En cartas a los líderes suecos: los principales rabinos de Israel condenan la intención de quemar la Biblia judía

El Rabino Jefe de Israel, Lau, escribe una carta al PRIMER MINISTRO sueco Kristersson: "La libertad de expresión no lo permite todo, y cualquier daño a lo que es sagrado para Israel no es una expresión de libertad, sino de antisemitismo”.

Tras los informes de que la policía sueca ha permitido que la Biblia Judía (Tanaj) sea quemada en nombre de la «libertad de expresión», el Rabino Principal asquenazí de Israel, David Lau, escribió una carta abierta al Primer Ministro sueco Ulf Kristersson.

En su carta, el rabino Lau escribe: «Me horrorizó escuchar las intenciones de varios civiles que son residentes suecos, que planean protestar frente a la Embajada de Israel en Estocolmo, [en una] protesta que incluirá la quema de una Torá».

«El problema más grave es, según las mismas noticias, que la policía sueca ha aprobado algo tan grave y horrible, obviamente bajo el disfraz de ‘libertad de expresión’.

«Hace unos meses, manifestantes en Suecia quemaron un Corán frente al edificio de la Embajada turca. Esto en sí mismo es algo horrible y obliga a todos a protestar con todas sus fuerzas y condenar tal cosa. Pero este mal no justifica otro mal; un acto despreciable no permite otro acto despreciable.

«Te pido que insistas con todas tus fuerzas para que tal cosa no suceda. La libertad de expresión no permite hacerlo todo, y cualquier daño a lo que es sagrado para Israel no es una expresión de libertad, sino de antisemitismo.

«Estoy convencido de que todos en la faz de este planeta entienden cuán graves son estos actos y los condenan», concluyó el rabino Lau.

Mientras tanto, el Gran Rabino sefardí de Israel, Yitzhak Yosef, escribió una carta al rey sueco Carl Gustaf XVI, Rey de Suecia.

«Su Majestad, le escribo hoy con gran preocupación y profunda angustia con respecto a un evento inminente que tiene el potencial de socavar los valores de tolerancia, respeto y libertad religiosa que apreciamos», escribió el rabino Yosef.

«Me ha llamado la atención que las autoridades han otorgado permiso para quemar la Sagrada Biblia frente a la Embajada de Israel en Estocolmo mañana. Imploro a Su Majestad que intervenga en este asunto y evite que tal acto tenga lugar.

«Debo enfatizar que nuestra protesta no se limita únicamente a la quema de la Santa Biblia. También condenamos con vehemencia el reciente acto de quemar el Corán frente a una mezquita. Como personas de fe, creemos firmemente que dos errores no hacen un bien. Es imperativo que defendamos los principios de respeto mutuo y dignidad, incluso frente a desacuerdos o tensiones entre comunidades.

«Como sabrán, el pueblo judío está observando actualmente un período de tres semanas marcado por la tristeza, que conduce al día solemne del 9 de Av, el día más triste del calendario judío. Este día sirve como recordatorio de la quema de libros sagrados en el siglo XIII en Europa, que sentó un trágico precedente para otros actos atroces a lo largo de la historia. El poeta alemán Heinrich Heine escribió una vez: «Aquellos que queman libros, al final, quemarán personas», una declaración que lamentablemente se manifestó en Europa durante nuestra vida. Es evidente que la libertad de expresión nunca debe servir de justificación para perpetrar actos de crueldad o incitar al odio».

El rabino Yosef continuó: «Su Alteza, apelo a su noble carácter y su dedicación a promover la paz y la armonía entre todas las personas. Como líder de Suecia, un país reconocido por su compromiso con los derechos humanos y la libertad religiosa, le pido amablemente que utilice su influencia para garantizar que no se queme la Santa Biblia. Al evitar que ocurra este evento, enviarías un poderoso mensaje al mundo de que Suecia se opone firmemente a la intolerancia religiosa y que tales actos no tienen cabida en una sociedad civilizada».

«Al tomar esta posición, no solo salvaguardaría la dignidad del pueblo judío, sino que también protegería los principios sobre los cuales se construye una sociedad armoniosa y diversa”. Nuestro compromiso compartido con la humanidad trasciende las fronteras religiosas, culturales y nacionales, y es a través de nuestras acciones que podemos promover un mundo donde prosperen el respeto, la comprensión y la aceptación.

«Su Majestad, confío en su sabiduría y compasión para abordar este asunto con prontitud”. La comunidad judía en Israel y en todo el mundo, así como todos aquellos que valoran la libertad religiosa y la dignidad humana, esperan su intervención y apoyo. Que vuestro reino siga estando marcado por la justicia, la tolerancia y la paz.

«Deseando a Su Majestad una larga y buena vida, aprovecho esta oportunidad para extender mis sinceras felicitaciones con motivo de sus 50 años en el trono. Su firme liderazgo y compromiso con su país y su gente son verdaderamente encomiables. Que los años venideros estén llenos de éxitos continuos y de la realización de su visión para Suecia».

Te Puede Interesar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo Último