Israel cierra sus fronteras, incluso para sus ciudadanos e inmigrantes, en un esfuerzo por frenar el COVID-19

Incluso cuando Israel se ha convertido en el país que vacuna más rápido del mundo, su ritmo de nuevos casos de COVID-19 también ha establecido récords.

Ahora, en un esfuerzo desesperado por controlar el brote, el país está dando el paso sin precedentes de bloquear por completo sus fronteras.

El aeropuerto Ben Gurion se ha cerrado a prácticamente todo el tráfico en ambas direcciones. Desde marzo, los ciudadanos pueden viajar libremente siempre que sigan las reglas de cuarentena al ingresar, pero ahora ni siquiera ellos pueden ingresar o salir del país. (Los no ciudadanos han sido excluidos en gran medida, aunque un mosaico de exenciones ha permitido que algunos ingresen).

Incluso los nuevos inmigrantes, que han seguido llegando durante la pandemia a pesar de los límites de entrada de no ciudadanos, tendrán que esperar hasta que termine el cierre para viajar al país.

El aeropuerto permanecerá cerrado durante una semana, anunció el gobierno el domingo. No está claro exactamente qué impacto tendrá la prohibición de viajar en las infecciones porque ya hay muchos casos en Israel. Pero los nuevos viajes sin visado como consecuencia de la normalización con varias naciones árabes han demostrado ser un vector de enfermedades, y según los informes, un viajero infectó a 180 israelíes a su regreso de los Emiratos Árabes Unidos. El cierre permite detener ese viaje sin revertir los términos de esos acuerdos.

FuenteJTA

Últimas noticias