Tres razones para estudiar la Torá

estudiar la Torá

Tanto como los judíos necesitan la Torá, la Torá necesita que los judíos la mantengan fresca y vital.

¿Por qué estudiar la Torá?

La tradición judía presenta el argumento para el estudio de la Torá en una variedad de formas que hacen pensar.

Uno está contenido en una Mishná en Avot:

[Yehudah b. Teima] solía decir: “Un niño de cinco años se compromete con la Biblia; a las diez, Mishná; a las 13, mitzvot; a los 15,Talmud; a los 18 años, matrimonio; a los 20, uno persigue [un medio de vida]; a los 30, se alcanza el poder; a los 40, comprensión; a los 50 años, abogado; a los 60 años, vejez; a los 70, canas; a los 80, podría; a los 90, la meditación /uno está inclinado; cuando uno tiene 100 años, es como si uno ya estuviera muerto y haya pasado del mundo”.

Según esta fuente, no se trata de si aprendemos Torá, sino cuándo. La tradición judía ve el estudio de la Torá como una expectativa universal, como parte integral de la vida como la formación de relaciones o el establecimientode una carrera.

Anclando el estudio de la Torá en los años formativos de la juventud, esta Mishná claramente ve esta práctica como fundamental para convertirse en una persona. El estudio de la Torá no es solo un ejercicio intelectual, sino un camino para vivir valores eternos. La Torá es parte de la transmisión de la cultura.

Las expectativas democráticas y universales aquí exigen que todos los judíos se comprometan con la Torá como su derecho de nacimiento. No es solo un libro en el estante de una biblioteca de investigación, sino una voluntad ética y religiosa que ha sido transmitida por sus antepasados. La Torá es una reliquia, una constitución. Es una herencia que el pueblo judío ha compartido con el mundo.

Al principio, parte del contenido de la Torá puede parecer extraño, difícil o incluso irrelevante para nuestras vidas, pero grandes recompensas esperan a quienes continúen participando. Tal vez las minucias del debate rabínico sobre la observancia de Shabat no saltarán de una página de Talmud hacia ti. Pero la noción de un día de descanso para un mundo con exceso de trabajo, y el cuidado de mantener su santidad en gran detalle, es un espíritu que puede animar e inspirar a cualquier académico.

¿Todavía no se vende? El Midrash, al comentar el versículo(Éxodo 16:22) “Y no encontraron agua”, enseña: “Las palabras dela Torá son similares al agua… porque se retiraron de las palabras de la Torá durante tres días, se rebelaron”.

Mientras que el pueblo judío está lejos del desierto en este momento de su historia, la advertencia aún resuena. La cultura occidental en laque vivimos tiene un gran mérito, pero también hay elementos más grandes y corrosivos. Existe una cultura de autocomplacencia, de centrarse únicamente en ti mismo y en lo que te gusta. En este sentido, la Torá es contra cultural. La forma en que el agua combate el camino natural de su cuerpo hacia la deshidratación, la Torá puede ayudar a trascender las inclinaciones egoístas y brindar orientación hacia una vida de propósito y obligación.

Pero, ¿y si ya has estudiado Torá en la escuela hebrea o en la escuela diurna judía? ¿Hay todavía algún valor en volver a ella?

El trabajo agresivo de Avot Derabbi Natan ofrece esta respuesta:

R. Akiva dice: “Si aprendiste Torá en tu juventud, aprende de adulto. No diga: ‘No aprenderé Torá como adulto’, porque nunca se sabe qué período de aprendizaje causará una impresión más profunda, tal vez ambos permanezcan con usted e incluso se complementen entre sí, como dice: “En el mañana, plante sus semillas y no desista de plantar en la tarde ‘ (Eclesiastés 11: 6 )”.

Esa es la belleza de comprometerse con la tradición judía: el viaje nunca termina. El estudio debe mantenerse como un hábito.

Aprender Torá es una experiencia en espiral, donde uno regresa una y otra vez, a menudo al mismo texto. Surgen nuevas ideas en diferentes fases de la vida, que aportan ideas que antes no existían. Lo que hace que la Torá sea un documento vivo es la gente viva que la estudia. Cuando las nuevas voces dejan de involucrarse en el aprendizaje de la Torá, escribió el rabino Jaim de Volozhin: “La Torá se vuelve obsoleta, el cielo no lo permite”.

Si el dibujo del estudio de la Torá es una curiosidad intelectual, un sentido de herencia o un anhelo de mayor significado, nunca es demasiado tarde para participar en la tradición académica judía. Y lo más importante, la Torá necesita que la gente la estudie para mantenerla fresca y vital.

Te puede interesar

Se el primero en comentar en "Tres razones para estudiar la Torá"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*