La Ley de la Relatividad revelada en la Torá [E=mc2]

Los Judíos en el desierto recibieron el Maná, un Omer (medida Bíblica) por cada miembro de una familia. El Comentarista de la Torá, Rashi explica:

“Algunos reunieron mucho [Maná] y algunos reunieron [Maná] muy poco, pero cuando llegaron a casa, al medirlo era un Omer, a cada uno lo que había reunido, y encontraron que el que había reunido mucho no tenía más de un Omer por cada persona que se encontraba en su tienda, y el que había poco, no se encontró menos de un Omer para cada persona. Este fue un gran milagro que ocurrió con él Maná”.

Algunos reunieron más, otros menos… Pero cuando lo midieron, cada uno tenía exactamente un Omer de maná. ¿Cómo puede ser esto? Vamos a denotar un Omer de maná como M.

Supongamos, alguien que reunió por primera vez la cantidad m1 y, a continuación, decidió trabajar un poco más y reunió una cantidad adicional m2. Normalmente, esperaríamos que la cantidad total que reunió sería m1 + m2. Sin embargo, esto no es lo que sucedió.

Cuando se midió el maná recogido, era exactamente un Omer M. Del mismo modo, si uno trabajaba menos reuniese una cantidad  m2 menos que los demás, él no traía a casa m1 – m2, sino exactamente un Omer M.

¿Cómo puede ser? A partir de este hecho, uno puede fácilmente derivar la fórmula para la cantidad de maná recogido:

M’= ( m1 + m2 ) / (1 ​​+ m1 m2 / M2 )

Donde m’ es la cantidad total de maná recogido mediante la recopilación de la primera m1 y luego recogiendo m2 cantidades de maná.

Consideremos el siguiente ejemplo. Alguien trabajó el doble de duro y pensó que había reunido dos veces la cantidad de maná. Eso significa que la porción extra m debe ser igual a un Omer de maná:

m1 = m2 = M

Vamos a conectar esto a nuestra fórmula y obtenemos 2M en el numerador y 2 en el denominador.

Por lo tanto M’= M, es decir, los que reunieron más todavía tienen sólo un Omer de maná.

Supongamos que alguien trabajó sólo la mitad de un día de recolección, presumiblemente, sólo tendría la mitad de un Omer de maná. Vamos a hacer los cálculos.

m2 en este caso es ½ de M y tiene que ser tomado con el signo negativo. Obtenemos ½ M en el numerador y ½ en el denominador. Una vez más, los que reunieron menos todavía tienen su único Omer de maná. ¡La fórmula funciona!.

Los que han estudiado la Teoría Especial de la Relatividad se darán cuenta de inmediato el asombroso parecido de la fórmula anterior a la fórmula para la suma de las velocidades:

v’= (v1 + v2 ) / (1 ​​+ v1 v2  / c2  )

Donde v1 y v2 son las dos velocidades que estamos sumando y c es la velocidad de la luz en el vacío.

De hecho, la analogía es clara. La velocidad de la luz en el vacío es una constante universal.

Eso significa que si se dispara un rayo láser desde un cohete que vuela a la mitad de la velocidad de la luz, la velocidad de los fotones no se incrementará en un 50%. De hecho, cuando se mide la velocidad de los fotones en ese haz de luz, nos encontraremos que todos ellos se mueven con la misma velocidad constante c, es decir, la velocidad de la luz en el vacío.

Del mismo modo, si se dispara un rayo láser desde un cohete que volar en dirección opuesta a la mitad de la velocidad de la luz, la velocidad de los fotones no disminuirán en un 50%. Sino que, será c, esto es, la velocidad de la luz en el vacío.

Lo mismo es con el maná. Los que trabajaron más y los que trabajaron menos, al medirlo se obtiene que todo el mundo ha reunido la misma cantidad, un Omer de maná.

El Omer de maná es también una constante universal al igual que la velocidad de la luz en el vacío. Quizás esta es la razón por la que un Omer de maná se ha conservado para las generaciones venideras, sí, para recordar el milagro en el desierto de Sinaí, pero también para enseñar el concepto de la relatividad.

Ultimas entradas