Los paracaidistas de la FDI que liberaron el Kotel en Jerusalén regresan 50 años después

Según el calendario hebreo de Israel, hoy marca la celebración jubilar de la Guerra de los Seis Días de Israel y la liberación de Jerusalén. Eche un vistazo a los tres hombres de pie allí, junto con el viceministro de Relaciones Exteriores de Israel, Tzipi Hotovely, el Dr. Yitzhak Yifat, Tzion Karasenti y Chaim Oshri.

Hicieron un recorrido por la Ciudad Vieja como parte de las fiestas, remontando los pasos exactos que estos tres hombres, luego paracaidistas jóvenes en el Tzahal tomaron ese día, desde la Puerta del León hasta que alcanzaron las piedras de 2.000 años del Muro Occidental. Fueron los primeros judíos que se presentaron ante el Kotel en 19 años después de que Jordania lo tomó y limpió étnicamente a todos los judíos de la Ciudad Vieja en 1948.

El cuadro que están sosteniendo es una foto icónica de estos tres hombres, tomada originalmente por David Rubinger. Todos lo firmaron y entregaron la copia al Ministro Hotovely. He aquí una versión más grande de la misma:

Cuando estos hombres vieron por primera vez el Kotel, no era lo que es hoy. Los jordanos lo usaron como un basurero, y garabatearon grafitis obscenos en él. Pero el temor que estos tres jóvenes soldados tenían al llegar a él se nota en sus rostros. Despreciado y banalizado, todavía era el Kotel, el Muro Occidental. El capellán jefe de la FID, el rabino Shlomo Goren, vino al Muro de los Lamentos con los pergaminos de la Torá para agradecer a Di-s y soplar el Shofar, celebrando el fin de la larga guerra de Israel exilio de su sitio más sagrado.

Uno de ellos, Tzion Karasenti, expresó exactamente lo que eso significa para una multitud de estudiantes extranjeros de todo el mundo que estudian en Israel en el Centro Interdisciplinario de Herziliya y en la Universidad Hebrea, quienes fueron invitados a venir y participar en la gira. Les dijo a los estudiantes que en el momento en que llegaron al Muro Occidental en 1967 fue el momento en que se restauró el corazón del Estado de Israel.

El Vice Ministro de Relaciones Exteriores Hotovely también tuvo algunas observaciones que hacer. Dijo que «el anhelo de llegar al Muro Occidental y las lágrimas de los paracaidistas que regresaron al Muro Occidental después de 2.000 años de oración, son la mejor respuesta para aquellos que están tratando de cortar la profunda conexión entre el pueblo judío y su capital».

«Estamos celebrando un gran período», agregó. «La unificación de la ciudad bajo la soberanía israelí fue el momento en que cada persona de cada religión podía caminar en Jerusalén Nuestro deber de liberar a la ciudad es preservar una Jerusalén unida y fortalecer su estatus para que el mundo reconozca a Jerusalén como la capital de Israel.»

Esta celebración se produce pocos días después de que la UNESCO aprobó otra resolución anti-semítica de la ONU tratando de negar la demanda de los judíos a Jerusalén.

Simplemente no lo entienden. Jerusalén, especialmente la Ciudad Vieja se une con el pueblo judío de nuevo. Todas las resoluciones de la ONU, odio y sofismas que los odiadores de Israel pueden reunir no van a cambiar eso. Ninguna amenaza va a hacer eso. Ninguna falsa oferta de ‘paz’ y ‘relaciones plenas’ va a cambiar eso, porque los israelíes ya han visto lo que eso significa. Cincuenta años no es tanto tiempo en los casi 6.000 años de historia judía. Apenas es ayer.

Jerusalén es ahora lo que alguna vez fue, el corazón de Israel y el pueblo judío, como dijo Tzion Karasenti. Con la ayuda de Di-s y el fuerte brazo derecho de Israel, lo seguirá siendo.

Lo último