Arrojando luz sobre uno de los eruditos más enigmáticos del judaísmo

Los documentos obtenidos por la Biblioteca Nacional de Israel permiten vislumbrar la mente de “Monsieur Chouchani”, quien enseñó a muchas de las figuras intelectuales y culturales judías del siglo XX, incluido Elie Wiesel.

Para el profesor de filosofía israelí Shalom Rosenberg, el mundo está dividido en dos tipos de personas: las que tuvieron el privilegio de conocer a Monsieur Choucani y las que no.

Un erudito enigmático, Choucani enseñó a muchos estudiantes distinguidos en Europa, Israel y Sudamérica después de la Segunda Guerra Mundial. Además de Rosenberg, sus discípulos fueron el filósofo judío francés Emmanuel Levinas, el sobreviviente del Holocausto y premio Nobel Elie Wiesel, y más.

Aunque no se sabe mucho sobre Choucani, incluido su nombre real, documentos recientes obtenidos por la Biblioteca Nacional de Israel arrojan luz sobre su genio.

Cincuenta cuadernos escritos a mano por Choucani fueron donados a la biblioteca por Rosenberg, quien conoció al académico en Sudamérica. Los documentos fueron estudiados, descifrados y organizados por la Biblioteca Nacional y ahora están disponibles para el público.

Según los archiveros, los cuadernos están llenos de ideas sobre el pensamiento judío, ejercicios de memoria y fórmulas matemáticas que eran increíblemente difíciles de descifrar.

“Los cuadernos de Choucani son una mina de oro”, dijo Yoel Finkelman, curador de la Biblioteca Nacional. “Sus obras son excepcionalmente difíciles de descifrar porque no escribió párrafos ordenados. Escribió partes de oraciones, ecuaciones matemáticas y acrónimos en los que cifró sus ideas”, agregó Finkelman.

“Además, tenía su propio tipo de vocabulario, y solo rastreando una palabra tal como aparece en el resto del texto se puede comenzar a comprender su significado”, dijo.

Arrojando luz sobre uno de los eruditos más enigmáticos del judaísmo
Una página de uno de los cuadernos de Choucanii. Crédito: Biblioteca Nacional de Israel.

Según Finkelman, la biblioteca trabajó en descifrar las obras de Choucani para «comprender lo que sabía, cómo pensaba y cómo formulaba sus puntos de vista religiosos y educativos». También dijo que la biblioteca consideraba «de suma importancia llamar la atención del público sobre la historia de una de las figuras más misteriosas e influyentes del pensamiento judío del siglo XX».

David Lang, archivero de la Biblioteca Nacional, dijo que otro aspecto que hizo complejo el proceso de descifrar los cuadernos de Choucani fue la diversidad de sus conocimientos.

“Los cuadernos cubren todos los temas del judaísmo: la Torá, el Talmud, la ley judía, la literatura rabínica, la filosofía, la Cabalá, la ética y el jasidismo”, dijo Lang. “También dedicó mucho tiempo a las matemáticas y la física, y el interés de Choucani por la historia de la ciencia también es evidente”, agregó.

Según Lang, Choucani tenía memoria fotográfica y era capaz de recordar y citar toda la Biblia, el Talmud y varios textos judíos de memoria, y también dominaba varios idiomas.

Wiesel, que admiraba mucho a su maestro, escribió que Choucani “dominaba una treintena de idiomas antiguos y modernos, incluidos el hindi y el húngaro. Su francés era puro, su inglés perfecto y su yiddish armonizaba con el acento de cualquier persona con la que hablara. Los Vedas y el Zohar los podía recitar de memoria. Judío errante, se sentía como en casa en todas las culturas».

Para Rosenberg, quien nació en Buenos Aires en 1935 y se mudó a Israel en 1963, conocer a Choucani fue un sueño.

“Shalom hablaba de Choucani todo el tiempo, así que en 1967 lo sorprendí con un regalo: un viaje a Montevideo, Uruguay, para conocerlo”, dijo su esposa Rina. A pesar de la cantidad limitada de tiempo que pasaron juntos, Choucani dejó una tremenda impresión en Rosenberg, así como en el resto de sus alumnos.

Arrojando luz sobre uno de los eruditos más enigmáticos del judaísmo
El profesor de filosofía Shalom Rosenberg. Crédito: Wikimedia Commons.

