Cómo la retirada de las escrituras judías de Turquía empañó la operación de rescate de Israel

Los voluntarios de la ZAKA se llevaron y exhibieron dos rollos de Ester que, según se dice, tienen décadas de antigüedad, lo que desató frenéticas acusaciones de "robo arqueológico" en los medios de comunicación turcos.

Tras el trágico terremoto que el mes pasado se cobró la vida de más de 50.000 personas en Turquía y partes de Siria, países de toda la conflictiva región y de fuera de ella enviaron inmediatamente equipos de rescate que sacaron a cientos de personas de entre los escombros y ayudaron a miles más.

Israel, que mantiene una complicada relación con Turquía bajo el liderazgo de Recep Tayyip Erdoğan y su partido islamista AKP, envió un equipo de rescate de 405 personas, la segunda delegación más numerosa de cualquier país, solo por detrás de Azerbaiyán. Los israelíes salvaron al menos 19 vidas en Turquía antes de regresar a su país el 13 de febrero.

Pero lo que debería haber sido un acto de buena vecindad que trasciende ideologías y políticas se vio empañado por las acciones de un puñado de rescatadores que se llevaron a Israel sin permiso dos fragmentos de las escrituras que habían encontrado en una sinagoga en ruinas. Cuando se corrió la voz en Turquía, los principales medios de comunicación turcos calificaron sus acciones de robo arqueológico.

Los Rollos de Ester -copias del Libro de Ester, que narra la historia de la salvación de los judíos en el Imperio Persa cuando estaban amenazados hace unos 2.500 años- fueron devueltos a Turquía y entregados a su rabinato días después de su llegada a Israel. Cuando llegó Purim, la fiesta judía que celebra esa salvación, los pergaminos ya estaban de vuelta en suelo turco.

Pero en Turquía, «todo el asunto dio a las partes interesadas la oportunidad perfecta para decir que los israelíes realmente vinieron aquí sólo para robar», dijo Hay Eytan Cohen Yanarocak, investigador del Centro Moshe Dayan de Estudios de Oriente Medio y África de la Universidad de Tel Aviv y experto en política y sociedad turcas contemporáneas.

Cohen Yanarocak, que ha seguido de cerca el asunto, lo atribuye a un malentendido cultural exacerbado por la sensibilidad turca hacia los vastos tesoros arqueológicos del país, y quizá a un trasfondo de recelo hacia Israel.

Todo empezó cuando un habitante de Antakya entregó los pergaminos a un voluntario israelí de ZAKA, una organización de ayuda de emergencia con sede en Jerusalén, para que los custodiara tras la destrucción de la sinagoga local. Saúl Cenudioğlu, líder durante muchos años de la comunidad judía del sur de la ciudad, y su esposa Fortuna fueron algunas de las muchas víctimas del terremoto.

Chaim Otmazgin, voluntario de ZAKA, sostiene uno de los pergaminos traídos de Turquía a Israel el 13 de febrero de 2023.
Chaim Otmazgin, voluntario de ZAKA, sostiene uno de los pergaminos traídos de Turquía a Israel el 13 de febrero de 2023. (ZAKA)

«Los pergaminos encontrados tenían quizá unas décadas. Desde luego, no eran un artefacto arqueológico: el tipo de cosa que uno encontraría y compraría en una tienda de judaica en Nueva York», dijo Cohen Yanarocak.

Pero Turquía, cuna de múltiples imperios a lo largo de milenios, no es como Nueva York, y la importancia que la población local y sus funcionarios conceden al valioso patrimonio cultural del país es enorme, afirma Cohen Yanarocak.

«Cuando los medios de comunicación y las autoridades turcas se enteraron por los medios israelíes de que se habían llevado pergaminos, ese término, ‘pergamino’, fue un detonante que anunciaba el robo arqueológico. Para empeorar las cosas, por extranjeros. Para empeorar aún más las cosas, por israelíes al margen de una tragedia nacional. Explotó en los medios de comunicación y en las redes sociales», explicó Cohen Yanarocak.

Millî Gazete, una publicación proislamista, publicó los pergaminos en su portada, con una foto de ellos en manos de «un sionista», como describía el pie de foto del voluntario de la ZAKA Chaim Otmazgin, que sostenía los pergaminos para una foto. TGRT Haber, una de las principales cadenas de televisión, también emitió varios artículos sobre la retirada de los pergaminos y, más tarde, sobre su devolución. En el Twitter turco, la palabra «pergamino» en turco fue brevemente la más comentada.

Tras la protesta, un rabino israelí devolvió los pergaminos a Turquía. Las autoridades turcas examinaron los pergaminos en el rabinato de Estambul y dieron el visto bueno el 20 de febrero, prometiendo que los pergaminos volverían a la sinagoga de Antakya una vez renovada.

«Todo se resolvió con bastante rapidez y a satisfacción de todos, pero es una pena que un malentendido cultural fácilmente evitable acabara ensombreciendo un momento importante de destino compartido», concluyó Cohen Yanarocak.

Te Puede Interesar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo Último