Fallo de conversión pone fin a décadas de rechazo a los Reformistas y Conservadores

Es probable que pocos conversos se vean afectados por la decisión del Tribunal Superior, pero el propio tribunal puede enfrentarse a nuevos llamamientos sobre el derecho a debilitar sus poderes.

El Tribunal Superior de Justicia de Israel emitió un fallo innovador el lunes que significará el reconocimiento formal por parte del estado de las comunidades judías no ortodoxas en el país, y probablemente provocará un repunte dramático en las guerras de cultura religiosa del país y, muy posiblemente, un movimiento en el Knesset.

Pero primero, lo que la decisión no hace: no requiere que el rabinato estatal controlado por Haredi reconozca las conversiones reformistas y conservadoras. Solo el Ministerio del Interior debe hacerlo.

E incluso allí, la decisión solo amplía ligeramente el alcance del reconocimiento existente del Ministerio del Interior para esas conversiones. Después de todo, el Ministerio del Interior ha aceptado formalmente durante dos décadas las conversiones reformistas y conservadoras realizadas en el extranjero como una concesión del derecho a la ciudadanía en virtud de la Ley del Retorno.

El fallo del lunes es, en cierto sentido, muy estrecho. Instruye al Ministerio del Interior (pero no al rabinato) a reconocer como judíos a los fines de la inmigración (pero no para otros fines, como el matrimonio o el entierro) solo aquellas pocas conversiones reformistas y conservadoras que se llevan a cabo cada año dentro de Israel ese es el cambio.

A partir del lunes, un no judío no israelí que viva en Israel y que se convierta al judaísmo en las corrientes religiosas conservadoras o reformistas y luego solicite convertirse en ciudadano basado en la Ley del Retorno, tendrá su conversión reconocida por organismos estatales no religiosos como confiriéndoles ese derecho.

Fallo de conversión pone fin a décadas de rechazo a los Reformistas y Conservadores
Ilustrativo: un tribunal rabínico israelí revisa un caso de conversión. (Flash90)

Entonces, ¿por qué tanto alboroto? ¿Por qué los partidos haredi advierten de las terribles consecuencias y prometen legislar para debilitar los poderes de la corte en respuesta?

Dos razones. Primero, al reconocer por primera vez las conversiones hechas dentro de Israel, el Estado de Israel necesariamente estará reconociendo de manera formal a los propios movimientos reformistas y conservadores, las instituciones que están haciendo o han hecho la conversión. En segundo lugar, apenas 22 días antes de las elecciones, el fallo promete convertirse en un grito de guerra tanto para los conservadores religiosos como para los liberales.

Reconocimiento

Es probable que muy pocas personas se vean afectadas por el fallo.

En 2005, el Tribunal Superior reconoció lo que se conoce como «giyurei kfitzah», literalmente «conversiones de lúpulo», como una concesión de derechos de inmigración en virtud de la ley de retorno. Las «conversiones de lúpulo» son realizadas por conversos que viven y estudian para su conversión en Israel, luego «saltan» en el extranjero para llevar a cabo la ceremonia de conversión oficial en una comunidad de la Diáspora para obtener el reconocimiento del estado israelí.

En los términos más prosaicos y prácticos, el nuevo fallo simplemente le ahorra al futuro converso / inmigrante un viaje corto al extranjero.

Fallo de conversión pone fin a décadas de rechazo a los Reformistas y Conservadores
Rabinos reformistas y rabinos rezan juntos en Robinson’s Arch, el sitio del Muro Occidental programado para futuros servicios igualitarios, el 25 de febrero de 2016. (YR / Reform Movement)

Sin embargo, la decisión hace algo profundo para los movimientos reformistas y conservadores.

Durante dos décadas, el estado ha reconocido que las conversiones en el extranjero confieren derechos de inmigración de acuerdo con una prueba establecida por el Tribunal Superior, a menudo llamada prueba de la “comunidad reconocida”. Es decir, se pide a los funcionarios del Ministerio del Interior que averigüen si el converso recibió su conversión en una comunidad judía reconocida como tal por el resto de comunidades judías de su país o región. (Es un poco más complejo que eso, con varias agencias y organizaciones reconociendo, pero los detalles no son relevantes aquí).

El punto clave: esa prueba de «comunidad reconocida» ahora se ha expandido a Israel.

El estado judío se ha negado durante mucho tiempo a reconocer las instituciones de los movimientos reformistas y conservadores en el país, un rechazo arraigado en el poder político de los partidos políticos ultraortodoxos y religioso-sionistas.

Ese muro de rechazo se ha resquebrajado a lo largo de los años. Al fundar el Comité Ne’eman en 1997, un primer ministro en su primer mandato, Benjamin Netanyahu, nombró por primera vez a un representante reformista y conservador, los rabinos Uri Regev y Reuven Hammer, respectivamente, en un comité estatal oficial.

