Por qué Israel se está convirtiendo en un centro para la investigación del Parkinson

Una alta tasa de Parkinson genético hace de Israel un laboratorio perfecto para encontrar formas de prevenir, detener e incluso curar este trastorno neurológico de rápido crecimiento.

La enfermedad de Parkinson es un trastorno neurológico complejo y progresivo que afecta a hasta 10 millones de personas. Y su prevalencia está creciendo rápidamente en todo el mundo.

El 11 de abril, el cumpleaños de James Parkinson, quien describió por primera vez este síndrome en 1817, inicia la Semana Mundial de Concientización sobre el Parkinson.

La enfermedad se diagnostica con mayor frecuencia en personas mayores de 60 años, más a menudo en hombres. Los síntomas clásicos incluyen temblor en aproximadamente el 60 por ciento de los casos, rigidez, mala postura y movimientos lentos.

Pero varias décadas antes del diagnóstico, a menudo aparecen síntomas más sutiles, como trastornos del sueño y pérdida del olfato, junto con estreñimiento y disfunción eréctil.

Esto sucede porque los grupos de proteína alfa-sinucleína se están agregando en el cerebro y el sistema nervioso autónomo, dañando las células dopaminérgicas (productoras de dopamina) que gobiernan el control motor, entre otras funciones. La pérdida de células dopaminérgicas eventualmente causa los síntomas clásicos de Parkinson.

Por qué Israel se está convirtiendo en un centro para la investigación del Parkinson
Captura de pantalla del profesor Nir Giladi explicando el largo período previo a la enfermedad de Parkinson. 
Por lo general, se diagnostica en la etapa 3.

La aglutinación de alfa-sinucleína puede ser provocada por el envejecimiento, mutaciones genéticas, afecciones como diabetes e hipertensión, toxinas ambientales como pesticidas y factores del estilo de vida, como fumar, ejercicio, dieta y estado de ánimo.

En todo el mundo, alrededor del 10 por ciento de los casos tienen una base genética. Si bien la tasa de enfermedad de Parkinson en Israel no es diferente a la de otros países, el porcentaje causado por mutaciones genéticas es mucho mayor.

«En Israel, entre los judíos de ascendencia Ashkenazi, el 37 por ciento de los casos de Parkinson son genéticos», dice el experto internacional profesor Nir Giladi, presidente del Instituto Neurológico del Centro Médico de Tel Aviv y codirector del Centro Familiar Aufzien para la Prevención y el Tratamiento de la Enfermedad de Parkinson, inaugurado en junio de 2019 en la Universidad de Tel Aviv.

“Aproximadamente el 10 por ciento de los israelíes son portadores de mutaciones genéticas que aumentan el riesgo de Parkinson. Tener un padre con Parkinson aumenta el riesgo tres veces”, dice Giladi, quien ha tratado a unos 20.000 pacientes con Parkinson en el transcurso de 30 años. «La alta tasa de Parkinson genético de Israel brinda una oportunidad para hacer de Israel un centro global para la investigación y el desarrollo».

Algunos avances anteriores en la investigación y el tratamiento del Parkinson surgieron de laboratorios israelíes. El profesor de Technion Moussa Youdim, por ejemplo, ayudó a desarrollar Azilect y Selegiline para tratar los síntomas del Parkinson.

Hoy en día, todas las universidades israelíes tienen investigadores de Parkinson, y el enfoque está más en la prevención que en el manejo de los síntomas.

“El objetivo es prevenir la enfermedad mediante la detección de marcadores de estos genes años antes de que aparezcan los síntomas. Creo que es factible”, dice Giladi.

‘En el futuro, esperamos ofrecer una vacuna’

Más de 40 científicos estudian elementos moleculares, genéticos, fisiológicos y genéticos de la enfermedad de Parkinson en Aufzien.

«Ofrecemos un marco organizativo y financiero para que los investigadores y los médicos puedan trabajar juntos y encontrar soluciones más rápido», dice la codirectora, la profesora Karen B. Avraham, especialista en investigación de la sordera genética y vicedecana de la escuela de medicina de la Universidad de Tel Aviv.

