Los colonos se enfrentan a la arqueología de Cisjordania mientras el antiguo muro de ‘Joshua’ se derrumba

La destrucción de la barrera en el sitio de culto israelita de la Edad del Hierro en lo profundo del Área B controlada por la Autoridad Palestina crea una vorágine en los medios, ya que la campaña de la derecha afirma que los palestinos están destruyendo los sitios del patrimonio.

El 26 de enero, Shooki Levine presenció las secuelas de lo que describe como un «ataque terrorista». En un sitio arqueológico extremadamente raro de principios de la Edad del Hierro en el monte Ebal cerca de la ciudad de Naplusa en Cisjordania, un muro exterior que se había mantenido durante más de 3.000 años fue violado repetidamente durante las obras viales de la Autoridad Palestina, causando daños irreversibles.

Si bien la interpretación de para qué se usó exactamente este sitio de culto, y por quién, todavía está en debate, un consenso de arqueólogos lo fecha alrededor del siglo XI a. C., o cuando los israelitas evidentemente comenzaron a asentarse en la tierra de Canaán.

Más de tres milenios después, el sitio se ha convertido en el punto focal de una campaña de colonos que quieren que Israel asuma un papel más activo en la preservación de sitios arqueológicos en áreas controladas por palestinos, y que pueden haber terminado haciéndose daño a sí mismos a través de un intento encubierto de “Reparar” la antigua muralla.

El tema se ha convertido rápidamente en una lucha política que ha cosechado importantes titulares y ha provocado acusaciones con un lenguaje muy cargado, subrayando el sensible tira y afloja entre la ciencia y la política en torno a las excavaciones arqueológicas en Cisjordania.

La carnicería del invaluable sitio israelita temprano en el Monte Ebal ocurrió durante las obras viales de la Autoridad Palestina aprobadas por Israel para conectar Naplusa con la cercana aldea de Asira al-Shamilya. Después de que salió a la luz, el alcalde de Asira al-Shamilya dijo que cualquier daño fue involuntario.

Los colonos se enfrentan a la arqueología de Cisjordania mientras el antiguo muro de 'Joshua' se derrumba
‘Joshua’s Altar’ en el sitio arqueológico del Monte Ebal, 15 de febrero de 2021. (Cortesía, Shomrim Al Hanetzach)

El sitio conocido por los lugareños como «Al-Burnat», o «sombrero de copa» en árabe, se considera una ilustración extremadamente rara y significativa del asentamiento israelita temprano, el único de su tipo en el área.

«Este es un sitio importante, que pertenece a la ola de asentamientos en las tierras altas en la fase temprana de la Edad del Hierro», dijo el profesor Israel Finkelstein, uno de los principales investigadores del mundo sobre asentamientos de la Edad del Hierro en la región.

“Por lo que puedo juzgar, data del siglo XI a. C. Como tal, puede entenderse como la representación de los grupos que establecieron el reino de Israel (el Reino del Norte) en el siglo X a. C. En otras palabras, es un sitio israelita temprano”, dijo a The Times of Israel.

El profesor Aren Maeir de la Universidad Bar Ilan le dijo a The Times of Israel que el sitio era probablemente significativo «a escala global, un importante sitio de patrimonio cultural para cualquier persona interesada en la historia y la cultura de esta región».

El sitio también es venerado por algunos cristianos y judíos como el lugar donde el Josué bíblico construyó un altar como se ordena en Deuteronomio 27, que se describe en Josué 8:31 como “un altar de piedras sin labrar, sobre el cual ningún hombre había levantado planchar.» En la década de 1980, el profesor Adam Zertal propuso la explicación del altar después de realizar varias temporadas de excavaciones allí.

La comunidad arqueológica científica ha rechazado en gran medida esta identificación bíblica, pero los investigadores son unánimes sobre su importancia, independientemente de si es el sitio del altar de Josué.

«Incluso sin aceptar la interpretación de Zertal, este es un sitio extremadamente importante, que representa no solo la fase muy temprana del ‘asentamiento israelita’ en la Edad del Hierro temprana, sino también uno de los pocos sitios de culto relacionados con este fenómeno», enfatizó Maeir de Bar Ilan.

Levine, un exprofesional de seguridad convertido en guía turístico, que también trabajó con Zertal como excavador, descubrió el daño en el muro de barrera baja que delimita el borde exterior del sitio de la Edad del Hierro cuando llevó a un grupo de líderes colonos al Monte Ebal.