Choucani llegó a Uruguay después de pasar varios años en Israel, Argelia y Francia. Mientras estaba en Israel, estudió con el renombrado rabino Abraham Isaac Kook, quien fue el primer rabino principal asquenazí de la Palestina del Mandato Británico.

Kook llamó a Choucani «uno de los jóvenes más excelentes… agudo, conocedor, completo y polifacético».

Su amplio conocimiento incluso lo ayudó a escapar de los horrores del Holocausto. Cuando fue arrestado por oficiales nazis en Francia, afirmó que era musulmán. Dudando si eso era cierto, los funcionarios convocaron al principal mufti de Francia en ese momento, quien, después de una conversación de tres horas con Choucani, declaró que era «un santo musulmán».

El erudito judío finalmente se dirigió a Uruguay, donde murió inesperadamente en 1968.

“Sintió que Uruguay estaba tan lejos que la guerra nunca llegaría allí”, dijo Rina Rosenberg. En 1968, ella y su esposo participaron en un seminario de maestros judíos en el país sudamericano, al que también asistió Choucani.

“Solía ​​sentarse siempre en su habitación y enseñar”, dijo. “Nunca venía al comedor, solo comía en su habitación. Era carismático e impresionante. Shalom me dijo que Chouchani le dijo que prefería enseñar a las mujeres porque dijo que sus cabezas no habían sido manchadas por yeshivas”.

Choucani falleció durante ese mismo seminario.

“Un sábado por la noche se enfermó de repente”, recuerda Rosenberg. “Shalom y algunos otros lo llevaron a un hospital local, donde murió. Shalom estaba devastado. Pensó que Choucani podría haberse salvado, pero el hospital ni siquiera tenía oxígeno para darle”.

Rosenberg, quien es el ex presidente de Pensamiento Judío en la Universidad Hebrea de Jerusalén, ha pasado muchos años descifrando el trabajo de Choucani. Afirma que el verdadero nombre de Choucani era probablemente Hillel Perlman y que nació en la ciudad bielorrusa de Brisk.

Hace unos años, se unió a él su estudiante Hodaya Har-Shefi, quien escribió una tesis sobre Choucani y ahora está escribiendo un doctorado.

Al estudiar el trabajo de Chouchani, aprendió que “él le prestó mucha atención a la relación maestro-alumno. También es interesante ver su actitud hacia los sabios, cómo criticaba su trabajo, pero al mismo tiempo, los respetaba profundamente.

Según la Biblioteca Nacional, Choucani desafió a sus estudiantes con preguntas difíciles y los alentó a mejorar y progresar, y especialmente a pensar de maneras inesperadas.

“Choucani no quería que sus obras se publicaran durante su vida”, continuó Har-Shefi. “Tampoco le gustaba que los estudiantes tomaran notas y resumieran sus lecciones. Tenía un gran respeto y cautela por la palabra escrita.

«Quería que la gente enseñara y aprendiera de la manera correcta, y trató de transmitir estas herramientas a sus estudiantes para asegurarse de que la tradición judía continúe».

El profesor Hanoch Ben-Pazi, quien guió a Har-Shefi a través de su trabajo de tesis, dice que la experiencia personal de Choucani reflejó la de los judíos europeos que se mudaron a Occidente en la primera mitad del siglo XX.

“Choucani pertenece al mismo grupo de jóvenes de Europa del Este que vinieron a Occidente y admiraron la Ilustración y el vasto conocimiento que ahora estaba disponible para ellos”, dijo. «Lo mismo le sucedió al rabino [Joseph] Soloveitchik, Abraham Joshua Heschel y el Rebe de Lubavitcher [Menachem Mendel Schneerson]».

Soloveitchik, Heschel y Schneerson nacieron en Europa del Este, pero emigraron a los Estados Unidos en su juventud y se convirtieron en los más grandes líderes judíos del siglo XX.

“Todos intentaron preservar el mundo de la Torá, pero aún querían ser parte del mundo iluminado”, continuó Ben-Pazi. “Esta es una tarea complicada. Al final, cada uno tuvo su propio viaje».

Ben-Pazi también ha pasado mucho tiempo descifrando las obras de Choucani.

“Está claro que, desde un punto de vista histórico y biográfico, Chocani es una historia judía clásica”, dijo. «Por otro lado, al ver cómo sus enseñanzas afectaron a sus estudiantes y adónde los condujeron, vemos que su influencia en el pensamiento occidental, aunque indirecta, es mucho mayor de lo que uno supondría».

FuenteJNS

Últimas noticias