Netanyahu prohíbe a los visitantes judíos del Monte del Templo durante los últimos 10 días de Ramadán

La oficina del Primer Ministro dice que hubo un apoyo unánime entre los jefes de seguridad para la decisión; el ministro de policía, Ben Gvir, critica el movimiento como un "grave error" que corre el riesgo de inflamar aún más las tensiones.

Los visitantes judíos tendrán prohibido el acceso al Monte del Templo desde el miércoles hasta el final del Ramadán dentro de diez días, anunció el martes la oficina del Primer ministro Benjamin Netanyahu, después de una serie de consultas de seguridad sobre el tema en medio de la violencia generalizada vinculada a las tensiones en el lugar sagrado.

Si bien la decisión estaba en línea con la política israelí de larga data destinada a limitar la fricción durante el período de vacaciones, se había especulado que el nuevo gobierno de línea dura cambiaría de rumbo, con el Ministro de Seguridad Nacional de extrema derecha Itamar Ben Gvir presionando para permitir que los judíos continúen ascendiendo al Monte del Templo hasta el final del Ramadán, particularmente el miércoles, el último día de la Pascua.

La declaración de la oficina de Netanyahu el martes dijo que la decisión de cerrar el Monte del Templo a los visitantes judíos fue recomendada unánimemente por el Ministro de Defensa Yoav Gallant, el Jefe de Estado Mayor de las FDI Herzi Halevi, el jefe de Shin Bet Ronen Bar y el Comisionado de Policía Kobi Shabtai luego de una consulta ese mismo día.

Notablemente ausente de ese grupo estaba Ben Gvir, quien criticó la decisión como un » grave error que no traerá la paz, sino que corre el riesgo de escalar aún más la situación de seguridad.”

Afirmó que la ausencia de visitantes judíos en el sitio del punto de inflamación significaría menos oficiales de policía israelíes estacionados allí, «lo que creará un terreno fértil para manifestaciones masivas de incitación al asesinato de judíos e incluso un escenario en el que se arrojarán piedras a los fieles judíos en el Muro Occidental”.

«Cuando el terrorismo nos golpea, debemos devolver el golpe con una fuerza tremenda, no rendirnos», dijo Ben Gvir.

El Ministro de Seguridad Nacional, Itamar Ben Gvir, visita el Monte del Templo
El Ministro de Seguridad Nacional, Itamar Ben Gvir, visita el Monte del Templo, 3 de enero de 2023. (Minhelet Har Habayit)

Gallant, quien Netanyahu dijo el lunes que mantendría su trabajo después de anunciar su destitución el mes pasado, confirmó que había habido un acuerdo unánime entre los jefes de seguridad con respecto a la decisión del martes, en la declaración de su propia oficina.

Netanyahu también ordenó a las agencias de seguridad que desplegaran todas las fuerzas necesarias para asegurar el Muro Occidental debajo del Monte del Templo para continuar el culto judío, dijo su oficina.

La decisión del martes se anunció horas después de que Hamas emitiera un comunicado en el que pedía a los palestinos que acudieran en masa al complejo de la Mezquita de Al-Aqsa en la cima del monte durante los últimos diez días del Ramadán y que no abandonaran el lugar. También advirtieron a Israel que no permita visitas continuas de judíos allí, como ha sido el caso durante la mayor parte del Ramadán.

El Monte del Templo, conocido por los musulmanes como el Haram al-Sharif o Santuario Noble, es el lugar más sagrado para los judíos y el tercer santuario más sagrado del Islam.

La mayoría de los rabinos ortodoxos prohibieron durante mucho tiempo a los judíos visitar el sitio debido a su naturaleza sagrada como el sitio de los dos templos bíblicos, pero las opiniones religiosas sobre el asunto han cambiado en los últimos años, que han visto un número récord de peregrinos judíos religiosos en gran parte nacionales ascender al sitio, que se rige por un status quo bajo el cual los musulmanes pueden orar mientras que los no musulmanes solo pueden visitar.

Sin embargo, no todas las figuras religiosas han cambiado su postura sobre las visitas judías, como lo demuestra el Gran Rabino sefardí Yitzhak Yosef que elogió la decisión del martes. «Más allá de la severa prohibición religiosa (de que los judíos vayan al Monte del Templo), tenemos que actuar para evitar agitaciones y provocaciones innecesarias. El Gran Rabinato ha dictaminado durante generaciones que, de acuerdo con la ley judía, la ascensión de judíos al Monte del Templo está completamente prohibida», decía una declaración de su oficina.

El aumento de visitantes judíos ha intensificado las afirmaciones de larga data de palestinos y países árabes de que Israel está violando el status quo del Monte del Templo, una acusación que Israel niega con vehemencia. Sin embargo, junto con el aumento de visitantes judíos, ha habido un cambio silencioso en la política policial para permitir la oración judía silenciosa en el sitio que ha sido bien documentado a lo largo de los años.

El tema provocó otra condena el domingo de Jordania, que dijo que Israel sería responsable de cualquier escalada que resultara de la decisión de permitir que los judíos ascendieran al Monte del Templo. Mientras la policía se preparaba para enfrentamientos con fieles musulmanes en Al-Aqsa ese mismo día, decidieron no allanar la mezquita después de recibir información de que los palestinos que estaban dentro no estaban almacenando armas, según las autoridades israelíes.

Dijeron que este no era el caso la semana pasada, cuando cientos de palestinos se atrincheraron en el interior con artefactos explosivos, piedras y fuegos artificiales para atacar a oficiales y civiles israelíes. La policía dijo que no les quedó más remedio que ingresar a la mezquita durante la noche del martes al miércoles, lo que provocó intensos enfrentamientos con los palestinos en el interior.

La policía logró dominar a los alborotadores, pero varias personas en el interior capturaron imágenes de oficiales golpeando y deteniendo brutalmente a palestinos, lo que se volvió viral en las redes sociales y provocó un alboroto masivo en todo el mundo. Los terroristas de Hamás también respondieron disparando varias andanadas de cohetes contra Israel desde el Líbano y Gaza, lo que provocó ataques aéreos de represalia israelíes.

Si bien defendió la decisión de enviar fuerzas a la mezquita la semana pasada, Shabtai pareció reconocer a principios de esta semana que los oficiales no deberían haber usado una fuerza tan brutal, mientras que otro alto funcionario admitió que las imágenes causaron «daños terribles» al país.

Aproximadamente 350 palestinos fueron arrestados en el enfrentamiento de Al-Aqsa de la semana pasada, y la gran mayoría fue liberada horas después. Sin embargo, 17 de ellos que habían ingresado ilegalmente a Israel desde Cisjordania fueron acusados el martes por su participación en los disturbios, y 15 más serán acusados en los próximos días.

Te Puede Interesar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo Último