“Subí con un equipo del Consejo Regional de Samaria para enseñarles sobre los diversos sitios de la montaña”, dijo Levine a The Times of Israel. Lo que encontró fue que en varios puntos a lo largo del muro fronterizo de alrededor de 3.000 años de antigüedad, maquinaria pesada había «mordido» partes de la barrera de piedra, dijo. Además, unas ocho pilas de piedras al oeste del muro que formaban parte del asentamiento de la Edad del Hierro también fueron destruidas, dijo.

Los colonos se enfrentan a la arqueología de Cisjordania mientras el antiguo muro de 'Joshua' se derrumba
‘Joshua’s Altar’, en el sitio arqueológico del Monte Ebal, 15 de febrero de 2021. (Cortesía, Shomrim Al Hanetzach)

El núcleo del sitio, que él llama un altar basado en el análisis y la interpretación del excavador Zertal, no fue tocado, confirmó.

Levine le dijo a The Times of Israel que, en 1997, después de trabajar en el sitio durante varias temporadas, Zertal lo ascendió a supervisor de la parte de conservación de la excavación, “para asegurarse de que los árabes que vinieron a hacer la preservación trabajaran de acuerdo con las recomendaciones de Zertal. pedidos».

Hoy en día, Levine es uno de los guardianes de facto más prominentes del sitio y, a menudo, lleva a peregrinos judíos y cristianos en recorridos al altar en disputa.

Un antiguo residente del asentamiento Karnei Shomron en Cisjordania que se mudó recientemente a la ciudad de Raanana, Levine explica la visión de Zertal en cada oportunidad, continuando el legado del arqueólogo bíblico que murió en 2015. Dijo que inició una limpieza allí el año pasado., incluido el envío de 110 pacas de tierra desechada para tamizar en húmedo en Shaveh Shomrom Midrasha bajo los auspicios del excavador de Shiloh, el Dr. Scott Strippling. También afirmó haber pagado de su bolsillo el año pasado para que un equipo de arqueólogos de la Autoridad de Antigüedades de Israel tomara las coordenadas de modelado 3D. (La IAA dijo que, si se realizaban, las mediciones fueron tomadas por arqueólogos a título privado).

Los colonos se enfrentan a la arqueología de Cisjordania mientras el antiguo muro de 'Joshua' se derrumba
El guía turístico Shooki Levine en el sitio arqueológico del Monte Ebal. (Cortesía)

Levine tiene grandes planes para ver una mejor señalización en el sitio en inglés, hebreo y árabe (todas las señales anteriores fueron robadas, dijo) y cercas para dejar claras sus fronteras. La conservación del sitio necesita una actualización y le preocupa que las personas puedan caerse fácilmente y hacer que las piedras caigan.

Anatomía de una tormenta mediática

Inmediatamente después de presenciar la destrucción desenfrenada de la pared de la barrera baja en el monte Ebal, Levine alertó al grupo activista Shomrim al HaNetzach (Preserving the Eternal), que está alineado con la ONG de derecha Regavim, y trabaja para proteger los sitios arqueológicos en Cisjordania. Incluidos los que se encuentran en tierras controladas por la Autoridad Palestina.

El sitio del Monte Ebal es uno de las docenas de importantes restos arqueológicos ubicados en el Área B de Cisjordania, y por lo tanto bajo los auspicios de la Autoridad Palestina, que se supone que mantiene y protege los sitios patrimoniales según los Acuerdos de Oslo. La gobernanza de la Autoridad Palestina incluye un Ministro de Turismo y Arqueología, pero no tiene un equipo sólido de arqueólogos encargados de proteger y mantener las docenas de sitios que salpican el territorio, ni la Autoridad Palestina proporciona supervisión arqueológica regularmente durante las obras viales e infraestructura, según investigadores. El ministro de la Autoridad Palestina y otros funcionarios del gobierno palestino rechazaron repetidas solicitudes de comentarios de The Times of Israel.

Los activistas israelíes de derecha han acusado durante mucho tiempo a los palestinos de no preservar adecuadamente los sitios patrimoniales, y rápidamente convirtieron el daño del Monte Ebal en un grito de guerra por su causa.

Rápidamente, el coordinador de operaciones de Shomrim al HaNetzach, Guy Derech, localizó un video de un equipo de construcción de la cercana Asira al-Shamilya realizando obras viales cerca del sitio, que se publicó en la página de Facebook del municipio. El grupo activista lo tradujo al hebreo y lo difundió entre los medios israelíes de derecha seleccionados, donde rápidamente llamó la atención de los principales medios israelíes.

