Elecciones en Israel: los israelíes en el extranjero tienen como objetivo aumentar la participación electoral

Antes de las elecciones de abril de 2019, Offir Gutelzon se unió al menos a otros 100 expatriados israelíes que volaron a casa desde el área de la bahía de San Francisco con la esperanza de que el primer ministro Benjamin Netanyahu abandone el cargo.

Tres elecciones y una pandemia después, no viajará a Israel para votar en las elecciones del 23 de marzo, incluso si el aeropuerto Ben-Gurion abre a tiempo.

Así que Gutelzon, que dirige la organización UneXptable-Saving Israel Democracy con sede en San Francisco, encontró una nueva forma de influir en las elecciones sin salir de California. El grupo, que ha organizado protestas contra Netanyahu en todo el mundo, está recaudando fondos entre los expatriados para ayudar a conseguir el voto entre los israelíes que se encuentran en el país.

En una campaña llamada «Mi voto traerá el cambio», la organización está pidiendo a los israelíes en el extranjero que ayuden a financiar anuncios en las redes sociales en los que los israelíes que quieren una agitación política dicen que están votando por el cambio. Los anuncios se localizarán para cada comunidad para maximizar su impacto.

El esfuerzo sigue el modelo de una campaña realizada por el comité de acción política Move On en los Estados Unidos.

«Al igual que en los Estados Unidos, la participación de votantes de baja propensión en Israel puede generar un cambio para la paz, el pluralismo y la integridad en el gobierno», escribió Gutelzon a los posibles donantes. “Al igual que en los EE. UU., Las personas que hablan con las personas de sus propias comunidades sobre la importancia de votar es la mejor manera de aumentar la participación. La buena noticia es que Israel es un país pequeño, por lo que un poco de apoyo ayuda mucho”.

La campaña apuntará a votantes judíos y árabes con la esperanza de mantener el 70% de participación general en las últimas elecciones y el 64% de participación árabe. Pero Gutelzon enfatizó que el esfuerzo no tiene como objetivo ayudar o dañar a ninguna parte en particular, lo que sería una violación de las leyes de recaudación de fondos.

“No representamos a ningún partido, solo a israelíes que se preocupan por fortalecer la democracia en Israel”, dijo. «Solo estamos alentando a que los israelíes voten en diferentes sectores con opiniones diferentes».

Este es solo uno de los muchos esfuerzos para lograr la votación. El Likud se quejó de una campaña anti-Netanyahu en las elecciones de 2015 llamada V15, que en ese momento también dijo que su objetivo era simplemente maximizar la participación.

El Likud acusó a V15 de ser una forma de intervención extranjera, en parte porque una de las organizaciones que lo respaldaba, One Voice, había recibido apoyo del Departamento de Estado de Estados Unidos bajo el entonces presidente Barack Obama y porque el director de campo nacional de Obama en 2012, Jeremy Bird, fue consultor de V15. La organización negó cualquier conexión con la administración Obama.

El Likud dijo que apelaría al Comité Central de Elecciones contra todos esos esfuerzos.

“Una vez más, en esta elección, hay esfuerzos ilegales, financiados por gobiernos extranjeros, para derrocar al gobierno de derecha y llevar a Yair Lapid a la presidencia”, dijo el Likud en un comunicado.

Yesh Atid se negó a comentar sobre el esfuerzo de UneXptable o la respuesta del Likud.

FuenteJP

Ultimas entradas