El jefe del Banco de Israel advierte sobre el costo de la guerra de 67 mil millones de dólares: pide un escrutinio presupuestario

El jefe del Banco de Israel advierte que la guerra en curso con Hamas costará 67 mil millones de dólares para 2025, e insta a realizar ajustes presupuestarios equilibrados y un escrutinio del gasto de defensa para evitar consecuencias económicas.

Jerusalén – El gobernador del Banco de Israel, Amir Yaron, emitió una dura advertencia el jueves, pronosticando que el actual conflicto con Hamás le costará a Israel la asombrosa cifra de 253 mil millones de NIS (67 mil millones de dólares) en gastos civiles y de defensa a partir de 2023. hasta 2025. Esta cifra alarmante pone de relieve la importante carga presupuestaria y la necesidad de una gestión fiscal cuidadosa para evitar consecuencias económicas a largo plazo.

En su intervención en una conferencia, Yaron destacó que los gastos de la guerra no sólo son una carga presente sino que también plantean desafíos futuros debido al esperado aumento permanente del presupuesto de seguridad. Hizo hincapié en la necesidad de que el gobierno haga ajustes presupuestarios equilibrados a la luz de estos costos crecientes.

«El gobierno necesita asegurarse de hacer los equilibrios y ajustes presupuestarios correctos a la luz de los crecientes gastos permanentes de seguridad», afirmó Yaron.

Desglose de costos

Los costos proyectados abarcan una amplia gama de gastos. Casi la mitad del total, 118.000 millones de NIS (32.000 millones de dólares), se destina a necesidades de defensa. Los costos civiles, incluida la evacuación y el alojamiento de los evacuados, ascienden a 38.000 millones de NIS (10.000 millones de dólares). Además, se prevé que la pérdida de ingresos fiscales debido a la guerra alcance los 35.000 millones de NIS (9.000 millones de dólares), y la compensación por daños directos de la guerra se estima en 23.000 millones de NIS (6.000 millones de dólares). Además, se espera que los pagos de intereses sobre el aumento de la deuda pública sumen 9.000 millones de NIS (2.400 millones de dólares).

Convocatoria de supervisión presupuestaria

A la luz de estas proyecciones, Yaron respaldó el establecimiento de un comité para examinar el presupuesto de defensa, advirtiendo contra dar a los militares un «cheque en blanco». Ha abogado por esta medida desde enero, cuando se enmendó el presupuesto de tiempos de guerra para incluir fondos adicionales sustanciales para los conflictos en Gaza y a lo largo de la frontera norte con el Líbano.

«Esto es sin duda una carga presupuestaria. Además, se espera que el futuro presupuesto de defensa crezca de forma permanente, con impacto macroeconómico», explicó Yaron. «El comité debería examinar estos procesos desde una perspectiva general de varios años, con un requisito continuo para que el sistema de defensa aumente la eficiencia».

Respuestas del Gobierno y del Ministerio de Defensa

El primer ministro Benjamín Netanyahu reconoció la necesidad de aumentar el gasto en defensa y señaló un aumento anual previsto de 20.000 millones de NIS (5.400 millones de dólares). Este ajuste se produce en medio de un déficit presupuestario que se situó en el siete por ciento del PIB en abril, superando el objetivo del 6,6 por ciento para 2024. El ministro de Finanzas, Bezalel Smotrich, que había pedido un panel para monitorear el gasto en defensa, llegó a un acuerdo con el ministro de Defensa, Yoav Gallant, para formar un comité para revisar estos gastos.

Smotrich destacó la necesidad de adaptar el gasto en defensa a las amenazas actuales y al mismo tiempo equilibrar la salud económica general. «El ataque de Hamás del 7 de octubre y la posterior guerra en Gaza han socavado muchos supuestos básicos sobre cómo se administró el presupuesto de defensa», señaló.

Tensiones internas y desafíos fiscales

Las demandas financieras de la guerra han exacerbado las tensiones existentes dentro del gabinete de Netanyahu, particularmente por el manejo de los fondos de defensa. Los informes sobre fondos retenidos para la guerra en curso en Gaza, por un total de casi 1.700 millones de dólares, han tensado aún más las relaciones entre figuras clave del gobierno. A pesar de que Smotrich desestima tales informes como «noticias falsas», las presiones financieras son innegables.

Las advertencias del gobernador Yaron sirven como un recordatorio crucial de la necesidad de una supervisión financiera estratégica para mantener tanto la seguridad nacional como la estabilidad económica. Mientras Israel navega por los desafíos fiscales que plantea el conflicto en curso, el establecimiento de un comité dedicado a monitorear el gasto en defensa podría ser un paso vital para garantizar un futuro económico equilibrado y sostenible.

Te Puede Interesar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo Último