El primer ministro israelí condena a Rusia por el bombardeo masivo de misiles en Ucrania

Yair Lapid fustiga los "ataques contra civiles"; Putin advierte de nuevas acciones "severas", ya que 11 murieron en ataques en todo el país, en aparente respuesta al bombardeo del puente de Crimea.

El primer ministro israelí, Yair Lapid, dijo el lunes que «condena enérgicamente» la andanada de bombardeos fatales de Rusia en Ucrania, que, según dijo, tuvo como objetivo «la población civil en Kiev y otras ciudades de Ucrania».

Lapid ofreció sus «sinceras condolencias a las familias de las víctimas y al pueblo ucraniano”.

Israel ha tratado de evitar alinearse demasiado con cualquiera de las partes desde que comenzó el conflicto el 24 de febrero. Es uno de los pocos países que mantiene relaciones relativamente cálidas tanto con Ucrania, una democracia occidental, como con Rusia, que controla el espacio aéreo sobre Siria en el que Israel opera para atacar a los representantes iraníes.

Sin embargo, ha ofrecido fuertes críticas a Moscú en varias ocasiones, y recientemente rechazó la anexión de los territorios ucranianos ocupados por Rusia.

El lunes, el presidente ruso, Vladimir Putin, prometió que eran posibles ataques aún más «severos».

La mayor ola de ataques en Ucrania en meses mató al menos a 11 personas en todo el país, y fue una aparente represalia por una explosión este fin de semana que dañó un puente clave que une a Rusia con la península de Crimea anexionada por Moscú.

El ejército ucraniano dijo que las fuerzas rusas habían disparado más de 80 misiles contra ciudades de todo el país y que Rusia también había utilizado drones iraníes lanzados desde la vecina Bielorrusia.

«Que no haya dudas», dijo Putin en comentarios televisados dirigidos a su consejo de seguridad, «si continúan los intentos de ataques terroristas, la respuesta de Rusia será severa”.

El predecesor de Putin, Dmitry Medvedev, advirtió en las redes sociales que los ataques, que interrumpieron los servicios de agua y electricidad en toda Ucrania, fueron solo «el primer episodio”.

«Estábamos durmiendo cuando escuchamos la primera explosión. Nos despertamos, fuimos a revisar y luego vino la segunda explosión», dijo a la AFP Ksenia Ryazantseva, una profesora de idiomas de 39 años.

«Vimos el humo, luego los autos y luego nos dimos cuenta de que ya no teníamos ventana», agregó.

«Aquí no hay ningún objetivo militar ni nada de eso. Solo están matando civiles”.

«Demostración de debilidad»

El presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, dijo que los ataques rusos tenían como objetivo derribar la infraestructura energética ucraniana. Los funcionarios regionales de todo el país confirmaron interrupciones generalizadas de los servicios.

Mientras tanto, el Ministerio de Defensa de Rusia confirmó que había atacado las instalaciones de energía, comando militar y comunicaciones de Ucrania, afirmando que los ataques habían sido un éxito y «lograron sus objetivos».

El ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania dijo que los ataques no habían sido «provocados» y que el ataque fue la respuesta de Moscú a una serie de vergonzosas pérdidas militares en el este de Ucrania.

«Putin está desesperado por las derrotas en el campo de batalla y utiliza el terror con misiles para tratar de cambiar el ritmo de la guerra a su favor», escribió el ministro Dmytro Kuleba en las redes sociales.

El secretario de Relaciones Exteriores del Reino Unido, James Cleverly, dijo que los ataques con misiles rusos en la capital ucraniana, Kiev, y otras ciudades eran «inaceptables”.

«Esta es una demostración de debilidad de Putin, no de fuerza», tuiteó, y agregó que se había puesto en contacto con Kuleba.

Zelensky dijo en las redes sociales que había hablado con los líderes de Francia y Alemania y los instó a «aumentar la presión» sobre Rusia.

