La controvertida “Marcha de la Bandera” del Día de Jerusalén mantendrá la ruta a través del barrio musulmán a pesar de las crecientes tensiones

A pesar de las tensiones de la guerra en Gaza, la Marcha de la Bandera del Día de Jerusalén de este año seguirá su ruta tradicional a través del Barrio Musulmán, con 3.000 policías desplegados por motivos de seguridad.

En medio de las crecientes tensiones debido al conflicto en curso en Gaza, la Marcha de la Bandera del Día de Jerusalén de este año seguirá su tradicional y polémica ruta a través de la Puerta de Damasco y el Barrio Musulmán de la Ciudad Vieja. A pesar de los llamados a alterar el camino para evitar inflamar las tensiones, la policía israelí ha confirmado que la marcha se desarrollará según lo planeado el miércoles, con una importante presencia de seguridad para mantener el orden.

La policía anunció el lunes que la marcha seguirá la misma ruta que en años anteriores, comenzando en el centro de Jerusalén y culminando en el Muro de las Lamentaciones. Los participantes recorrerán dos rutas principales: una a través de la Puerta del Estiércol y otra a través de la Puerta de Damasco y el Barrio Musulmán. Las autoridades enfatizaron que la marcha no pasará por el Monte del Templo ni por sus puertas.

“La policía insta a los participantes de la Marcha de la Bandera y al público a seguir las instrucciones policiales, evitar cualquier violencia física o verbal y permitir que el evento se desarrolle de manera segura respetando estrictamente la ley y el orden. Cualquier perturbación o acto de violencia será abordado con firmeza por la policía”, dijo la fuerza en un comunicado.

La Marcha de la Bandera, a la que asisten en gran medida grupos juveniles religiosos sionistas y nacionalistas ortodoxos, ha sido históricamente un punto álgido de conflicto. Los partidarios ven el evento como una celebración de la reunificación de Jerusalén en 1967 después de la Guerra de los Seis Días, mientras que los críticos argumentan que provoca provocativamente el antagonismo de los residentes palestinos de la Ciudad Vieja.

Este año, se desplegarán más de 3.000 agentes, entre policías fronterizos, voluntarios y refuerzos de otras ciudades, para garantizar la seguridad. El superintendente jefe Wissam Ali, jefe de la división de operaciones de la policía de Jerusalén, declaró en un mensaje de vídeo que la policía tiene como objetivo mantener la normalidad para todos, incluidos los participantes, peatones, visitantes y fieles de todas las religiones.

Para facilitar el evento, las principales carreteras de Jerusalén se cerrarán al tráfico de vehículos el miércoles por la tarde, con reaperturas graduales a medida que avance la marcha. Se suspenderá el servicio de tren ligero y se ajustarán las rutas de autobuses para evitar el recorrido de la marcha.

Históricamente, la marcha ha provocado a menudo llamados para desviarla y evitar el Barrio Musulmán. El año pasado, a pesar de tensiones similares, el Primer Ministro Benjamín Netanyahu optó por no cambiar la ruta. Aunque el evento concluyó sin mayores incidentes, hubo informes de riñas y cánticos despectivos de los participantes dirigidos a los residentes palestinos.

El telón de fondo de la marcha de este año es particularmente tenso, ya que la guerra contra Hamas en Gaza entra en su octavo mes después del mortal ataque del grupo el 7 de octubre. Las callejuelas de la Ciudad Vieja permanecen en gran parte desiertas, con muchas tiendas de propiedad palestina cerradas y una notable ausencia de turistas.

En 2021, la marcha fue un catalizador de un conflicto de 11 días conocido como Operación Guardián de los Muros, durante el cual Hamás lanzó cohetes contra Jerusalén, lo que provocó una violencia generalizada. En ese momento, Netanyahu finalmente decidió desviar la marcha, pero el cambio no impidió que Hamás disparara cohetes contra el evento.

Al año siguiente, el entonces primer ministro Naftali Bennett permitió que la marcha siguiera su camino original. Este año, si bien los funcionarios estadounidenses han instado anteriormente a Israel a modificar la ruta, la atención internacional se ha desplazado en gran medida hacia los esfuerzos del presidente Joe Biden por negociar un acuerdo de tregua con rehenes y poner fin al conflicto de Gaza.

Mientras Jerusalén se prepara para la Marcha de la Bandera, todos los ojos estarán puestos en la ciudad, con la esperanza de que el evento pueda continuar sin exacerbar la ya volátil situación.

Te Puede Interesar
1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo Último