Las nuevas comunidades del desierto de Negev tienen como objetivo fortalecer la vida judía en el sur de Israel

“Desde mi punto de vista, esto es lo más importante que ha hecho este gobierno hasta ahora”, dijo Yishai Merling, jefe de la División de Asentamientos de la Organización Sionista Mundial.

El gobierno de Israel aprobó 13 nuevas comunidades en la región sur de Negev, donde la proliferación de campamentos beduinos no regulados ha crecido a tales dimensiones que algunos israelíes lo llaman una amenaza a la seguridad nacional. El gobierno espera que las nuevas ciudades, aprobadas en los últimos meses, controlen la ocupación ilegal de beduinos y fortalezcan la soberanía israelí en la región.

Aprobó planes para Kasif, diseñada como una ciudad ultraortodoxa de 100.000 habitantes, en el noreste del Negev; Telah, una ciudad de 20.000 habitantes en el noroeste de la región; y Nitzana para 2.200 familias en el suroeste a lo largo de la frontera con Egipto. También aprobó cinco nuevas comunidades a lo largo de la Carretera 31 entre Arad y Beersheva, denominadas colectivamente Mevo’ot Arad, o “la Región de Arad”; y cinco adicionales a lo largo de la Carretera 25 entre Beersheva y Dimona. El 10 de marzo, el gobierno también aprobó un plan para desarrollar una ciudad, Ir Ovot, en Arava, un área del Valle del Jordán al sur del Mar Muerto.

“Contra todo pronóstico, aprobamos decisiones del gobierno para establecer 13 asentamientos en el Negev y uno en Arava”, publicó la ministra del Interior de Israel, Ayelet Shaked, en un tuit de celebración el 10 de abril junto con un video de ella chocando vasos con el ministro de Vivienda y Construcción. Zeev Elkin. Elkin afirmó en el video: “Tuvimos éxito contra viento y marea”.

Las cinco áreas que componen Mevo’ot Arad son las más importantes a «nivel estratégico, nacionalista, sionista y regional», dijo a JNS Yishai Merling, jefe de la División de Asentamientos de la Organización Sionista Mundial. La División de Asentamientos es el organismo del gobierno israelí que maneja el desarrollo de las ciudades en el Negev, Galilea, Judea y Samaria, y el Golán.

“Desde el momento en que ingresé a la División de Asentamientos, vi mi tarea número 1, sin lugar a dudas, como Mevo’ot Arad. En mi opinión, esto es lo más importante que ha hecho este gobierno hasta ahora”, dijo, y agregó que la última vez que el gobierno hizo algo “tan grande” fue en 1982 cuando estableció una gran cantidad de comunidades judías en un corto período de tiempo. tiempo en Galilea.

Las nuevas comunidades del desierto de Negev tienen como objetivo fortalecer la vida judía en el sur de Israel
Yishai Merling (tercero desde la izquierda) con otros miembros del equipo de la División de Asentamientos de la Organización Sionista Mundial en el Negev. Crédito: Cortesía.

Mevo’ot Arad es importante, dice Merling, porque 1) desarrolla la presencia judía en un área estratégica, de forma aproximadamente rectangular, entre Beersheva y Arad en el sur y Hebrón y Lachish en el norte; y 2) refuerza la soberanía israelí alrededor de Arad, que dice que se está convirtiendo rápidamente en un campamento beduino gigante. A lo largo de la autopista 31 desde Shokat Junction hacia el este hasta Tel Arad, una distancia de unas 16 millas, “podemos ver a los beduinos tomando el control total de la región. A vista de pájaro, el lugar está lleno de campamentos ilegales de beduinos”.

Merling dijo que los beduinos recurrieron a la violencia a lo largo de la autopista 31, provocando disturbios y derribando postes de luz. “Los judíos se han visto obligados a viajar en convoyes protegidos solo para llegar a casa”, dijo.

“Esos cinco asentamientos de Mevo’ot Arad ayudarán a establecer la continuidad territorial entre Arad y Beersheba”, dijo. “Descubrimos que donde hay asentamientos sólidos y agricultura, hay seguridad”.