Giladi dice que Aufzien «es un centro bastante único que combina la investigación básica más avanzada de la universidad con la investigación clínica en el Centro Médico de Tel Aviv y el alcance comunitario a través de la Asociación de Parkinson de Israel para proporcionar conocimiento, conciencia e investigación basada en el país».

El nuevo sitio web del centro   invita a los familiares de primer grado de los pacientes con Parkinson genético a registrarse, lo que ayuda a los investigadores a desarrollar un sistema de puntuación para el riesgo y la aparición esperada de los síntomas.

“En los próximos 10 años, esperamos tener decenas de miles registrados y seguirlos de forma prospectiva”, dice Giladi.

“Por ahora, estamos sugiriendo cómo modificar su estilo de vida para reducir el riesgo. El ejercicio reduce el riesgo en un 30 por ciento. Una buena noche de sueño, un mejor estado de ánimo y una dieta mediterránea tienen un impacto”, dice. “En el futuro, esperamos ofrecer una vacuna u otra intervención para protegerlos de una mayor progresión. Algunos genes reducen el riesgo de enfermedad de Parkinson y, si podemos identificarlos, podemos desarrollar fármacos que utilicen la misma proteína».

Giladi dice que unas 150 startups israelíes están desarrollando tecnologías para ayudar a prevenir, detener o incluso curar el Parkinson. El Centro Aufzien también tiene estrechos vínculos con la Fundación Michael J. Fox para la Investigación del Parkinson en los Estados Unidos.

El 29 de abril, el Centro Aufzien se asociará en la primera Conferencia (virtual) de Israel Parkinson, que reunirá a empresas emergentes, investigadores, médicos, terapeutas de salud aliados y pacientes y familias para actividades terapéuticas y actualizaciones científicas.

La droga de la dopamina

“La enfermedad de Parkinson se define por la degeneración de las neuronas productoras de dopamina. Ese es el sello patológico”, dice el Dr. Claude Brodski, un renombrado investigador de Parkinson en la Universidad Ben-Gurion del Negev.

“Durante muchos años, he estado interesado en el desarrollo embrionario de las células nerviosas productoras de dopamina en el cerebro. Mi motivación fue impulsada por la suposición de que estudiar el origen y la historia de estas células nos ayudará a comprender mejor por qué las células productoras de dopamina degeneran en la enfermedad de Parkinson y cómo podemos prevenirla».

En noviembre pasado, su laboratorio publicó un artículo en la revista Brain que demuestra que las proteínas morfogenéticas óseas (BMP) previenen la degeneración de las neuronas productoras de dopamina en modelos animales con enfermedad de Parkinson. Esto indica la posibilidad de que las BMP puedan ser nuevos candidatos a fármacos para la enfermedad de Parkinson.

“En la enfermedad de Parkinson, hay muchos medicamentos que tratan los síntomas, pero ningún medicamento que modifique la enfermedad”, le dice Brodski a ISRAEL21c.

«Basándonos en nuestros hallazgos en estos modelos animales de que las BMP podrían detener la progresión de la neurodegeneración, estamos trabajando arduamente para acercarlo a la clínica».

Predecir el Parkinson

Por qué Israel se está convirtiendo en un centro para la investigación del Parkinson
El laboratorio de interfaces neuronales de la Universidad de Bar-Ilan incluye a Ayala Matzner, Yuval El-Hanany y el profesor Izhar Bar-Gad. Foto cortesía de BIU

En junio pasado, un equipo de neurocientíficos de la Universidad de Bar-Ilan fue uno de los cuatro ganadores del concurso de datos de la Fundación Michael J. Fox y Sage Bionetworks BEAT-PD que buscaban nuevos métodos para predecir la gravedad de la enfermedad de Parkinson.

El profesor Izhar Bar-Gad y su laboratorio de interfaces neuronales abordaron el problema aplicando métodos de procesamiento de señales a los datos de los sensores de relojes inteligentes y teléfonos inteligentes. Luego, los resultados se utilizaron en modelos de aprendizaje automático para tener en cuenta las características específicas del paciente.

