Israel se mantiene firme en su ofensiva contra Hamás, desafiando la presión internacional

Israel desafía la presión global, liderando una ofensiva contra Hamás en Gaza. Firmeza ante llamados de alto el fuego, mientras se intensifican esfuerzos humanitarios.

En medio de la creciente presión internacional para un alto el fuego en la actual ofensiva militar en Gaza, los líderes israelíes, encabezados por el Primer Ministro Benjamín Netanyahu y el Ministro de Relaciones Exteriores Eli Cohen, han reafirmado su compromiso de continuar la guerra hasta que el grupo terrorista Hamás sea derrotado por completo.

Netanyahu, durante una visita a un centro de detención en el sur de Israel, donde miembros armados de Hamás son interrogados, declaró enfáticamente que la operación militar persistirá «hasta el final», haciendo hincapié en que Israel no cederá ante las llamadas internacionales de un alto el fuego. «Nada nos detendrá», afirmó el Primer Ministro, destacando la determinación de Israel en la lucha contra Hamás.

El Ministro de Relaciones Exteriores, Eli Cohen, respaldó estas declaraciones, subrayando que la guerra continuará «con o sin apoyo internacional». Cohen advirtió que un alto el fuego en este momento sería un «regalo» para Hamás, permitiéndole amenazar nuevamente a los residentes de Israel.

Estas afirmaciones se producen en medio de la aprobación por abrumadora mayoría en la Asamblea General de la ONU de una resolución no vinculante que insta a un alto el fuego humanitario inmediato en Gaza y la liberación de todos los rehenes. Sin embargo, Israel parece decidido a mantener su curso, desafiando las presiones internacionales.

El presidente estadounidense, Joe Biden, ha criticado la postura israelí, expresando su preocupación por los «bombardeos indiscriminados» en Gaza y la pérdida de apoyo global por parte de Israel. Esta postura contrasta con el respaldo histórico que Biden ha brindado a Israel desde el inicio del conflicto.

La guerra, desencadenada por el ataque de terroristas liderados por Hamás en el sur de Israel el 7 de octubre, ha dejado un alto costo humano, con miles de víctimas, tanto civiles como combatientes. Las cifras de bajas son disputadas, con el Ministerio de Salud de Gaza, dirigido por Hamás, informando de más de 18,600 muertes, mientras que Israel sostiene que incluyen a numerosos terroristas y no pueden ser verificadas de manera independiente.

A pesar de la intensificación de los llamados a un alto el fuego, Israel ha destacado avances en sus esfuerzos humanitarios en Gaza, incluida la apertura de rutas seguras para civiles y pausas en los combates en ciertos barrios del sur de Gaza. Además, se informa de un aumento en la entrega de ayuda humanitaria, con la posibilidad de una reapertura completa del cruce Kerem Shalom.

El gobierno estadounidense ha reconocido estos avances, aunque también ha expresado el deseo de que Israel permita la transferencia directa de ayuda a través de Kerem Shalom. El tema estará en la agenda durante la visita del asesor de seguridad nacional, Jake Sullivan, a Israel.

En un giro adicional, Israel ha abordado las preocupaciones sobre la conducta durante los arrestos, asegurando que las fotografías de palestinos desnudos fueron resultado de malentendidos y que se devolverá la ropa inmediatamente. Estos acontecimientos se suman a la complejidad de la situación, mientras Israel persiste en su determinación de derrotar a Hamás, independientemente de la presión internacional.

Te Puede Interesar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo Último