La nueva tecnología israelí restaura el sentido del tacto a los nervios dañados

Los científicos desarrollan un sensor que restaura el sentido del tacto en los nervios dañados, lo que brinda esperanza a las personas que han sufrido amputaciones o lesiones.

Un equipo de científicos en Israel ha desarrollado una tecnología innovadora que puede restaurar el sentido del tacto en los nervios dañados como resultado de una amputación o lesión.

La tecnología, desarrollada en la Universidad de Tel Aviv y probada hasta ahora solo en animales, involucra un pequeño sensor implantado en el nervio de la extremidad lesionada y conectado directamente a un nervio sano.

Cada vez que la extremidad toca un objeto, el sensor, que no requiere electricidad, cables o baterías, se activa y conduce una corriente eléctrica al nervio en funcionamiento, recreando el sentido del tacto.

«La pérdida de sensibilidad puede resultar de una amplia gama de lesiones, desde heridas menores, como alguien cortando una ensalada y cortándose accidentalmente con el cuchillo, hasta lesiones muy graves», dijo Ben Maoz del Departamento de Ingeniería Biomédica de la Facultad de Fleischman de Ingeniería, y uno de los líderes de la investigación.

El trabajo en el sensor comenzó después de un encuentro casual entre Maoz y un cirujano, el Dr. Amir Arami, de la Escuela de Medicina Sackler y la Unidad de Microcirugía del Departamento de Cirugía de la Mano del Centro Médico Sheba.

“Estábamos hablando de los desafíos que enfrentamos en nuestro trabajo y el Dr. Arami me compartió la dificultad que experimenta para tratar a las personas que han perdido la sensibilidad táctil en un órgano u otro como resultado de una lesión”, dijo Maoz.

“Incluso si la herida se puede curar y el nervio lesionado se puede suturar, en muchos casos el sentido del tacto permanece dañado. Las personas que carecen de sensación táctil no pueden sentir si su dedo está aplastado, quemado o congelado».

“Decidimos abordar este desafío juntos y encontrar una solución que devuelva la sensación táctil a quienes la perdieron”, agregó.

Los investigadores, trabajando con un equipo de otros cinco científicos, desarrollaron un sensor que puede implantarse en un nervio dañado debajo de la punta del dedo y conectarse a otro nervio que funcione correctamente.

El dispositivo consta de dos placas diminutas de menos de medio centímetro por medio centímetro de tamaño. Cuando estas placas entran en contacto entre sí, liberan una carga eléctrica que se transmite al nervio sano.

Una sensación de tacto normal

Cuando el dedo lesionado toca algo, el toque libera la tensión correspondiente a la presión aplicada al dispositivo (tensión débil para un toque débil y tensión fuerte para un toque fuerte) como en un sentido normal del tacto.

A diferencia de las tecnologías existentes que usan sensores para reemplazar los nervios dañados, las baterías y la electricidad no son necesarias para alimentar el nuevo sensor, explicaron los científicos, ya que funciona con la fuerza de fricción: cada vez que el dispositivo detecta fricción, se carga solo.

El dispositivo se puede implantar mediante un proceso simple en cualquier parte del cuerpo donde sea necesario restaurar la sensación táctil y evita los órganos sensoriales dañados. Está desarrollado a partir de material biocompatible que es seguro de usar en el cuerpo humano, no requiere mantenimiento y no es visible externamente.

«Probamos nuestro dispositivo en modelos animales y los resultados fueron muy alentadores», dijo Maoz, y agregó que el equipo continuará con los ensayos con animales antes de pasar a los ensayos clínicos.

“En una etapa posterior [implantaremos] nuestros sensores en los dedos de las personas que han perdido la capacidad de sentir el tacto. Restaurar esta capacidad puede mejorar significativamente el funcionamiento y la calidad de vida de las personas y, lo que es más importante, protegerlas del peligro».

El estudio fue publicado en la revista ACS Nano.

Otros científicos involucrados en el desarrollo del sensor incluyen a Iftach Shlomy, Shay Divald y Yael Leichtmann-Bardoogo del Departamento de Ingeniería Biomédica de la Facultad de Ingeniería Fleischman y Keshet Tadmor de la Escuela de Neurociencia Sagol.

FuenteIsrael21c
La nueva tecnología israelí restaura el sentido del tacto a los nervios dañados
Shalom Israelhttps://www.shalomisrael.es/
Shalom Israel en español, noticias de Israel y el mundo judío.

Ultimas publicaciones