Netanyahu: No habrá dictadura ni Estado halájico

El Primer Ministro en el "debate de las 40 firmas" convocado por la oposición en la Knesset: Hay una forma de rebajar las llamas, empezar a hablar.

El Primer Ministro Benjamín Netanyahu respondió a las afirmaciones de la oposición en el debate de las 40 firmas celebrado en la Knesset el lunes por la noche sobre el tema de las reformas judiciales propuestas por el gobierno.

Netanyahu comenzó su discurso expresando sus condolencias a la familia de los hermanos asesinados ayer domingo en un atentado terrorista a tiros en Samaria.

«Me gustaría enviar mis condolencias desde el fondo de mi corazón a la familia Yaniv de Har Bracha, por el asesinato de sus hijos y hermanos Hillel y Yagel. Ambos eran estudiantes hesder, amantes del pueblo, amantes del país, amantes de la tierra. La sal de la tierra. Nada es más terrible para los padres que ser informados de la muerte de sus hijos», comenzó Netanyahu.

El primer ministro pidió a los civiles que no se tomaran la justicia por su mano: «Dios vengará su sangre, y nosotros vengaremos su sangre. Y cuando digo ‘nosotros’, me refiero exclusivamente a las fuerzas de defensa del Estado de Israel: las FDI y las fuerzas de seguridad. Ellos saben cómo hacerlo. Ellos lo hacen. Cuentan con todos los que ponen sus manos sobre nosotros’.

«Es sólo cuestión de tiempo, y no mucho, que atrapemos al asesino de Hillel y Yagel. Cuando ocurre un crimen tan horrible, cuando ocurre una atrocidad como el asesinato de dos chicos maravillosos, hermanos, a todo el mundo se le rompe el corazón, a todo el mundo le hierve la sangre de rabia».

Netanyahu afirmó que el actual Gobierno está «cambiando las reglas» de la lucha contra el terrorismo.

«Estamos trabajando contra el terrorismo a través de todos los medios a nuestra disposición”: frustrándolo, actividad operativa, castigo, y ahora legislación: una ley que deporta a las familias de los terroristas, y una ley que impone la pena de muerte para los terroristas – que son cosas que no existían antes de ahora.

«Al mismo tiempo, estamos normalizando asentamientos que han estado sin regular durante años. Estamos construyendo miles de viviendas adicionales, y estamos demostrando a nuestros enemigos que no nos desarraigarán de nuestra tierra. Y esta es nuestra respuesta al terrorismo: golpear a los terroristas y profundizar nuestras raíces en nuestro país».

Netanyahu condenó los disturbios e incendios provocados en el pueblo árabe de Huwara tras el mortal tiroteo de ayer: «Pero, de nuevo, éste es nuestro papel, el del gobierno y el de las fuerzas de seguridad. A pesar de las pasiones, no hay lugar para la anarquía, y no lo permitiremos. No aceptaremos una realidad en la que la gente «haga lo que es correcto a sus propios ojos»: incendiar casas, quemar coches y dañar deliberadamente a inocentes. Esto es exactamente lo que nuestros enemigos quieren ver: pérdida de control y un ciclo interminable de ‘sangre y fuego y columnas de humo'», dijo, citando la Hagadá de Pascua.

Pidió a la oposición que entablara negociaciones sobre las reformas judiciales previstas por el gobierno, declarando: «Miembros de la Knesset, he escuchado a Esti Yaniv, la madre de Hillel y Yagel. Esti y Shalom han enterrado hoy a sus queridos hijos. Esti dijo ayer, en el punto álgido de su dolor, y con una nobleza de espíritu incomparable: ‘Amamos al país, amamos al ejército y queremos la unidad’. Sé que una gran mayoría de ciudadanos israelíes están de acuerdo con estas conmovedoras palabras: amamos al Estado, amamos al ejército y queremos unidad».

«Miembros de la Knesset, digo esto tanto a los partidarios de la reforma [judicial] como a sus oponentes, y especialmente a todos los que se sientan en esta casa: Todos amamos al país. Este es nuestro único hogar. Hay una manera de rebajar las llamas que hierven en nuestro interior: empezar a hablar. Estoy convencido de que, con buena voluntad, podemos llegar a un acuerdo».

Netanyahu pidió a la Knesset que «escuche el grito» de la madre de los hermanos, «que nos llama desde lo más profundo de su alma para que hablemos y nos unamos.» «Escuchémosla», dijo. «Tengo claro que esto es posible».

«Aquí no habrá dictadura, no se acabará la democracia, no se arrasará el tribunal, no habrá un ‘Estado halájico’. No habrá ningún perjuicio para las personas LGBT, ni ninguna de esas otras tonterías», declaró Netanyahu.

Durante el debate, el líder de la oposición Yair Lapid atacó al gobierno, diciendo: «Si estáis en contra de la democracia liberal, estáis en contra del Estado de Israel. Si intentas destruir nuestra democracia, no te llames patriota».

«Si aprueban estas leyes, Israel dejará de ser una democracia y este lugar se convertirá en el ‘Parlamento húngaro'», dijo.

Dirigiéndose al primer ministro Netanyahu, dijo: «La democracia liberal no es sólo nuestro sistema de gobierno, es lo que somos. Por eso los manifestantes ondean la bandera israelí, cientos de miles de banderas israelíes. Por eso la bandera israelí es el símbolo de la resistencia a su gobierno».

Acusó a Netanyahu y a los promotores de las reformas judiciales de mentir sobre su disposición a negociar una solución a la crisis.

«‘Detengan está loca legislación. Tómense un tiempo. Acudiremos al presidente. Mientras tanto, pongan su gobierno en orden. Mantengan a los locos lejos de los centros de poder. Sobre todo: dejad de estafarnos. Volveremos a ser un solo pueblo», dijo Lapid.

Te Puede Interesar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo Último