Fallo de conversión pone fin a décadas de rechazo a los Reformistas y Conservadores
El rabino Dr. Amy Wallk Katz (izquierda) dirige mientras el rabino Steven Wernick (extremo derecho), director ejecutivo de la Sinagoga Unida del Judaísmo Conservador, ora en la plaza del Muro Occidental, en la Ciudad Vieja de Jerusalén, el 7 de julio de 2016 (Hadas Parush / Flash90)

Desde entonces, los representantes reformistas y conservadores desempeñaron un papel clave en el desarrollo del compromiso del Muro Occidental que habría establecido una sección igualitaria permanente en el lugar sagrado, con supervisión conjunta que incluye a representantes no ortodoxos. El plan obtuvo la aprobación del gabinete en enero de 2016, pero fue cancelado por Netanyahu en junio de 2017, después de que sus socios de la coalición haredi protestaran por el reconocimiento oficial del plan de las corrientes religiosas liberales. (El pabellón de oración en sí se inauguró en 2013 y está en uso constante).

Ahora, por primera vez de manera formal y específica, el estado judío que se ha negado a reconocer las instituciones de los movimientos reformistas y conservadores reconocerá oficialmente a esas instituciones como una “comunidad reconocida” capaz de conferir derechos de inmigración a sus conversos.

Por primera vez, Israel verá y se involucrará oficialmente con las corrientes liberales dentro del país.

‘Libertad de religión para los judíos’

El fallo también se produce tres semanas antes de unas elecciones ya marcadas por las guerras de cultura religiosa.

Las tensiones entre laicos y haredíes han aumentado durante el último año, exacerbadas por el incumplimiento de las restricciones de distanciamiento social en algunas comunidades haredi.

Fallo de conversión pone fin a décadas de rechazo a los Reformistas y Conservadores
Captura de pantalla del jefe de Yisrael Beytenu, Avigdor Liberman, en un evento de fiesta transmitido en vivo, el 2 de febrero de 2020. El lema detrás de él dice: ‘El fin del gobierno ultraortodoxo’.

El partido Yisrael Beytenu, por ejemplo, adoptó “Poner fin al gobierno de Haredi” como lema de su campaña.

El líder de la oposición, Yair Lapid, del partido secularista Yesh Atid, dio la bienvenida a la decisión del lunes con un llamado a Israel a instituir «la completa igualdad de derechos para todas las corrientes del judaísmo: ortodoxo, reformista o conservador», y prometió que un gobierno dirigido por él «pondría fin a la ridícula situación en la que Israel es la única democracia en el mundo sin libertad de religión para los judíos».

¿Y la derecha religiosa?

“La decisión del Tribunal Superior de reconocer las conversiones reformistas y conservadoras es errónea, muy desafortunada y provocará profundas divisiones y disensiones en el país”, lamentó el líder del partido Shas, Aryeh Deri, quien también es ministro del Interior, por lo que ahora debe implementar la decisión del tribunal. decisión.

No temas, dijo Deri en un comunicado: «Prometo enmendar la ley para que solo la conversión de acuerdo con la ley judía sea reconocida por el Estado de Israel».

Fallo de conversión pone fin a décadas de rechazo a los Reformistas y Conservadores
El ministro del Interior, Aryeh Deri, a la derecha, y el gran rabino sefardí Yitzhak Yosef, a la izquierda, el 19 de septiembre de 2016. (Yaakov Naumi / Flash90).

El partido gobernante Likud también emitió una declaración, aunque era tan vaga que era difícil saber qué se estaba prometiendo o amenazando.

La declaración, en un tuit varias horas después del fallo, decía: “El Tribunal Superior emitió un fallo que pone en peligro la Ley del Retorno, que es un pilar fundamental del Estado de Israel como Estado judío y democrático. Solo un voto por el Likud garantizará un gobierno de derecha estable que restaurará la soberanía del pueblo y la Knesset».

El destacado experto de derecha Amit Segal tradujo las vagas promesas para los no iniciados: “Después de las elecciones, prepárense para el regreso de la ‘cláusula de sustitución’”, un proyecto de ley favorecido durante mucho tiempo por la derecha que otorgaría a la Knesset el poder de revocar el Tribunal Supremo fallos.

Es probable que muy poco cambie en la vida de los conversos reformistas y conservadores debido al fallo del lunes. Pero el propio Israel cambiará.

Si el fallo se mantiene, marcará un hito en el reconocimiento estatal de las opciones religiosas judías rechazadas durante mucho tiempo por los partidos políticos ortodoxos y el aparato rabínico estatal.

Si un gobierno de derecha religiosa se ve impulsado por la decisión de legislar una “cláusula de sustitución”, eso también marcaría un hito en el equilibrio de poder entre la Knesset y el Tribunal Superior.

FuenteTOI

Ultimas entradas