El objetivo a largo plazo del laboratorio es utilizar la interacción entre los sistemas computarizados y el sistema nervioso central para comprender mejor los trastornos neuronales y crear tratamientos electrofisiológicos para los síntomas.

En el laboratorio de electrofisiología de la Universidad de Haifa dirigido por Shani Stern, se utiliza la tecnología de células madre pluripotentes inducidas (iPSC) para crear líneas de células neuronales derivadas de pacientes con Parkinson genético y no genético.

Por qué Israel se está convirtiendo en un centro para la investigación del Parkinson
El Dr. Shani Stern de la Universidad de Haifa, tercero desde la izquierda, con los estudiantes de investigación Ritu Nayak, Utkarsh Tripathi e Idan Rosh. Foto cortesía de Shani Stern

Al observar estas células nerviosas a medida que se desarrollan y envejecen, el equipo busca rasgos comunes de diferentes tipos de enfermedad de Parkinson, así como las funciones de varios genes en el proceso.

Stern ha visto cambios patológicos, como una reducción en la conectividad sináptica entre neuronas, que ocurren antes de que un paciente muestre síntomas.

«Los pacientes con enfermedad de Parkinson tienen una muerte celular neuronal grave que es más específica de las áreas del cerebro que están compactadas con neuronas dopaminérgicas», dice.

Stern está desarrollando estructuras 3D que se asemejan a una de estas áreas del cerebro como una plataforma novedosa para probar posibles tratamientos, como los moduladores del receptor de dopamina.

Su objetivo es construir un algoritmo que pueda predecir el inicio y la gravedad de la enfermedad en la etapa presintomática.

Imágenes mentales

Amit Abraham, del departamento de fisioterapia de la Universidad de Ariel, tiene un nuevo laboratorio de imágenes mentales y potencial humano encarnado que estudia cómo diferentes tipos de imágenes mentales ayudan a rehabilitar a pacientes con una variedad de condiciones físicas y mejoran el rendimiento de bailarines y atletas.

“Para la rehabilitación de la enfermedad de Parkinson, las imágenes mentales son una herramienta innovadora y prometedora”, le dice a ISRAEL21c.

“El Parkinson es una afección multifacética conocida principalmente por causar lentitud de movimiento, rigidez, disfunciones del equilibrio y temblores en reposo. Pero alrededor del 60 por ciento también tiene déficits sensoriales y cognitivos de los que se habla menos. Pensamos que las imágenes mentales abordarían estos déficits además de los motores”, le dice a ISRAEL21c .

Durante su posdoctorado en la Facultad de Medicina de la Universidad de Emory, Abraham desarrolló una intervención piloto para personas con enfermedad de Parkinson basada en el método Franklin de imágenes neurocognitivas dinámicas. Su objetivo era corregir las representaciones mentales distorsionadas del cuerpo que pueden empeorar los déficits motores y cognitivos.

Por qué Israel se está convirtiendo en un centro para la investigación del Parkinson
Por qué Israel se está convirtiendo en un centro para la investigación del Parkinson 1

“Me concentré en la pelvis, la columna y las extremidades inferiores”, dijo Abraham. “Durante dos semanas, cinco sesiones por semana durante dos horas al día, las personas con la enfermedad de Parkinson realizaron un protocolo dinámico de imágenes neurocognitivas que incluía movimiento e imágenes. Mostramos una amplia gama de efectos beneficiosos tanto para los síntomas motores como para los no motores».

Los resultados se publicaron en Neural Plasticity en 2018 y en Complementary Therapies in Medicine en 2019. Abraham ahora está trabajando en el desarrollo de un conjunto de protocolos.

Mientras tanto, el investigador de Bar-Ilan Adam Zaidel está estudiando cómo los dispositivos de aumento sensorial o el reentrenamiento sensorial pueden ayudar a los pacientes de Parkinson a superar su percepción visual deteriorada del auto-movimiento.

FuenteIsrael21c

Lo último