Los cierres de la zona de Gaza entran en su tercer día mientras Israel se prepara para un posible conflicto

La situación en el sur de Israel sigue siendo tensa tras la captura de Bassam al-Sa'adi, jefe del PIJ en Judea y Samaria.

Las carreteras en torno a la Franja de Gaza, gobernada por Hamás, permanecieron cerradas el jueves por tercer día consecutivo ante la preocupación de posibles represalias por la detención el lunes en Yenín de un alto cargo de la Yihad Islámica Palestina (PIJ).

El ejército israelí ha estado en alerta máxima desde la captura de Bassam al-Sa’adi, jefe de la Yihad Islámica Palestina en Judea y Samaria.

El miércoles, el ejército israelí dijo que había reforzado su División de Gaza con tropas reservistas, que mantienen a los civiles fuera de las zonas restringidas. El Mando Sur también reforzó sus capacidades de defensa aérea en previsión de un posible ataque con cohetes.

Los medios de comunicación locales citaron una declaración emitida por el Consejo Regional de Hof Ashkelon, situado junto a Gaza, en la que se decía que hasta ahora se había evitado un ataque de la PIJ con misiles antitanque o francotiradores «en virtud de… el cumplimiento de las instrucciones [de las FDI]».

Mientras tanto, el primer ministro israelí, Yair Lapid, convocó el miércoles al Gabinete de Seguridad para preparar un posible enfrentamiento.

La medida se produce un día después de que se enviaran mediadores egipcios a Gaza, y al parecer Jerusalén transmitió un mensaje a través de los intermediarios a Hamás y la PIJ de que no estaba interesada en una escalada, sino que respondería con fuerza a cualquier ataque.

La Agencia de Seguridad de Israel (Shin Bet) también dio el raro paso el miércoles de filtrar imágenes a los periodistas que mostraban a al-Sa’adi, en buen estado, aparentemente con el fin de contrarrestar los rumores de que había sido gravemente herido o incluso muerto durante la incursión.

Las fuerzas israelíes que entraron en Yenín el lunes fueron atacadas y se produjo un tiroteo. Varios terroristas fueron abatidos, según las Fuerzas de Defensa de Israel, y al menos un pistolero reclamado posteriormente por la PIJ como uno de sus miembros resultó muerto.

Las fuerzas israelíes no sufrieron bajas y se incautaron de armas, munición y dinero en efectivo.

Khaled al-Batsh, jefe del politburó de PIJ en Gaza, dijo el miércoles: «Tenemos todo el derecho a bombardear Israel con nuestras armas más avanzadas y hacer que el ocupante pague un alto precio. No nos conformaremos con atacar los alrededores de Gaza, sino que bombardearemos el centro del llamado Estado de Israel», según The Media Line.

TE PUEDE INTERESAR

Lo Último