En Irán, me enseñaron a odiar a Israel y a los judíos. Luego miré La lista de Schindler

La película de Spielberg deshizo décadas de mentiras, me inspiró a visitar Auschwitz y me enseñó que la verdad siempre, eventualmente, saldrá a la luz.

Soy iraní, nací en Irán un año después de la Revolución Islámica en 1980. Pasé toda mi infancia allí y fui educado en su sistema educativo, que está diseñado por un culto islámico extremista conocido como la República Islámica de Irán. A lo largo de esos años y hasta el día de hoy, el dogma antisemita y antiisraelí invadió la sociedad y se enseñó en todos los libros de texto escolares y universitarios. Durante las cuatro décadas del régimen islámico en Irán, el término «ocupante» siempre se ha utilizado como sinónimo de Israel en canales de televisión, radio, prensa e incluso películas. Durante décadas, la idea de destruir a Israel se ha presentado como un deber religioso-nacional para todos los iraníes.

Vengo de un país donde muchas calles llevan el nombre de terroristas que han matado a israelíes. En sus calles se han colocado carteles electrónicos que cuentan los días hasta el exterminio de Israel. Los funcionarios del gobierno prendieron fuego regularmente a las banderas israelíes, junto a la bandera estadounidense, en eventos públicos y ceremonias. En las entradas de universidades y oficinas gubernamentales, la bandera israelí está pintada sobre el asfalto para que la gente pueda pisarla. Cada año se gastan miles de millones de dólares en propaganda del régimen contra Israel y en apoyo a grupos terroristas como Hezbolá y Hamas. Más importante aún, en la propaganda gubernamental, el Holocausto siempre se ha descrito como una mentira histórica.

En Irán, me enseñaron a odiar a Israel y a los judíos. Luego miré La lista de Schindler
Un letrero en la cuenta regresiva hasta la destrucción de Israel en Irán. (Cortesía de Omid Safari)

Como recordarán, el ex presidente de Irán, Ahmadinejad, se refirió constantemente al Holocausto como una mentira histórica, fabricada para justificar la creación del estado de Israel en foros internacionales, y el Líder Supremo de Irán, Jamenei, siempre ha llamado al Holocausto una ficción.

Dada la repetición de este mensaje, es natural que iraníes como yo, que nacimos y crecimos yendo a la escuela y la universidad durante el reinado de la República Islámica, tengan una visión negativa del judaísmo, Israel y el Holocausto o, en el mejor de los casos , no tengo opinión sobre estos temas.

Hasta los treinta años también viví en Irán y fui influenciado por las mismas insinuaciones y propaganda. Después de ser encarcelado varias veces debido a mis actividades políticas como reformista, dejé Irán y fui a Beirut para solicitar asilo con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados. (Elegir Beirut para este propósito fue una de las peores y más equivocadas decisiones de mi vida y tendré que escribir sobre mis horribles experiencias en mis años allí en un artículo o libro separado en el futuro).

El Líbano es un país de dieciocho tribus y religiones diferentes, donde las numerosas diferencias religiosas y culturales entre las personas a menudo han llevado a una guerra civil. Y también en el Líbano, casi todas las referencias de los medios a Israel y los judíos los retratan como enemigos, y hay múltiples grupos terroristas libaneses y palestinos que luchan e incitan contra Israel.

Fue durante mi estancia en Beirut (hace unos diez años) que compré accidentalmente un DVD de una película de Steven Spielberg llamada «La lista de Schindler», la historia de un empresario alemán llamado Oskar Schindler durante la ocupación nazi de Polonia. Al establecer una fábrica a un gran costo y reclutar judíos que vivían en la ciudad de Cracovia, pudo evitar que fueran enviados a los campos de exterminio de Auschwitz, salvando así las vidas de muchos judíos. Quedé tan impresionado con esta película que la vi cinco veces en una semana y desde ese momento me prometí a mí mismo que tendría que viajar a Polonia antes de morir y observar más de cerca lo que sucedió realmente en Auschwitz y Birkenau.

Finalmente, el año pasado, una década después de descubrir la película y de haber emigrado a los Países Bajos, viajé a Cracovia. Fue un viaje de tres días durante el cual fui testigo de la amarga profundidad de lo que sucedió con el pueblo judío y los presos de Auschwitz. Durante mi visita a la fábrica de Oskar Schindler, sentí que Oskar estaba conmigo y que su gran alma me veía y también sentí que lo conocía desde hacía muchos años. En mi corazón, le dije a Oskar: Tú eras la esencia de la humanidad en un momento en que la humanidad desapareció.

El segundo día de mi estadía en Polonia, visité Auschwitz. El ambiente allí y ver los hechos de las atrocidades nazis contra los judíos y otros prisioneros fue tan horrible que me sentí deprimido y triste mucho después de mi regreso de Cracovia. Las secuencias de la Lista de Schindler seguían apareciendo ante mis ojos. Pero más allá de interiorizar el brutal e innegable genocidio perpetrado por los nazis contra la humanidad, descubrí que la verdad siempre se manifiesta. Así como una película de dos horas destruyó cuarenta años de propaganda negativa y distorsión sistemática de la realidad por parte de la República Islámica en Irán, la verdad, como un río, finalmente encuentra su camino a través de las rocas que la obstaculizan y continúa fluyendo.

Esta debería ser una lección importante para regímenes dictatoriales como Irán, Corea del Norte y otros: no se puede negar y distorsionar la historia para sus propios fines. No se pueden promover objetivos nefastos como la destrucción de otra nación y país utilizando los medios de comunicación y la propaganda en escuelas y universidades e infectando las mentes de niños y adolescentes.

¡Mírame! Hoy, mi respeto por Israel y su legitimidad demuestra que usted, la República Islámica de Irán, ha fracasado por completo.

También desearía que algún día pudiera visitar a Steven Spielberg y contarle cómo, en tan solo dos horas, su hermosa película pudo desentrañar los planes y objetivos siniestros e inhumanos del régimen islámico en Irán contra una de las naciones más sufridas de la historia. , y cómo esa película me animó, que crecí en el mismo sistema de educación falsa, a emprender un viaje para encontrar la verdad y poder escribir este texto hoy.

Gracias Steven.

Gracias Oskar.

SOBRE EL AUTOR

Omid Safari es un iraní que abandonó su país después de que sus críticas a la República Islámica lo llevaran a ser arrestado en tres ocasiones. Hoy vive en los Países Bajos y tiene la condición de refugiado del ACNUR.

FuenteTOI

Lo último