempeñó como alcalde de la capital, San Salvador, llegó a Israel el año pasado en un viaje patrocinado por el gobierno, y no teme hablar de ello.

Después de ganar la elección el domingo, retwitteó una foto que lo mostraba en una profunda reflexión en el Muro Occidental en la Ciudad Vieja de Jerusalén. En ese momento, también publicó un video de su visita en el sitio sagrado en su cuenta de Instagram:

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Después de dejar el papelito, en el Muro de los Lamentos…

Una publicación compartida de Nayib Bukele (@nayibbukele) el

El entonces alcalde de Bukele estuvo en Israel para participar en la 32ª Conferencia Internacional de Alcaldes, en febrero de 2018, tras recibir una invitación oficial del viceministro de Relaciones Exteriores, Tzipi Hotovely.

La conferencia, que fue patrocinada en parte por el gobierno israelí, lo llevó a Tel Aviv y Jerusalén en un intento por «construir relaciones y aprender sobre tecnología e innovación israelíes», según un comunicado de prensa emitido por el Congreso Judío Americano, que co -organiza la conferencia.

En la capital, también visitó el centro conmemorativo del Holocausto Yad Vashem.

En ese momento, Bukele presentó a su esposa Gabriele, psicóloga y educadora, al entonces alcalde de Jerusalén Nir Barkat, y le dijo que «tiene sangre judío-sefardí».

Mientras que la pareja ha publicado fotos familiares con árboles de Navidad en las redes sociales, el presidente electo ha indicado que no es un hombre profundamente religioso.

Su difunto padre, Armando Bukele Kattán, quien nació en El Salvador después de que sus padres abandonaron Palestina, se convirtió al Islam y se convirtió en un conocido clérigo musulmán. Que “siempre se consideró [Judios] sus hermanos,” el presidente electo dijo de Kattán.

Sus abuelos vienen a El Salvador desde Palestina, «la tierra donde nació Jesús», de niños, dijo Bukele en una entrevista en 2015, luego de que se enfrentó a un blog anónimo que lo criticó por tratar ostensiblemente de ocultar su pasado.

“Mi padre en su edad adulta decidió convertirse al Islam”. Todos saben que él es el líder de la comunidad musulmana en El Salvador; «Él también tiene una muy buena relación con las comunidades judía, cristiana, luterana, anglicana y budista», dijo.

«Personalmente, no soy una persona que cree mucho en la liturgia de las religiones», agregó. “Sin embargo, creo en Dios, en Jesucristo. Creo en su palabra, creo en su palabra revelada en la Santa Biblia. Y sé que Dios no rechaza a nadie por sus orígenes».

A principios de este año, en una larga publicación en Facebook sobre sus puntos de vista religiosos, reiteró que respeta todas las creencias, pero recalca que él mismo «no es religioso porque estoy seguro de que hay oraciones más sinceras en los pasillos de los hospitales que en la mayoría de las iglesias».

Fuente: The Times Of Israel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *