49 cisternas cuentan la historia de la destrucción del templo y mucho más

La red de túneles debajo del Monte del Templo ha sido objeto de mucho misterio y controversia, pero las cisternas, algunas de las cuales están vinculadas a fuentes bíblicas, son igualmente fascinantes.

Como un secreto bien guardado, las cisternas del Monte del Templo están cerradas a visitantes e investigadores. El Waqf musulmán los ha bloqueado y cerrado con candado. En la antigüedad, las cisternas refrescaban a los peregrinos que llegaban al Templo. Algunas funcionaron originalmente como tumbas de tiro o canteras en las que se tallaron piedras para construir el templo. Solo años después se llenaron de agua.

Según los cálculos de los arqueólogos, para llenar bolsas de cuero con 100 cubos (100.000 litros) de agua y transportarla desde el manantial de Gihon a 800 metros (2.624 pies) hasta la pequeña cisterna en el monte habría requerido al menos 1.300 viajes en burro. Pero la mayoría de las cisternas del monte son considerablemente más grandes, pueden contener miles de cubos de agua, y el agua fluía hacia ellas desde la distancia, principalmente a través de canales antiguos. El agua de lluvia, que fue absorbida por el suelo del Monte del Templo, también ayudó a llenar las cisternas. Las investigaciones apuntan a la existencia de 49 cisternas en el monte, así como 42 canales que llevaban agua hasta ellas. Algunos también sirvieron como escondites antes de la destrucción del Segundo Templo.

Si bien el Templo ha sido destruido, las cisternas permanecen y pueden ayudar a contar su historia y la historia de su ruina, que marcamos hoy, Tisha B’av. La gran mayoría parece estar vacía. Algunos han sido equipados con sensores y alarmas para frustrar cualquier intento de estudiarlos.

49 cisternas cuentan la historia de la destrucción del templo y mucho más
El periodista Arnon Segal ha estado escribiendo semanalmente sobre el Monte del Templo durante más de 10 años. (Eric Sultan)

Incluso las fuerzas de seguridad de Israel no pueden acercarse a la mayoría de las cisternas, y cuando lo hacen, es solo en raras situaciones de emergencia. Se ha frustrado un plan de miembros de la proscrita Rama Norte del Movimiento Islámico de rellenar las cisternas con agua importada de La Meca para hacer que el recinto sea más sagrado para los musulmanes.

Solo caminando alrededor del Monte es posible tener una impresión más tangible de las cisternas. Durante años, visitaba a dos de ellos. El primero, que data del Primer Templo, lleva 10 años cerrado y no forma parte de las visitas guiadas por la zona. Su entrada fue descubierta en 2012, entre los adoquines de una zanja de drenaje de la era herodiana que une Siloam Pool con la pared sur del Monte del Templo.

Las paredes de la gran cisterna están cubiertas con yeso marrón amarillento característico del período del Primer Templo. El descubrimiento de la cisterna desafió la creencia establecida de que en la era del Primer Templo, la única fuente de agua de Jerusalén era el manantial de Gihon. La cisterna se ramifica hacia el este hacia el recinto del Monte del Templo, cerca de la ubicación del Museo del Islam. Pero esa parte está bloqueada, como el resto de cisternas.

La otra cisterna que he visitado se encuentra un poco más al norte y no entra en el Monte del Templo. El arqueólogo Eli Shukron, que los descubrió a ambos, cree que fue un escondite para una familia que vivió en la ciudad hace 2.000 años, y que allí comieron sus últimas comidas por temor a que los rebeldes les robaran la comida.

El libro de Josefo Flavio La guerra judía describe cómo en las semanas previas a la destrucción del Templo, los rebeldes tendían una emboscada a la población de Jerusalén y asesinaban y torturaban a mujeres, niños y ancianos como parte de su gran robo de alimentos. Los hallazgos en el fondo de la cisterna se corresponden escalofriantemente con la narrativa de Josefo Flavio. Allí se encontraron vasijas de cerámica que contenían restos de comida, junto con una pequeña lámpara de arcilla que habría proporcionado solo la luz suficiente para permitir que la familia viera su comida sin ser descubierta.

Un nuevo libro del periodista e investigador del Monte del Templo Arnon Segal, Habayit («El Hogar»), intenta crear una visita «virtual» a las cisternas. Segal, que ha estado escribiendo una columna semanal sobre el Monte del Templo en Makor Rishon durante los últimos 10 años, dedica una parte considerable de su libro a las cisternas del Monte del Templo.

Su documentación se remonta a la época dorada de la investigación sobre las cisternas en el 19 º siglo.

En declaraciones a Israel Hayom, Segal explica que «Jerusalén era una ciudad soñolienta debilitado, lejos de la conciencia del mundo y de los sangrientos conflictos que caracterizaron el foco en él a partir de la 20 ª siglo En pocas palabras -. Un paraíso para los pioneros de investigación. Esta es la razón por la mayor parte de la información acerca de las cisternas que tenemos en la 21 st siglo se basa, por extraño que, en los bocetos de personas en el 19 º siglo, principalmente los resultados de Charles Warren y Conrad Schick, dos de los más creadores de mapas diligentes de ese siglo».

Pero Warren y Schick no fueron los únicos. Ermete Pierotti, un oficial de ingeniería del ejército de Cerdeña, que llegó a Jerusalén después de ser elegido para trabajar como consultor en las renovaciones del Monte del Templo, fue otro.

Pierotti fue nombrado ingeniero de la ciudad por el gobernador otomano de la ciudad, y dado que manejaba los sistemas de agua de la ciudad, los misterios del Monte del Templo estaban abiertos para él.

El encuentro de Pierotti con el «Pozo de las Almas» que supuestamente fue cavado debajo de la Cúpula de la Roca es uno de los más intrigantes, principalmente porque incluso ahora no está claro si esa cisterna existe o no, o si era simplemente una leyenda.

P: ¿Qué es el Pozo de las Almas?

Segal: «En la Piedra de Fundación hay una cueva excavada a la que descienden 14 escalones, y en su piso hay una gran losa de mármol que supuestamente cubre la cisterna. Porque según la tradición islámica, la losa de mármol cubre la abertura. al infierno y las almas de los muertos enterrados bajo él, se llamaba el ‘Pozo de las Almas’. Los musulmanes evitan abrirla. La tradición musulmana sobre esa cisterna se basa en el poder de la tradición judía de la Piedra Fundamental, que según los midrashim es la base del mundo. Nuestros sabios ven la Piedra Fundamental como una especie de tapón que cierra el abismo. debajo de él, no sea que vuelva e inunde el mundo como el antiguo diluvio».

P: ¿Y Pierotti entró?

«Ni siquiera se le permitió abrir la losa de mármol que sella la cisterna. Entró por una abertura lateral».

P: ¿Y qué encontró?

«Pierotti escribió que encontró un gran espacio, y si fue exacto, esto es de gran importancia, porque la cueva debajo de la Cúpula de la roca está llena de importante historia judía. Según el enfoque principal de los sabios judíos, que Maimónides otros abrazaron, en la época del Primer Templo, el Arca de la Alianza se almacenó en un ‘escondite profundo y retorcido’ debajo del Lugar Santísimo. Según la tradición, así como numerosos investigadores, el Lugar Santísimo se encuentra donde el Dome of Rock es hoy.

49 cisternas cuentan la historia de la destrucción del templo y mucho más
El arqueólogo holandés Leen Ritmeyer en una de las cisternas del Monte del Templo, del libro de Segal «Habayit» (El hogar)

«A menos que estuviera inventando cosas, Pierotti identificó efectivamente la existencia de un importante espacio subterráneo en el Pozo de las Almas, un espacio que hasta entonces se había considerado materia de leyenda».

Los oficiales de seguridad tomaron fotografías

Dos veces en la última década, el Pozo de las Almas ha aparecido en los titulares. La primera vez, en la primavera de 2015, fue cuando el Waqf reemplazó las alfombras en el Dome of the Rock y en la cueva debajo de Foundation Stone. Esto expuso el piso de la estructura que se encuentra perpendicular a la ubicación del Templo, y fue fotografiado. Una de las fotografías muestra la losa de mármol que podría cubrir la abertura del Pozo de las Almas.

