Científicos israelíes se apresuran a suministrar la primera inmunoterapia en forma de píldora contra el cáncer

En la actualidad, los pacientes con cáncer tienen que acudir a un hospital para recibir tratamiento; una investigación israelí-portuguesa podría cambiar esta situación, según los científicos, aunque faltan años para que el posible fármaco esté disponible.

Científicos israelíes están desarrollando una inmunoterapia oral contra el cáncer y afirman que esperan que sea el primer medicamento de este tipo disponible para su uso.

En la actualidad existen algunos tratamientos de inmunoterapia oral para las alergias, pero no la inmunoterapia contra el cáncer, que se administra por otros medios. Lo más habitual es que se administre directamente en la vena, por vía intravenosa.

Esto significa que los pacientes con cáncer tienen que soportar una visita al hospital para recibir la inmunoterapia.

El principal obstáculo para las dosis orales, que podrían tomarse en casa, es que los anticuerpos que forman los fármacos de inmunoterapia no sobreviven en el intestino.

Investigadores de la Universidad de Tel Aviv, junto con colegas de la Universidad de Lisboa, han desarrollado una molécula sintética que, según dicen, cumple la función de las inmunoterapias basadas en anticuerpos. El suyo es uno de los varios intentos de inmunoterapia oral contra el cáncer que están en marcha.

El equipo israelí-portugués publicó un estudio revisado por pares sobre su avance en el Journal for ImmunoTherapy of Cancer.

El artículo revela que el equipo probó con éxito su molécula in vitro y en un tumor humano en un modelo especial de laboratorio.

Aún faltan años para que el fármaco se convierta en realidad, ya que es necesario un mayor desarrollo seguido de pruebas en humanos, pero una de las investigadoras, la profesora Ronit Sacthi-Fainaro, directora del Centro de Investigación de Biología del Cáncer de la Universidad de Tel Aviv, declaró que la investigación teórica es significativa.

«Es importante, ya que las nuevas moléculas tienen muchas ventajas. Pueden administrarse por vía oral, son más baratas de producir que los anticuerpos y penetran en más zonas del tumor de las que pueden alcanzar los anticuerpos», dijo.

Científicos israelíes se apresuran a suministrar la primera inmunoterapia en forma de píldora contra el cáncer
La profesora Ronit Satchi-Fainaro, directora del Centro de Investigación de Biología del Cáncer de la Universidad de Tel Aviv (cortesía)

Los inmunólogos que no participan en la investigación dicen que es prometedora.

«Se trata de un estudio apasionante realizado por grupos pioneros, en línea con otros, que muestra las promesas de la inmunoterapia oral contra el cáncer», declaró el profesor Cyrille Cohen, jefe del laboratorio de inmunología de la Universidad de Bar Ilan.

«Estoy deseando ver su aplicación en ensayos clínicos que comparen la eficacia en pacientes con cáncer de estos nuevos fármacos con los anticuerpos actuales. Si tiene éxito, no me cabe duda de que acelerará otra revolución en la atención al cáncer», dijo Cohen.

Científicos israelíes se apresuran a suministrar la primera inmunoterapia en forma de píldora contra el cáncer
Imagen ilustrativa: Un paciente con cáncer recibe inmunoterapia. En la actualidad, no se dispone de inmunoterapia oral para el cáncer. (AP Photo/Elaine Thompson)

La inmunoterapia funciona indicando al sistema inmunitario lo que los médicos quieren que haga para combatir el cáncer. Con demasiada frecuencia, las proteínas del organismo ordenan a las células inmunitarias -llamadas células T- que no ataquen al cáncer.

Los médicos han desarrollado fármacos especiales para reprogramar el sistema inmunitario: la inmunoterapia. Una de las inmunoterapias más populares impide que dos proteínas concretas -PD-1 y PD-L1- supriman el sistema inmunitario.

Las moléculas creadas por Satchi-Fainaro y sus colegas hacen lo mismo, encontrando las proteínas que normalmente suprimirían una respuesta inmunitaria contra el cáncer y reprogramándolas para que se produzca la respuesta inmunitaria deseada. Su equipo publicó una imagen generada por ordenador de las moléculas que se encuentran con las proteínas en cuestión.

La inmunoterapia se hace a partir de anticuerpos, que no sobreviven al entorno duro y altamente ácido del intestino humano, son caros de producir y son demasiado grandes para entrar en algunas partes de un tumor.

«Los anticuerpos no sobreviven al tracto intestinal», explica Satchi-Fainaro. «Se degradan antes de llegar al tumor. Estas moléculas sintéticas, en cambio, se han diseñado especialmente para ser resistentes y no degradarse en el intestino, lo que abre la interesante posibilidad de administrarlas por vía oral.»

Las moléculas sintéticas también son mucho más pequeñas que los anticuerpos.

«Los anticuerpos tienen dificultades para llegar a algunas partes de un tumor, y el problema es su tamaño. Siempre se quedan cerca de los vasos sanguíneos y, por tanto, no pueden llegar a partes del tumor que están lejos de los vasos sanguíneos», dijo Satchi-Fainaro.

«Nuestras moléculas no tienen esta limitación y pueden llegar a cualquier parte del cuerpo, difundiéndose por él en lugar de necesitar los vasos sanguíneos para desplazarse».

«Es una cuestión de tamaño. Los anticuerpos tienen 150.000 dalton [una medida de masa] mientras que las moléculas pequeñas tienen 500 dalton. Por tanto, los anticuerpos son el equivalente a los camiones, que necesitan grandes carreteras, o en su caso vasos sanguíneos, para desplazarse. Las moléculas pequeñas son el equivalente a los peatones, que pueden encontrar su camino incluso en ausencia de carreteras, una acera o incluso un camino marcado».

Satchi-Fainaro cree que las moléculas sintéticas podrían hacer más accesible la inmunoterapia.

La inmunoterapia basada en anticuerpos requiere una infraestructura compleja y fondos considerables para su producción, con un coste de unos 200.000 dólares al año por paciente.

Las moléculas sintéticas, una vez producidas a gran escala, serán más baratas de fabricar y podrían hacer que la inmunoterapia estuviera disponible a «una fracción del coste», dijo Satchi-Fainaro.

FuenteTOI

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo más reciente