Decenas de heridos

En Kiev, el servicio de policía nacional dijo que al menos 11 personas habían muerto y al menos otras 64 habían resultado heridas.

Las autoridades ucranianas dijeron que el distrito central de Shevchenko de la ciudad fue golpeado y que una universidad, museos y el edificio de la filarmónica habían sido dañados.

«Estoy muy conmocionado», dijo Ivan Poliakov, de 22 años, sentado en un banco del parque donde estaba tan enojado que luchó por sus palabras.

«Llegué a Kiev esta mañana. Estaba caminando por la calle when cuando se produjeron las explosiones», dijo a la AFP.

«Vi llorar a niños y mujeres. Amo Kiev. La gente es buena, es valiente. Pero en un instante’s es la muerte”.

En el arbolado parque Taras Shevchenko, en el centro de Kiev, un misil arrancó un enorme cráter junto a un parque infantil después de volar en pedazos por el aire sobre él.

Un pequeño rastro de humo blanco seguía subiendo. Las ramas se cortaron limpias de los árboles.

Poco después de las 8:00 a.m. del lunes (0500 GMT), dos misiles impactaron en el exclusivo vecindario, a menos de un minuto y 300 metros de distancia.

En las calles al lado del parque, las ventanas de los bloques de apartamentos se volaron y fragmentos de vidrio ensuciaron el suelo.

Las explosiones fueron tan poderosas que arrancaron la puerta de un bar restaurante, antes de que los empleados comenzaran a barrer los escombros.

En un extremo del parque, la primera explosión golpeó una encrucijada, cerca de un edificio administrativo blanco de tres pisos, todas cuyas ventanas se habían roto.

Un misil cavó un cráter en la carretera, levantando el asfalto. Varios autos estacionados allí ahora solo eran restos retorcidos y ennegrecidos.

Un periodista de la AFP vio un cuerpo completamente cubierto con una manta.

Otro periodista en Kiev vio un proyectil caer cerca de un patio de recreo y humo saliendo de un gran cráter en el lugar del impacto.

Varios árboles y bancos cercanos quedaron carbonizados por la explosión y varias ambulancias se encontraban en el lugar.

‘Están matando a civiles’

Una tubería de agua fue golpeada, dejando una corriente de agua que fluyó hacia la carretera que conduce a la arteria principal de la ciudad.

Expertos policiales examinan automóviles destruidos en el centro de la capital ucraniana de Kiev después de varios ataques rusos.
Expertos policiales examinan automóviles destruidos en el centro de la capital ucraniana de Kiev después de varios ataques rusos el 10 de octubre de 2022. (Sergei Chuzavkov/AP)

Ksenia Ryazantseva y su esposo viven en una calle al lado del parque Taras Shevchenko, pero su apartamento da a un patio, frente al área de juegos para niños.

«Estábamos durmiendo y escuchamos la primera explosión» en la encrucijada, dijo Ksenia a la AFP.

«Nos despertamos y fuimos a revisar, luego ocurrió la segunda explosión [en el parque]. No sabemos qué pasó», agregó la profesora de idiomas de 39 años.

«Vimos el humo, luego los autos y luego nos dimos cuenta de que no teníamos más ventanas. Afortunadamente, vivimos frente al patio», dijo.

«Hay una universidad, dos museos. No hay objetivos militares ni cosas por el estilo. Están matando a civiles», dijo enojada.

Cuando se le preguntó qué pensaba tras el primer ataque a la capital desde el 26 de junio, respondió: «Bueno, estamos en guerra”.

«Represalias horribles y crueles»

Para Sergei Agapov, no hay duda de que los ataques son en represalia por la explosión en el puente ruso a Crimea.

«Después del puente de Crimea, todo comenzó. Ayer Zaporizhia, hoy Kiev. Sí, creo que son represalias muy horribles y crueles porque los civiles están sufriendo», dijo.

Están sintiendo, agregó, tanto «miedo como el deseo de que esto termine pronto. No entendemos por qué nos están haciendo esto, ¿cuál es el objetivo de todo esto?”.

