Estudio israelí: Las defensas de las plagas en el trigo silvestre pueden ayudar a salvar las especies cultivadas

Con el calentamiento global, que favorece el aumento de las plagas, la reproducción de las defensas de las plantas silvestres en las variedades que se utilizan actualmente podría salvar muchos cultivos e impulsar la industria alimentaria, afirman los investigadores.

El trigo silvestre, uno de los primeros cereales domesticados en Oriente Próximo, tiene al menos dos mecanismos de defensa contra las plagas que podrían reproducirse en las variedades cultivadas, según sugiere una nueva investigación israelí.

Según el profesor Vered Tzin, del Instituto Jacob Blaustein de Investigación sobre el Desierto de la Universidad Ben-Gurión del Negev, en el sur de Israel, el trigo Emmer, ancestro silvestre del trigo duro (para pasta) y del trigo para pan, tiene un revestimiento de pelos que impide a los insectos excavar en el tallo.

También produce un veneno un fitoquímico llamado benzoxazinoide que disuade a los insectos de intentar picar.

La estudiante de doctorado Zhaniya Batyrshina, del laboratorio de Tzin, es la primera en haber aislado el gen que controla la producción de este veneno.

«Ahora que sabemos qué gen controla su producción, podemos generar trigo cultivado mejorado con la misma capacidad de autodefensa», explicó Tzin.

Los pulgones representan una de las amenazas más graves para el trigo, que proporciona el 20 por ciento de las calorías y las proteínas humanas del mundo.

Los insectos chupan sus nutrientes e introducen virus vegetales mortales.

El cambio climático está favoreciendo la propagación de las plagas en todo el mundo.

«Es de suma importancia explorar rigurosamente los mecanismos y rasgos naturales de defensa de las plantas, que podríamos reproducir en el trigo cultivado para protegerlo contra los insectos, en lugar de utilizar pesticidas dañinos, que ni siquiera funcionan tan bien», dijo Tzin.

El equipo de investigación de Tzin también incluía a los estudiantes Reut Shavit, Anuradha Singh y Beery Yaakov, así como a Samuel Bocobza, del Centro Volcani, el centro nacional de I+D agrícola de Israel; Hanan Sela, de la Universidad de Haifa, en el norte de Israel; y Brian Dilkes, de la Universidad de Purdue, en Estados Unidos.

Los resultados se han publicado en la revista Journal of Experimental Botany y Frontiers in Plant Science.

MIRA TAMBIÉN:

Una nueva tecnología de IA espera cambiar todo lo que sabemos sobre los textos judíos

FuenteTOI

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo más reciente