jueves, mayo 28, 2020
Inicio Judíos La historia de Ohad Navon un mochilero israelí perdido en la amazonia...

La historia de Ohad Navon un mochilero israelí perdido en la amazonia boliviana

Mientras Israel transporta por avión a sus mochileros varados en medio de una pandemia, un israelí hambriento encuentra su camino a casa, esta es la historia de Ohad Navon un viajero que pasó 3 años en el extranjero.

Cuando Ohad Navon, de 26 años, se dirigió a la selva amazónica en Bolivia el mes pasado, lo último que pensó fue en el coronavirus.

Claro, el mochilero israelí y bloguero de viajes sabía que el virus había detenido los viajes aéreos en gran parte del mundo, que estaba devastando el norte de Italia después de azotar a Wuhan y convertir el crucero Diamond Princess en un escena de terror muy vigilado. Sabía que estaba llevando gradualmente a Israel a un encierro cuando surgieron sus primeros casos. Pero él estaba en la soleada América del Sur, y la selva lo atraía.

“Nadie mencionó la palabra ‘corona [virus]’ en absoluto [en Bolivia]. Nos sentimos mucho más seguros en Sudamérica que en Israel porque simplemente no había personas enfermas”, dijo Navon.

En sus tres años de viaje, Navon, un ex oficial de las FDI que usa el apodo de «Ohad the Nomad» en su blog , ha visitado Australia, Nueva Zelanda y Papua Nueva Guinea; hizo una para y acampó a través de Japón y lanzó una tienda de campaña en Tokio; se afeitó la cabeza en un monasterio tibetano durante cinco días de silencio; pasó seis meses en África, incluso en el Congo y Uganda; en Marruecos, fue arrestado coco tiempo por fotografiar la casa de infancia de su padre; haciendo una parada a través de Alaska y Canadá, no durmió en una cama durante tres meses y se unió a un jubilado de 80 años que vivía en una casa rodante; saltó a un crucero a la Antártida, acampó en la Patagonia violentamente azotada por el viento, estuvo en Brasil y la Isla de Pascua, y recorrió en bicicleta Paraguay hasta que se vio afectado por un brote de dengue.

Lo que lo llevó a Sudamérica, dijo, fue tanto el atractivo de la Antártida, accesible en barco desde su extremo sur, como su deseo de hacer un recorrido de supervivencia por la selva amazónica.

Ohad Navon, 26 años, en la Amazonía boliviana
Ohad Navon, 26 años, en la Amazonía boliviana (cortesía)

Junto con dos soldados de las FDI recientemente dados de alta que había conocido en su hostal boliviano ese día, contrataron a un guía local, José («Tarzán») para sus amigos, y salieron el 11 de marzo con nada más que un machete, mosquitero, teléfono satelital y equipos de fotografía.

“Lo convencimos [al guía] de ingresar a un área donde no había estado durante 15 años y navegar en el bosque bajo el sol. Es una selva tropical, y en el momento en que hay una nube, no puedes navegar”, dijo Navon.

Dijo; El plan era caminar durante siete días en un área remota hasta llegar a un río, donde construiríamos una balsa y navegarían durante otros tres o cuatro días de regreso a la ciudad.

“Vinimos por una aventura, estábamos preparados para que fuera en el viaje de nuestras vidas”, dijo Navon.

Pero después de seis días, Navon comenzó a sospechar que estaban perdidos.

Perdido en el amazonas

“Sabes de forma intuitiva y lo sientes, pero el guía dice: ‘Sí, sí, todo está bien’ pero [no lo es]. Sentí intuitivamente que estábamos perdidos. Y realmente no vimos signos de un gran río”, dijo.

Finalmente, Navon decidió encender el GPS en su teléfono satelital para verificar la ruta.

«Vi que durante los últimos seis días, simplemente fuimos en la dirección equivocada», dijo, y agregó que fue una semana de caminata hacia su río de destino.

La historia de Ohad Navon un mochilero israelí perdido en la amazonia boliviana
Cena en la selva amazónica (cortesía: Ohad Navon)

En los primeros dos días, los cuatro habían compartido entre ellos trozos de pescado y medio, algo de fruta arrancada de la selva, la mayor parte podrida. No habían comido nada en los últimos cuatro días. Se habían quedado sin agua 24 horas antes. La humedad era insoportable. Mientras caminaban durante siete u ocho horas al día con solo machetes.

