España atrae a descendientes de sefardíes

Elias Barrocas, descendiente de sefardíes, habla de su amor hacia España, país que expulsó a sus antepasados hace cinco siglos, durante una entrevista en Miami, el 20 de junio de 2014. España ha impulsado una ley para conceder la nacionalidad española a los descendientes de judíos expulsados del país.
Elias Barrocas, descendiente de sefardíes, habla de su amor hacia España, país que expulsó a sus antepasados hace cinco siglos, durante una entrevista en Miami, el 20 de junio de 2014. España ha impulsado una ley para conceder la nacionalidad española a los descendientes de judíos expulsados del país.
Elías Barrocas creció con la idea de que España fue su casa ancestral pero que rechazó a su familia judía hace cinco siglos en un hecho doloroso.
Ahora Barrocas aguarda con expectación el regreso a su patria originaria, aunque sea muchísimo tiempo después.

Madrid propuso en junio una iniciativa para conceder la nacionalidad a los descendientes de judíos sefardíes a los que la inquisición obligó en 1492 a exiliarse de España.
Según el proyecto de ley, éste tiene como fin corregir un error del pasado y honrar la lealtad de comunidades que “no tienen rencor alguno” contra el país que los había olvidado. De acuerdo con las previsiones, la iniciativa será aprobada con facilidad en el parlamento.
Según Barrocas y muchos otros judíos estadounidenses de ascendencia española, jamás se ha roto el vínculo emocional de ellos con la España de sus antepasados.
Los padres de Barrocas le enseñaron primero ladino, la lengua que hablaban las comunidades de judíos expulsados y que se derivaba del español antiguo.
Barrocas solía cantar canciones en ladino y observar las tradiciones pasadas durante generaciones; también conoció historias de personas que enfrentaron la expulsión, la conversión al catolicismo o la muerte en la hoguera durante la Inquisición.
Barrocas, de 63 años, solamente visitó España una vez, en 1982, aunque un pasaporte español oficializaría sus sentimientos de siempre hacia el país.
“Amo a España porque ahí están mis raíces”, dijo Barrocas, quien es ciudadano estadounidense y reside en Miami.
En el mundo existen tres millones de judíos de origen español, según cálculos.
Se les llama sefardíes por Sefarad, palabra que en hebreo define a España, aunque algunos ancestros sefardíes provienen de otros países cercanos, o del norte de África.
El gobierno español prevé que la mayoría de las nuevas solicitudes provendrán de Israel, donde muchos hacen fila afuera de la embajada y consulado españoles en busca de más información, o de Turquía y Venezuela, que tienen grandes comunidades sefardíes.
Muchos judíos sefardíes en Miami y Nueva York han solicitado aclaraciones a organizaciones como la Comisión Judía de Estados Unidos, a la que el gobierno español consultó durante la elaboración de la iniciativa.
“Hay mucho interés”, dijo Dina Siegel Vann, directora del Instituto Latino y Latinoamericano de la comisión.
Para muchos judíos sefardíes en Estados Unidos, el atractivo de la ciudadanía española es principalmente simbólica, aunque les daría acceso a residencia y trabajos en toda la Unión Europea, afirmó.
Sara Slomianski, un ama de casa de 49 años de origen mexicano que vive en Miami, dijo que está contenta con su ciudadanía estadounidense, pero que su hermana en México está considerando solicitar la española para mudarse a Europa en busca de una mejor vida. La mayoría de los 5,5 millones de judíos que viven en Estados Unidos son originarios del centro y este de Europa, pero se presume que unos 300.000 tienen raíces sefardíes.
Fuente: Miami Herald
BY POR FERNANDO PEINADO
ASSOCIATED PRESS

Ultimas entradas