Finalmente, la saga y la “destrucción del Altar de Joshua” alcanzaron los niveles políticos más altos: el presidente Reuven Rivlin pidió a las FDI que protegieran el sitio, declarando: “Nuestra tierra tiene una abundancia de lugares sagrados de inmenso valor religioso, histórico y arqueológico. Estos sitios, incluido el altar de Josué en el monte Ebal, son sitios patrimoniales de incalculable valor nacional y universal «. MK Zvi Hauser pidió una visita al sitio del Comité de Defensa y Asuntos Exteriores.

Pero el ministro de Defensa, Benny Gantz, respondió diciendo que el sitio arqueológico en sí no sufrió daños y que no dedicaría soldados de las FDI a la causa, ya que la visita sería de «naturaleza política». (Un grupo de arqueólogos de alto perfil envió una carta firme declarando que el muro es, de hecho, una parte del sitio de la Edad del Hierro).

Otros de la derecha también se han ocupado del tema para obtener beneficios políticos, incluidos algunos que acusan a los palestinos de un «ataque terrorista» a la arqueología.

El jefe de Yamina, Naftali Bennett, publicó un video de él mismo en el sitio con el jefe del Consejo Regional de Samaria, Yossi Dagan, enfatizando los vínculos «bíblicos» con el lugar y acusando a la Autoridad Palestina de un «acto similar al Estado Islámico».

La saga alcanzó su punto máximo el 11 de febrero cuando, en un momento hecho para Hollywood, Dagan inició una operación encubierta de «restauración», sin la supervisión de un conservacionista arqueológico capacitado.

«Finalmente metiéndose las manos en los bolsillos», como dice Levine, el Consejo Regional de Samaria financió a un contratista judío privado para «restaurar» el muro. Sin embargo, el esfuerzo no fue supervisado por arqueólogos y los trabajadores del contratista tomaron piedras al azar del área como medida provisional. Si bien las brechas fueron «cerradas», según Levine, las nuevas secciones no parecen auténticas y difícilmente son una «restauración», sino una «solución», dijo. (Tiene la intención de traer un arqueólogo al sitio esta semana).

Los colonos se enfrentan a la arqueología de Cisjordania mientras el antiguo muro de 'Joshua' se derrumba
Desde la izquierda: el jefe del Consejo de Samaria, Yossi Dagan, el jefe de Yamina, Naftali Bennett, Davidi Ben Zion del Hogar Judío, visitan el sitio arqueológico del Monte Ebal, el 14 de febrero de 2021 (cortesía).

«No sé qué es más una tragedia», dijo el Dr. Assaf Avraham, cuya experiencia se encuentra en la construcción de la Edad del Hierro, «la destrucción original o el intento de reconstrucción».

Sitio y ‘sitio’

Para el ojo inexperto, el muro fronterizo bajo que rodea el sitio del «Altar de Josué» del monte Ebal se parece a cualquier número de muros de terrazas que se encuentran en la Tierra de Israel y que fueron creados por la remoción de piedras de los campos arables por parte de los agricultores durante siglos.

El daño inicial parece haber ocurrido en diciembre, durante las obras para pavimentar una nueva carretera que conecta Asira al-Shamilya y Nablus. En lugar de transportar grava en camiones para usarla como primera capa de la carretera, el contratista palestino trajo una máquina diseñada para masticar piedra en el sitio y escupir grava para usarla como capa de cimentación de la carretera.

En lo que la mayoría considera un “error inocente”, según Avraham y media docena de personas más entrevistadas para esta historia, el contratista confundió el muro de barrera baja construido a principios de la Edad del Hierro con una terraza común. Los arqueólogos creen que se podría decir que el muro fue construido como una forma de delimitar el espacio sagrado del sitio de culto, pero para muchos visitantes, el «sitio» es en realidad el altar, ubicado a varios metros de distancia dentro del antiguo muro fronterizo bajo.

En conversación con The Times of Israel, el alcalde de Asira al-Shamilya, Hazem Yassin, negó que la nueva carretera hubiera utilizado alguna de las piedras del sitio arqueológico e insistió en que el sitio no había sido dañado por las obras viales.

Los colonos se enfrentan a la arqueología de Cisjordania mientras el antiguo muro de 'Joshua' se derrumba
Destrucción de un muro de piedra baja de la Edad del Hierro temprana en el sitio arqueológico del Monte Ebal, 10 de febrero de 2021. (Cortesía, Shomrim Al Hanetzach)

“Construimos la carretera en parte para facilitar el acceso al sitio arqueológico. ¿Por qué lo destruiríamos? » Dijo Yassin.

Presionado específicamente sobre la aparente referencia al santuario en un video del municipio que muestra la construcción que fue difundida por Shomrim al HaNetzach, Yassin dijo que la acusación se basaba en un malentendido.