Luego, “Nos quedamos atrapados en un gran pantano. No importaba en qué dirección íbamos, solo había pantano. Vas dos horas al norte – bam, pantano. Este, sur, dos horas en cada dirección: bam, pantano. Estábamos exhaustos, nuestras bolsas [pesadas] en nuestras espaldas”.

Y con el hambre y la sed, dijo, su control sobre la realidad comenzó a fallar.

“Después de cuatro días de eso [sin comida], todos comenzamos a alucinar. Nos imaginamos que estábamos en casa, lo describiría como sentir que realmente estaba en mi casa, abrazando a mi madre y llorando. Estábamos en un estado extremo, física y emocionalmente».

La historia de Ohad Navon un mochilero israelí perdido en la amazonia boliviana
Ohad Navon (derecha) en la Amazonía boliviana (cortesía)

Después de pasar unas 10 horas sin éxito tratando de salir de los pantanos, Navon encendió su teléfono satelital y envió un SOS.

Pero no parecía haber una señal.

Hambrientos, sudando, deshidratados, aturdidos y temerosos, se fueron a dormir.

Fuera del bosque

Por la mañana lograron contactar al equipo de rescate de la agencia del guía. Pero tal como lo hicieron, «Tarzán el guía encontró una ruta de salida», dijo Navon.

“Salimos del pantano y encontramos un poco de agua, algo de comida, palmitos y pastos. Recogimos algunos hongos. No nos llenamos, pero llegamos a un punto en el que no estábamos en peligro, luego seguimos caminando hasta el noveno día».

Navon canceló el SOS. Pero decidió mantener su teléfono satelital encendido y les dijo a los equipos de rescate bolivianos que los vigilaran, por si acaso.

El día nueve, el 19 de marzo, llegaron a un río, un río diferente del que habían planeado visitar, pero que también los conduciría de regreso a la ciudad.

Mientras reunían suministros para construir una balsa, fueron sorprendidos por gritos que emergían de la jungla. Su guía fue a investigar, diciéndoles que podrían ser cazadores o miembros de tribus locales.

«De repente vemos a cuatro guías, un equipo de rescate, de la misma compañía que contratamos a Tarzán», dijo Navon. «Nos dijeron, en estado de shock: ¡Escuchen!, el coronavirus se ha propagado en Bolivia. Cincuenta personas están muertas. Y tus padres nos enviaron a rescatarte, porque mañana por la noche, Bolivia está cerrando sus fronteras y no habrá vuelos por un mes por lo menos. Necesitas salir y tomar el último vuelo desde Bolivia’”.

Los israelíes creyeron que estaban siendo engañados. En realidad, el número de muertes confirmadas por el virus fue menor (hasta el 6 de abril, son 11 personas), pero la cuarentena y los cierres de fronteras no fue una broma.

«Nueve días antes, cuando estábamos en la ciudad, en la civilización, nadie pronunció la palabra coronavirus», explicó Navon.

«Desde el pobre español que hablamos, respondimos: ‘No, no, estás bromeando, tenemos que construir una balsa'», dijo Navon. Continuaron insistiendo hasta que se hizo evidente que los guías no estaban bromeando.

Durante las siguientes cinco horas, caminaron furiosamente por el Amazonas. Un posterior viaje en bote de cuatro horas los llevó de regreso a su albergue.

Los tres turistas israelíes hambrientos lograron llegar a una pizzería cercana, el único restaurante abierto, y luego planearon su ruta de salida: dos vuelos nacionales a la ciudad boliviana de Santa Cruz, desde allí un vuelo a Panamá, de Panamá a Nueva York, y Nueva York a Tel Aviv. A primera hora de la mañana, con el reloj marcando el cierre de los cielos para viajes internacionales, subieron a un avión.

 ¿El último vuelo que sale de Bolivia?

En Santa Cruz, los tres israelíes tuvieron que esperar 10 horas antes de su conexión con Panamá, por lo que decidieron entrar a un restaurante del aeropuerto para comer una comida muy esperada.

