La canción de un anuncio de una tienda de bocadillos israelí se ha convertido en un himno de fiesta nacional

La letra en hebreo del anuncio de una tienda de bocadillos israelí no parece el típico himno de discoteca israelí.

«Kebab, salchicha merguez, shakshuka / Las verduras y la cebolla siempre son interesantes… Ahora que has comido una baguette con alma/seguro que vuelves», dice la canción.

Pero «Omelette Bread in Netanya», la canción de un anuncio para una tienda del mismo nombre en la ciudad costera, se ha hecho viral en Israel, acumulando millones de visitas en TikTok y generando cientos de spin-offs, parodias y vídeos de reseñas de restaurantes. Suena en fiestas trance, bodas y en las cabezas de millones de personas que se desplazan por las redes sociales.

«Omelette bread» es una traducción directa, pero se refiere a un sándwich de tortilla, muy popular en Israel.

El propietario del quiosco, Vicky Ezra -el hombre que, si hemos de creer a la canción, «pone su amor en la baguette»- no siempre fue un entendido en sándwiches. Antes de enfermar de COVID-19 durante la primera oleada de Israel en marzo de 2020, Ezra era un exitoso empresario inmobiliario. Ezra entró en coma inducido y solo recuperó la consciencia dos semanas y media después. Declaró al Canal 12 de Israel que estaba seguro de que iba a morir.

Durante su larga rehabilitación, le atormentaban las pesadillas y decidió que no podía volver a su antiguo negocio. Compró la modesta tienda como herencia para su hijo, Moriel.

La canción no se hizo tanto como una estratagema de marketing, sino más bien para hacer feliz a Ezra, según el reportaje del Canal 12, citando los antecedentes musicales de su familia.

En un clip compartido en la cuenta de TikTok de Omelette Bread -que se abrió a raíz de la canción y desde entonces ha cosechado más de medio millón de «me gusta»- el cantante, Avi Levy, dice que la melodía se escribió en 10 minutos. El vídeo termina con Levy diciendo en voz baja que espera que la popularidad de la canción atraiga a suficientes fans como para llenar el Anfiteatro de Cesarea, uno de los mayores lugares de actuación de Israel.

Lo que Levy no menciona es que «Omelette Bread in Netanya» es en realidad una versión de una canción griega, «To Diamerisma», de la leyenda del folk Vasilis Karras.

Levy no es el único que adapta canciones de artistas griegos, ya que este proceso ha sido un fenómeno en la música israelí al menos durante los últimos 60 años, según Yasmin Ishbi, redactora jefe de música de Galgalatz, la emisora musical más escuchada de Israel.

«Muchos de los éxitos de los años 70, 80 y 90 eran en realidad canciones griegas que pasaron por el giyur», explicó Ishbi a la Agencia Telegráfica Judía, refiriéndose al proceso de conversión judía. Citó a los iconos de la música Arik Einstein y Yehuda Poliker entre los cientos de músicos israelíes que rehicieron canciones griegas.

La comunidad judía griega es relativamente pequeña, ya que muchos judíos griegos fueron aniquilados durante el Holocausto, por lo que el impacto de la música griega en la música israelí, especialmente para los israelíes mizrahi, dijo Ishbi, es enorme. Las canciones griegas «llenaron el vacío» cultural de los primeros tiempos del país, antes de que Israel cultivara su propio estilo musical.

«Era más ligera que la música procedente de los países árabes y, como tenía un pie en Occidente y otro en Oriente, actuaba como puente entre los inmigrantes asquenazíes y los mizraíes», explica Ishbi. «Muchos [judíos mizrahi] se sentían avergonzados por la música que escuchaban tradicionalmente, como Umm Kulthum y Farid al-Atrash».

Tiene «todo el sentido» que «Omelet Bread in Netanya» se inspirara en una canción griega, dijo Ishbi, porque la «melodía es sencillamente muy buena».

«Lo encantador es que se hizo con cero intención de convertirse en viral», dijo. «Así que cuando lo ves, te ríes de ellos y de sus letras absurdas, pero también te ríes con ellos».

Te Puede Interesar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo Último