‘Esta zona no va a quedar en el vacío’

Las nuevas comunidades de Negev no están exentas de controversia. El personal profesional de la división de planificación del propio ministerio de Shaked ha expresado su oposición, que está en contra del desarrollo a lo largo de la Carretera 25. El personal del Ministerio de Finanzas de Israel, dirigido por Avigdor Lieberman, que apoya el plan, también ha expresado su oposición. El personal del Ministerio de Finanzas argumenta que las nuevas comunidades son demasiado caras. La división de planificación del Ministerio del Interior argumenta que debilitarán los existentes, atrayendo a los ciudadanos de los pueblos más antiguos a los más nuevos con mejor infraestructura.

“Todos miran esto desde su propio ángulo estrecho”, dijo Merling. “Tienes que entender lo que está pasando sobre el terreno. Cada día se construye una nueva casa [beduina]. Esta área no va a quedar en un vacío. O habrá dispersión de beduinos o habrá asentamientos judíos”.

En efecto, dado el tiempo que puede tomar pasar de la etapa de planificación a la de construcción (Merling estima de cinco a siete años), el gobierno ha incluido en su decisión la posibilidad de establecer “campamentos temporales” en las áreas donde se instalarán las comunidades. establecido con el fin de adelantarse a una toma de posesión beduina.

La ministra de Protección Ambiental de Israel, Tamar Zandberg, del Partido Meretz de izquierda, también se opuso al nuevo plan. En un acalorado intercambio con el ministro de Justicia israelí, Gideon Sa’ar, del derechista Partido Nueva Esperanza, en una reunión de gabinete el 27 de marzo, en la que el gobierno decidió hacer avanzar a Mevo’ot Arad, Zandberg calificó los asentamientos de «destructivos». Sa’ar acusó a Zandberg de ser «odioso» con el asentamiento judío.

Zandberg tuiteó más tarde ese día que “el frenesí de establecer asentamientos derrochadores en tierras y recursos no fortalecerá al Néguev, sino que lo debilitará. Competirá por una población fuerte con las ciudades existentes. Costará mucho más precisamente en una era de crisis del costo de vida y de la vivienda, y dañará los espacios abiertos y los sistemas naturales en una era de crisis climática”.

Naomi Kahn, directora de la división internacional de la ONG Regavim, le dijo a JNS que Zandberg está siendo selectiva con su enojo y señaló que la ministra no protestó cuando el gobierno decidió anteriormente establecer tres comunidades dedicadas a los beduinos (una cuarta ciudad beduina será construido como uno de los cinco que se establecerán en la ruta 25). “Parece que en la mente de Zandberg, solo los asentamientos judíos dañarán el medio ambiente”, dijo.

“Hay una crisis de vivienda masiva en el Estado de Israel”, dijo Kahn. “El gobierno israelí ha invertido miles de millones en la reubicación de secciones importantes del ejército en el Negev. Las personas necesitan un lugar para vivir si esperas que trabajen allí”.

Los tres mayores problemas en el pasado fueron que los beduinos recibieron tierras gratis en una nueva ciudad, pero continuaron viviendo en sus propiedades ilegales, a pesar de aceptar mudarse a la ciudad. Eso llevó a un segundo problema en el que la ciudad estaría plagada de grandes espacios vacíos reclamados por propietarios no residentes. Finalmente, Israel legalizó los asentamientos ilegales, incentivando a los beduinos a quedarse y esperar al gobierno.

Kahn dijo que Regavim ha desarrollado un enfoque por etapas para garantizar que los beduinos se trasladen a las nuevas ciudades.

“La Corte Suprema dictaminó que los beduinos son una minoría protegida y, por lo tanto, se les permite construir todas sus comunidades para ayudarlos a proteger su cultura social, histórica y religiosa única”, dijo. “Solo queremos asegurarnos de que las reservas de tierra que se utilizan para crear estas comunidades se utilicen adecuadamente”.

ViaJNS

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo más reciente