Alrededor de los dos impactos de los ataques con misiles, hombres vestidos con ropa con el sello «Experto» tomaron muestras de los cráteres.

Una cinta roja y blanca fue colgada alrededor del área, que estaba custodiada por policías armados.

En Kiev, el servicio de policía nacional dijo que al menos cinco personas murieron y otra docena resultaron heridas en la capital, que se encontraba entre varias ciudades afectadas el lunes.

Se escucharon media docena de explosiones, con ataques en varios vecindarios, incluido el centro de la ciudad.

Después de los ataques, los transeúntes eran pocos y distantes entre sí en la calle Krechtchatyk, la arteria principal de la ciudad que atraviesa Maidan (Plaza), el punto de reunión tradicional de la independencia de Ucrania.

Muchas tiendas permanecieron cerradas.

Era un marcado contraste con el domingo, cuando grandes multitudes pasaban por la zona en una tarde soleada.

«Si no hay una necesidad urgente, es mejor no ir a la ciudad hoy», dijo el alcalde de Kiev, Vitali Klitschko.

En la ciudad occidental de Lviv, el alcalde Andriy Sadovyi dijo que hubo interrupciones en los servicios de electricidad y agua caliente después de los bombardeos que atacaron infraestructura crítica, incluidas las instalaciones de energía.

Fotógrafos de la AFP dijeron que se podían ver columnas de humo negro elevándose sobre el horizonte de la ciudad.

Moldavia, una ex república soviética prodemocracia, dijo que varios misiles de crucero rusos dirigidos a Ucrania habían cruzado su espacio aéreo, y había convocado al enviado de Moscú para exigir una explicación.

«Nuestros pensamientos están con las víctimas de los brutales ataques», dijo el ministro de Relaciones Exteriores de Moldavia, Nicu Popescu, en Twitter.

Moldavia, que es candidata a unirse a la Unión Europea, tiene una pequeña región separatista, Transnistria, que está armada y apoyada por Rusia.

Amenazas bielorrusas

El presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, un aliado cercano de Putin, afirmó el lunes que Ucrania estaba preparando un ataque contra el territorio de su país.

Dijo que Rusia y Bielorrusia «desplegarían» tropas juntas, sin especificar dónde.

El líder autocrático también acusó a Ucrania, junto con los vecinos Polonia y Lituania, de entrenar a militantes bielorrusos para llevar a cabo ataques en casa.

Los ataques en Ucrania se produjeron un día después de que Moscú culpara a Kiev por la explosión que dañó un puente que une Crimea con Rusia, dejando tres personas muertas.

«Los autores, perpetradores y patrocinadores son los servicios secretos ucranianos», dijo Putin sobre el atentado del puente del sábado, que describió como un «acto terrorista».

La explosión que golpeó el puente provocó celebraciones entre los ucranianos y otros en las redes sociales.

Humo negro se eleva desde un incendio en el puente de Kerch que une Crimea con Rusia, después de que un camión explotara, cerca de Kerch.
Humo negro se eleva desde un incendio en el puente de Kerch que une Crimea con Rusia, después de que un camión explotara, cerca de Kerch, el 8 de octubre de 2022. (AFP)

Pero Zelensky, en su discurso nocturno del sábado, no mencionó directamente el incidente, y los funcionarios en Kiev no han hecho ningún reclamo directo de responsabilidad.

El sábado, Rusia dijo que se había reanudado parte del tráfico por carretera y ferrocarril en el enlace estratégico, un símbolo de la anexión de Crimea por parte del Kremlin en 2014.

El puente de 19 kilómetros (12 millas) es también un enlace de suministro vital entre Rusia y la península de Crimea anexionada.

Algunos analistas militares argumentan que la explosión podría tener un gran impacto si Moscú ve la necesidad de trasladar tropas ya en apuros a Crimea desde otras regiones, o si provoca que los residentes se apresuren a irse.

Te Puede Interesar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo Último