viernes, marzo 31, 2023

Estudio israelí: Reducir el estrés puede cambiar la vida de las mujeres con alto riesgo de cáncer

Las mutaciones BRCA, comunes en los judíos asquenazíes, representan un peligro que a menudo ensombrece la salud mental; las técnicas de afrontamiento pueden ayudar a las personas cuando se enfrentan a una cirugía que puede salvarles la vida.

Un estudio israelí ha puesto de relieve los principales beneficios de las medidas de reducción del estrés para las mujeres que tienen un riesgo elevado de cáncer.

Reducir el estrés puede tener un efecto tan fuerte en la perspectiva psicológica de una persona que incluso puede hacer que las mujeres se sientan más capaces de enfrentar una cirugía como la extirpación de senos, lo que puede salvarles la vida, encontró la investigación revisada por pares.

También puede mejorar drásticamente el bienestar emocional y la calidad del sueño en un grupo demográfico que tiende a experimentar mucho estrés y preocupación por la alta probabilidad de desarrollar cáncer.

Las mujeres con variantes dañinas en el gen BRCA1 o BRCA2 tienen un riesgo significativamente mayor de cáncer de mama y cáncer de ovario.

Las variantes son particularmente comunes entre los judíos asquenazíes, y ocurren en una de cada 40 mujeres. El espectro del alto riesgo de cáncer a menudo proyecta una sombra sobre el bienestar y la salud mental de las mujeres.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos, alrededor del 50 por ciento de las mujeres con una mutación en el gen BRCA serán diagnosticadas con cáncer de mama a los 70 años, en comparación con el 7% de las mujeres en la población general de los Estados Unidos. Para el cáncer de ovario, la cifra es del 30% en comparación con menos del 1%.

El aumento del riesgo a menudo va de la mano de dificultades psicológicas y trastornos del sueño. Esto llevó a los investigadores de la Universidad de Tel Aviv a explorar si los talleres y las herramientas para promover la salud personal, aliviar el estrés y la tensión y fortalecer la solidez mental pueden mejorar el bienestar emocional de los portadores.

«Descubrimos que los beneficios eran excelentes, incluido el tratamiento de los trastornos del sueño y el regreso a la normalidad, y creemos que los resultados indican que la atención a las personas con mutaciones debería incluir más elementos psicológicos», dijo el Dr. Shahar Lev — Ari de la facultad de medicina de la Universidad de Tel Aviv, uno de los investigadores detrás del estudio, al Times of Israel.

Imagen ilustrativa: un médico sostiene una cinta rosa para concienciar sobre el cáncer de mama.
Imagen ilustrativa: un médico sostiene una cinta rosa para concienciar sobre el cáncer de mama. (dragana991 a través de iStock by Getty Images)

Dijo que la difícil situación que enfrentan las mujeres que saben que tienen una mutación es difícil, y muchas en realidad posponen las decisiones sobre medidas que pueden salvar vidas, como decidir someterse a una mastectomía y/u ooforectomía para reducir el riesgo. Esta medida se recomienda a muchas mujeres alrededor de los 40 años, pero la carga emocional impide que muchas tomen una decisión, señaló Lev-Ari.

«Estamos hablando de una población que a menudo consiste en mujeres jóvenes cuyas madres tienen o han tenido cáncer, y que piensan en la mutación como si fuera una bomba de relojería. Muchas se extirpan los senos o los ovarios después de tener hijos, pero algunas luchan con esta decisión e, independientemente de esto, las personas viven con muchos miedos, sobre el futuro, sobre no ver crecer a sus hijos y más”.

Dr. Shahar Lev-Ari de la Universidad de Tel Aviv.
Dr. Shahar Lev-Ari de la Universidad de Tel Aviv. (cortesía de la Universidad de Tel Aviv)

El estudio involucró a 100 mujeres israelíes con una mutación, que comenzaron a usar talleres y auto-práctica de la técnica de Reducción del Estrés Basada en la Indagación. Lev-Ari cree que los resultados también serán válidos para otros enfoques de reducción del estrés.

Dijo que después de participar en los talleres y la práctica personal, los portadores mostraron una mejora significativa en las relaciones positivas con los demás, los objetivos de la vida y la autoaceptación. La mejora de la calidad del sueño es una ganancia importante en la calidad de vida, dijo.

Los investigadores documentaron un cambio de actitud hacia la cirugía entre los participantes, y algunos pasaron de descartar cualquier procedimiento a concertar una cita.

Lev-Ari y sus colegas, el profesor Eitan Friedman del Centro Médico Sheba y la estudiante de doctorado Clara Landau, están ansiosos por ver cómo sus hallazgos impactan las políticas. «Recomendamos que los sistemas de salud brinden a las mujeres herramientas para cuidar no solo lo físico, sino también para brindar apoyo psicológico y emocional», comentó.

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img

Últimas publicaciones