“Los residentes locales se refieren a toda el área con ese nombre, no solo al sitio. Las piedras que usamos para el camino no eran del sitio, específicamente. ‘Al-Burnat’ es un área que se extiende por más de 800 dunams”, dijo Yassin.

Pero Yassin reconoció que algunos residentes habían tomado algunas piedras de una pared cercana al sitio, que dijo que estaba a “300 metros [casi 1,000 pies] de distancia”. Dijo que, después del hecho, oficiales israelíes se le acercaron y dijeron que era parte del sitio.

“Dijeron que este es el muro del sitio, pero consideramos que es un muro viejo que divide un área de la siguiente. No creemos que tenga nada que ver con el sitio. Si hay algún problema, nos complace colaborar y reconstruir”, dijo Yassin a The Times of Israel.

Esta es el Área B

Al dirigirse a las afirmaciones de Gantz y el alcalde de Asira al-Shamilya de que el muro fronterizo bajo no era parte del sitio de la Edad del Hierro, Avraham dijo sin rodeos: “El muro que estaba en ruinas es parte del sitio, parte del complejo. Es como si se hubiera masticado parte del Muro Occidental, es parte del espacio sagrado».

Avraham explicó que si bien el muro claramente no está diseñado para la fortificación, es del mismo período y parece ser una forma de frontera. “Aún se está discutiendo por qué lo construyeron y para qué se utilizó”, dijo Avraham.

«El muro que quedó en ruinas es parte del sitio, parte del recinto. Es como si una parte del Muro de las Lamentaciones fuera masticada, es parte del espacio sagrado».

Avraham dijo que si bien puede entender las motivaciones detrás de la reconstrucción fortuita, lo ve como una oportunidad perdida para realizar nuevas pruebas arqueológicas que no estaban ampliamente disponibles durante la excavación de Zertal, como Luminiscencia Ópticamente Estimulada (OSL) e incluso radiocarbono14 in situ. muestras orgánicas. La reconstrucción sin supervisión potencialmente eliminó esa ventana, aunque dijo que planea visitar el sitio y quizás participar en un esfuerzo por salvar lo que pueda quedar.

«Todo el problema es», dijo Avraham, «esta es el Área B y no hay protección israelí».

Los colonos se enfrentan a la arqueología de Cisjordania mientras el antiguo muro de 'Joshua' se derrumba
‘Joshua’s Altar’ en el sitio arqueológico del Monte Ebal, 15 de febrero de 2021. (Cortesía, Shomrim Al Hanetzach)

Ese vacío de autoridad y responsabilidad es la motivación fundamental detrás del grupo Shomrim Al HaNetzach, según Derech, quien está estudiando para obtener su licenciatura en arqueología en la Universidad de Bar Ilan.

«La restauración es agradable y estética, pero el daño que se hizo es irreversible», dijo Derech. «No es suficiente simplemente reconstruir, pero debemos estar seguros de que incidentes de esta naturaleza no volverán a ocurrir en el futuro».

Derech afirmó que hay docenas de otros sitios patrimoniales que no están siendo preservados por la Autoridad Palestina.

“Exigimos al gobierno de Israel que asuma la responsabilidad general de todos los sitios que están sufriendo: en Judea y Samaria, y en las Áreas A, B y C. No esperar hasta que haya destrucción e intentar repararla, sino evitarlo para empezar”, dijo.

El Coordinador de Actividades Gubernamentales en los Territorios (COGAT), la unidad del Ministerio de Defensa israelí que involucra a la Autoridad Palestina en asuntos civiles, dijo que no tiene autoridad en el Área B de Cisjordania, que está bajo control civil palestino según los Acuerdos de Oslo. “Como es bien sabido, a la Administración Civil se le encomienda el ejercicio de los poderes civiles únicamente en el Área C y, por lo tanto, trabaja solo en esta área para preservar los sitios arqueológicos, así como para prevenir el robo y destrucción de antigüedades”.

Derech afirmó que hay un precedente para el paso unilateral de Israel retomando el control: “En Oslo, también está escrito que las FDI no deberían entrar en el Área A. Pero cuando hubo ataques terroristas [durante la Segunda Intifada], y uno lado no cumplió con sus obligaciones, entonces Israel entró”, dijo Derech.

Cuando se trata de operaciones de seguridad, dijo Derech, “es muy fácil para Israel tomar estos pasos. En el momento en que se trata de nuestra herencia, la base de nuestra existencia, dudan. Donde hay autoridad sin responsabilidad, la otra parte debe asumir la causa».

FuenteTOI

Últimas noticias