Una promesa y un Sefer Torá, 72 años después

Una promesa y un Sefer Torá, 72 años después
Hace 72 años, un judío polaco le entregó a su vecino un Sefer Torá, poco antes de que los alemanes se lo llevaran a Treblinka. El vecino y sus hijos lo mantuvieron oculto y ahora el Sefer Torá llegó a Israel.

En el otoño de 1942, en la pequeña aldea polaca Józefów un hombre golpeó la puerta de su vecino no-judío. “Yo sé que en las próximas horas los alemanes realizarán una redada y nos enviarán a un campo de concentración. Te entrego un libro que es muy importante para el pueblo judío, y te pido que lo guardes hasta que yo regrese”, le dijo a su sorprendido vecino.
“Si no regreso”, agregó, “por favor entrégale este libro a cualquier judío”.
El vecino polaco prometió cumplir con su pedido. Él y sus hijos escondieron el Sefer Torá – que era grande y pesado – en el sótano de la casa donde vivían. El judío, que fue enviado a Treblinka, nunca regresó.
Al finalizar la guerra, cuando la familia polaca entendió que su vecino había sido asesinado y ya no volvería, decidió continuar guardando en secreto la existencia del libro, por temor a reacciones hostiles de sus propios vecinos. Además, el gobierno de entonces había prohibido conservar bienes de valor que se les había quitado a los judíos.
El Sefer Torá permaneció en el sótano durante 72 años, escondido por los hijos de aquel vecino polaco, mucho tiempo después de su fallecimiento. Uno de sus hijos, un agricultor, también temía que se descubriera qué guardaba en su sótano, pero recordaba bien que su padre le dijo que debía entregarlo únicamente a un judío.
Hace un tiempo se enteró que un judío estaba llegando al pueblo y decidió cumplir con el pedido que les hiciera su vecino antes de ser llevado a la muerte. El hombre se reunió con estudiantes de la Universidad de Varsovia que forman parte de una fundación llamada “Desde las Profundidades”, presidida por Jonathan Daniels. Los miembros de esta fundación se dedican a tratar de encontrar lápidas y fosas comunes de judíos en Polonia.
Los estudiantes llegaron junto con Daniels a la casa en Józefów, donde recibieron el libro. Daniels abrió con muchísimo cuidado el Sefer Torá, para descubrir algunas partes se habían deteriorado.
Ayer, Daniels llegó a Israel trayendo el Sefer Torá. “No tengo dudas de que se podrá reparar”, dijo Daniels, quien declaró que una vez que sea restaurado, el Sefer Torá será ingresado en la sinagoga de la Knesset, el Parlamento de Israel.
Fuente: Itongadol

Últimas noticias