“Tres horas antes del vuelo llegamos al check-in y no vimos a nadie. Hicimos algo de ruido y nos dijeron: ‘¿De qué estás hablando? El vuelo ya partió. El vuelo salió hace media hora. Lo perdiste. Este fue el último vuelo que salió de Bolivia durante el próximo mes o dos meses’”.

Nadie les había dicho.

«No hubo más vuelos… Bolivia cerró sus puertas», dijo Navon, y agregó que pensaban tomar un taxi a la frontera con Brasil. Pero las fronteras terrestres también estaban cerradas.

Durmieron en el aeropuerto, luego encontraron un Airbnb y contactaron a la embajada israelí en Brasil (no hay misión diplomática en Bolivia).

En ese momento, Israel había comenzado a transportar por avión a cientos de mochileros israelíes varados por la pandemia en su país, incluso desde Perú. Según el Ministerio de Relaciones Exteriores, más de 1.800 viajeros israelíes que buscan regresar al país permanecen en el extranjero hasta el lunes, la mayoría de ellos en Australia, Tailandia, Nueva Zelanda y Argentina.

La historia de Ohad Navon un mochilero israelí perdido en la amazonia boliviana
Los trabajadores municipales desinfectan las calles de La Paz, Bolivia, el 4 de abril de 2020 como medida preventiva para frenar la propagación del nuevo coronavirus, COVID-19. 
(Foto por Aizar RALDES / AFP)

Sus amigos, dijo Navon, confiaban en que encontrarían el camino a casa.

Pero él era «de poca fe».

El regreso a casa

Sin embargo, días después, con la intervención del gobierno israelí, los tres fueron trasladados en un avión de carga militar boliviano a Brasil el 26 de marzo, junto con los otros 20-25 israelíes que quedaron en el país, dijo.

Desde allí, volaron a Tel Aviv a través de Londres en un vuelo organizado por el Ministerio de Relaciones Exteriores, que también fue anfitrión de turistas australianos y singapurenses que se dirigían a casa.

En los últimos tres años, Navon dijo que visitó Israel muy unas pocas veces, incluso para asistir un semestre a la universidad Technion antes de dejar de viajar nuevamente.

Aunque los patrocinios que le permiten viajar se han agotado a medida que la industria del turismo sufre un éxito mundial, él está convencido de que viajará nuevamente cuando el virus desaparezca.

Pero por ahora, habiendo planeado visitar Israel solo en septiembre, el regreso a casa es bienvenido, aunque inesperado, respiro.

«No es fácil admitirlo, pero me quebré un poco», dijo, sobre su experiencia en la amazonia.

La historia de Ohad Navon un mochilero israelí perdido en la amazonia boliviana
Ohad Navon (derecha) llega a casa en Tel Aviv el 28 de marzo de 2020 (cortesía)

«El coronavirus me trajo a casa», agregó, hablando desde la cuarentena de su casa en Ness Tziona la semana pasada.

(Y se siente bien).

FuenteTOI

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Ultimas Entradas

En medio de la pandemia, los grupos judíos se vuelven creativos para las festividades de Shavuot

Cuando el esposo de la ejecutiva de Facebook, Sheryl Sandberg, Dave Goldberg, murió repentinamente durante unas vacaciones de 2015 en México, Sandberg encontró consuelo en...

Los Presidentes de Colombia y Argentina llaman para felicitar a Netanyahu

El primer ministro Benjamin Netanyahu habló con el presidente colombiano Iván Duque y el presidente argentino Alberto Fernández, quienes lo llamaron para...

El presidente de Irán ordena la implementación de una ley que prohíbe todo uso de tecnología israelí

El presidente iraní, Hassan Rouhani, emitió el martes una orden ejecutiva que requiere la implementación de una ley aprobada la semana pasada que prohíbe cualquier...

Científicos israelíes desarrollan desinfectante que destruye el corona y se mantiene activo

Los ingenieros químicos del Instituto de Tecnología Technion-Israel dicen que han desarrollado desinfectantes inteligentes que destruyen el mecanismo de infección por coronavirus y permanecen activos...

Israel proporcionará protección para la inversión tecnológica institucional

Israel aprobó el martes planes para proporcionar una red de seguridad para los inversores institucionales que participan en rondas de financiación en etapa tardía por...