¿Qué es el Monte Meron de Israel y por qué se reunieron allí tantos judíos ortodoxos para la festividad de Lag b’Omer?

“Si no has visto la alegría de Lag b’Omer en la tumba del rabino Shimon bar Yochai, no has visto alegría en absoluto”, escribió el autor Shmuel Yosef Agnon, el primer premio Nobel de Israel.

Esa descripción refleja un aspecto de la peregrinación anual al Monte Meron en el norte de Israel que fue subrayado por la muerte el viernes de al menos 45 juerguistas en una estampida: es un lugar cuyo simbolismo refleja una mezcla de dolor y euforia.

De hecho, la tragedia golpeó durante lo que para muchos judíos observantes es uno de los días más felices del año: el cese de un período de duelo entre las fiestas de Pascua y Shavuot durante el cual muchos judíos observantes se abstienen de bodas y cortes de cabello. Y ocurrió exactamente 110 años después de otro desastre en el sitio que mató al menos a 10 peregrinos en 1911.

Parte de la razón de la tragedia del viernes parece tener sus raíces en el lugar de peregrinación en sí, un sitio remoto y arqueológicamente significativo donde la construcción es complicada tanto en la práctica como por razones religiosas, y la mentalidad eufórica de algunos peregrinos.

El Talmud vincula a Lag b’Omer con una plaga que mató a miles de estudiantes del rabino Akiva, una de las más grandes figuras rabínicas tempranas que, según la leyenda, fue condenada a muerte por los romanos por desafiar sus restricciones sobre la enseñanza de la Torá. Según la tradición judía, la plaga cesó en Lag b’Omer, haciendo de esa fecha un momento de celebración.

También se cree que Lag b’Omer es la fecha de la muerte del rabino Shimon bar Yochai , un destacado discípulo del rabino Akiva y una figura importante en el misticismo judío o Cabalá, cuya tumba en el monte Meron es el lugar de las festividades. La tumba de Bar Yochai se convirtió en un lugar de celebración porque, según la tradición, pidió a sus discípulos que se regocijaran en lugar de llorar cuando conmemoraban su muerte.   

En Israel, la celebración se ha convertido en un evento colorido, donde decenas de miles de judíos, en su mayoría jasídicos, bailan hasta la noche con una banda sonora tan diversa como los juerguistas. Abarca desde himnos antiguos en arameo hasta canciones en idish, música techno y melodías de Don McLean cantadas hasta letras hebreas que celebran la Torá.

La peregrinación al monte Meron, ubicada a las afueras de la ciudad norteña de Safed, comenzó en el siglo XI en la tumba de los sabios anteriores, Hillel el Viejo y Shammai el Viejo, que también están enterrados en la montaña. Hace unos 600 años, la tumba de Shimon bar Yochai también comenzó a atraer peregrinos, eclipsando finalmente a los rabinos anteriores, según los historiadores.

Ha surgido una plétora de costumbres inusuales en torno a la peregrinación de Lag b’Omer. En un evento, se extiende una sábana blanca en un escenario y se unta con aceite de oliva durante largos minutos en una ceremonia que algunos creen que corresponde a una noción mística de que la sabiduría se puede absorber a través de los objetos.

Algunos jóvenes también disparan arcos y flechas mientras recitan los versículos de la Biblia que ellos eligen como un medio para combatir los impulsos malignos.

En medio del baile eufórico y las actividades excéntricas, los juerguistas a menudo muestran bondad y expresan amor fraternal. No es raro que los juerguistas se abrazen. Las fiestas de baile enteras se detienen rutinariamente cada vez que uno de los bailarines pierde su kipá para poder recuperar el objeto ritual del suelo.

Las mujeres, en particular las devotas, también acuden en masa al monte Meron en Lag B’Omer, que tiene una sección separada para mujeres. Rezan apasionadamente durante horas.

El pináculo del evento es el encendido del fuego tradicional Lag b’Omer mientras la multitud recita, como un mantra, «bizjut hatanah Rabí Shimon bar Yochai» – en hebreo para «en el mérito del Rabí Shimon bar Yochai de los Tannaim», una referencia a la generación de rabinos que floreció en los dos primeros siglos de la Era Común.

Ese es exactamente el momento en que ocurrió la tragedia de la peregrinación al Monte Meron en 1911. Cuando miles de personas subieron una escalera de piedra para ver el incendio, la estructura se derrumbó, matando al menos a 10 personas.

«De repente, la frágil barandilla de metal se desprendió del techo, colapsando y arrastrando piedras pesadas, y las masas de gente se precipitaron sobre la densa multitud de abajo», informó el diario Hapoel Hatzair sobre el incidente. “Un espectáculo terrible se desarrolló, las rocas de los edificios y las barras de metal parecían haberse fundido en una despiadada máquina de demolición, hay 10 muertos y 30 heridos. La fiesta se convirtió en una bestia, ríos de sangre y corrientes de lágrimas inundaron el recinto del sabio».

Shmuel Yosef Agnon también estaba allí.

“Me paré entre ellos cuando estaban vivos”, escribió. «Y luego cargué sus cuerpos».

FuenteJTA

últimos