sábado, enero 28, 2023

Correr reduce la posibilidad de padecer algunos tipos de cáncer en un 72%, según científicos israelíes

Un estudio de la Universidad de Tel Aviv, revisado por expertos, demuestra que la actividad aeróbica condiciona a los órganos a arrebatar el azúcar a los tumores, lo que reduce su capacidad de crecimiento y propagación.

Las personas que corren con regularidad o realizan otro tipo de ejercicio aeróbico reducen en un 72% la posibilidad de desarrollar algunos tipos de cáncer, según una investigación de la Universidad de Tel Aviv.

El ejercicio aeróbico hace que algunos órganos sean tan eficientes a la hora de captar el azúcar que hay en el cuerpo que los tumores se quedan sin glucosa y, a menudo, no pueden crecer ni extenderse, según sugiere el estudio revisado por pares publicado la semana pasada.

Se centró en el cáncer metastásico, es decir, el que se ha extendido desde su ubicación original en el cuerpo. Los investigadores creen que también hay grandes beneficios en la prevención de los tumores primarios, pero se centraron en el cáncer metastásico, ya que es la principal causa de muerte en Israel.

«La actividad física crea un entorno hostil para los tumores al crear un ambiente en el que tiene dificultades para obtener glucosa», dijo a The Times of Israel la autora principal, la profesora Carmit Levy, del Departamento de Genética Humana y Bioquímica de la Universidad de Tel Aviv.

«En este estudio demostramos que correr y otras actividades aeróbicas protegen al organismo de la actividad metastásica, y descubrimos qué mecanismo hace que esto ocurra».

El estudio constaba de dos partes. La primera consistió en analizar los datos existentes, que proporcionan una gran variedad de datos sobre la salud de 3.000 personas durante un periodo de 20 años, para analizar los patrones de ejercicio y la incidencia del cáncer. Esto indicó que había un 72% menos de cáncer metastásico en los participantes que informaron de una actividad aeróbica regular de alta intensidad, en comparación con los que no realizaban ejercicio físico.

Imagen ilustrativa de una célula cancerosa. (Dr_Microbe vía iStock by Getty Images)
Imagen ilustrativa de una célula cancerosa. (Dr_Microbe vía iStock by Getty Images)

La segunda parte del estudio consistió en monitorizar a los ratones mientras hacían ejercicio, y luego analizar sus órganos internos antes y después del ejercicio físico, y tras inyectarles cáncer. Los investigadores descubrieron que los ratones que realizaban actividad aeróbica tenían muchos menos tumores metastásicos en los ganglios linfáticos, los pulmones y el hígado.

Levy, y su colega el Dr. Yftach Gepner, descubrieron que durante el ejercicio estos órganos toman una gran proporción de la glucosa disponible en el cuerpo. Dijo que la actividad «convertía a los órganos en eficaces máquinas de consumo de energía, muy parecidas a los músculos». El cambio no era temporal, sino que tras el ejercicio regular «los tejidos de los órganos internos cambian y se vuelven similares al tejido muscular».

Prof. Carmit Levy (cortesía de la Universidad de Tel Aviv)
Prof. Carmit Levy (cortesía de la Universidad de Tel Aviv)

Esto crea un entorno en el que los tumores, que necesitan glucosa, luchan por crecer y sobrevivir, según la hipótesis de Levy. Sugirió que esto explica su hallazgo en relación con el cáncer metastásico, y podría explicar los aparentes beneficios del ejercicio en la prevención de otros tipos de cáncer.

«Todos sabemos que el deporte y el ejercicio físico son buenos para la salud», dijo Levy. «Nuestro estudio, al examinar los órganos internos, descubrió que el ejercicio cambia todo el cuerpo, de modo que el cáncer no puede extenderse».

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas publicaciones