La segunda vez fue en 2017, después de que la Rama Norte del Movimiento Islámico llevara a cabo un tiroteo terrorista en el recinto del Monte del Templo que dejó dos policías muertos. La policía cerró el área y realizó redadas cuidadosas para asegurarse de que no hubiera otras armas escondidas en el Monte. Un gran contingente de la policía y la policía fronteriza allanó las oficinas de los empleados del Monte del Templo, envió cuerdas abajo cisternas que no habían sido abiertas desde el 19 º siglo, y numerosas estructuras estudiadas.

Algunas de las cisternas fueron fotografiadas y los funcionarios de seguridad compartieron su documentación con la Autoridad de Antigüedades de Israel. El Waqf afirmó que las fuerzas también habían registrado la inundación de la cueva debajo de la Cúpula de la Roca. ¿Se abrió la losa de mármol? Ningún oficial de seguridad está ofreciendo una respuesta voluntariamente. En cualquier caso, el Pozo de las Almas es solo una de las 49 cisternas que la investigación ha identificado en el Monte. La investigadora Rivka Goren ha identificado cuatro cisternas como tumbas de pozo primitivas, del tipo que se usaba para enterrar a los muertos hasta finales del tercer milenio a. C., mucho antes de que se construyera el Monte del Templo.

Otra cisterna, la nº 8, conocida como la «Gran Cisterna», es la más grande y puede contener 12.000 metros cúbicos de agua. Fue documentado e ilustrado por William Simpson en 1872.

Segal: «Benjamin Mazar afirmó que se trataba de una cisterna mencionada en fuentes judías que fue utilizada como principal fuente de agua por los peregrinos en los días del Templo. Según Mazar, la hija de Nehunya, quien estaba a cargo de suministrar agua a los peregrinos en la Era del Segundo Templo, podría haber caído en él».

Segal señala que el arqueólogo holandés Leen Ritmeyer cree que la Gran Cisterna fue también una de las fuentes de la piedra utilizada para construir el Templo. «Él piensa que la mayoría de las grandes cisternas en el Monte del Templo comenzaron como canteras subterráneas, y solo después de que se detuvieron las canteras se enyesaron y se usaron para recolectar agua», dice.

Segal plantea algunas preguntas más interesantes sobre las cisternas: ¿Es la Cisterna No. 5, al sur del Monte, la cisterna excavada en el Período del Segundo Templo que proporcionó agua a Ezra, como creía el investigador Ben Zion Luria? El Mishneh dice que la cortina que separa el «Santo» del «Lugar Santísimo» estaba sumergida en esta cisterna, y el profesor Joseph Patrich del Instituto de Arqueología de la Universidad Hebrea de Jerusalén cree que proporcionó agua para el baño donde los sacerdotes se lavarían. los pies y las manos de los peregrinos.

Otro intrigante es el número 11, que lleva el nombre de la fortaleza helenística de Acra, que Simón el asmoneo destruyó. El Acra, odiado por los judíos de Jerusalén, fue diseñado para obligarlos a adorar a dioses paganos en el corazón del Templo. El investigador Joshua Schwartz fue el primero en vincular el Acra con la cisterna, pero no es una certeza.

«La mayoría de los israelíes», dice Segal, «conocen el Monte del Templo como un lugar de tensiones y conflictos. Recuerdan que existe solo cuando el conflicto constante que lo envuelve estalla. Pero el Monte del Templo puede ser mucho más que eso, y contar una historia que va mucho más allá del conflicto actual, una historia que expone las raíces más antiguas del pueblo judío y la esperanza para su futuro».

49 cisternas cuentan la historia de la destrucción del templo y mucho más
Shalom Israelhttps://www.shalomisrael.es/
Shalom Israel en español, noticias de Israel y el mundo judío.

Ultimas publicaciones